ACTUALIDAD


Cambio de hábitos


Por Carmen Ochoa.


Cambio de hábitos 


El consumo desmedido del agua y de la energía va en aumento en todo el planeta. Cambiar nuestros hábitos puede ayudar a evitar este derroche. 

El agua y la energía son recursos fundamentales para la vida, se relacionan entre sí y son interdependientes. El agua es necesaria para producir casi todas las formas de energía, mientras que la energía es necesaria para realizar todas las etapas de extracción de agua, el tratamiento y la distribución. Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó que estos recursos son limitados, su demanda es cada vez mayor y seguirá aumentando significativamente en las próximas décadas. “Además, producir estos recursos y tenerlos en buenas condiciones es costoso. Costoso para nosotros pero también para el planeta, que sufre las consecuencias de su derroche y lo manifiesta a través del cambio climático”, dice Diego Musolino, cofundador de Energizar, una fundación argentina nacida con el fin de contribuir al desarrollo humano sustentable mediante la investigación, el desarrollo y la promoción de energías renovables. Por eso es importante ahorrar y evitar su consumo desmedido. Concientizar es clave.

“El ahorro de energía es el ahorro de agua. Ahorrar agua significa un ahorro de energía”, afirma la ONU, poniendo énfasis en el nexo de estos dos suministros. A veces pensamos que nuestros pequeños actos cotidianos son intrascendentes a nivel mundial y poco hacemos para solucionar la problemática ambiental, a pesar de que también somos responsables de cambiar la historia. “Cuidar la energía no siempre implica comprar nuevas tecnologías, sino generar un cambio cultural y de actitud frente al consumo. Luego, cuando el hábito está instaurado en la sociedad, el siguiente paso es la eficiencia energética. Este segundo punto implica el uso de tecnologías que logran un consumo de energía mucho menor al de las tecnologías tradicionales”, explica Diego Musolino.  

Según las cifras y estadísticas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en el año 2035 el consumo global de energía aumentará un 35%, incrementando el consumo del agua en un 85%. Sin embargo, todavía hoy 2800 millones de personas viven en zonas con escasez de agua, y 2500 millones tienen un pobre acceso, o ninguno, a la electricidad.

Por eso, además de nuestros pequeños pero grandes cambios de hábitos, lo ideal sería poder acceder al uso de tecnologías renovables, como la energía solar, los biocombustibles o la energía eólica. “Estas tecnologías son energías amigables con el medio ambiente, pueden regenerarse en períodos cortos de tiempo y fomentan el paradigma de la sustentabilidad en todo sentido. La mayor parte de las energías no renovables – como el petróleo, el gas natural y el carbón mineral– generan emisiones de carbono que incrementan el efecto invernadero y potencian el cambio climático. Si las emisiones de carbono continúan creciendo, el mundo sufrirá cambios irreversibles y la vida en el planeta correrá un gran peligro. Las energías renovables no incrementan la concentración de carbono en la atmósfera, alivianándonos de los problemas del efecto invernadero. En la actualidad, la barrera para que todos puedan implementarlas radica en sus costos pero, año tras año, su precio disminuye y se estima que para el año 2050, la solar será la principal fuente de energía y la más barata en la mayor parte del mundo”, comenta Musolino, de la Fundación Energizar. 

El sol es un recurso energético inagotable y se calcula que, cada año, arroja sobre la Tierra cuatro mil veces más energía que la que se consume en todo el mundo. Debido a esto, y sin temor a los cambios, adoptar la energía solar podría ser un gran paso en el ahorro de este suministro. Es importante conocer más sobre su potencialidad, capacitarse y animarse a emprender pequeños proyectos, como comprar un panel solar y una batería para tener luces autosustentables en alguna parte de nuestros hogares. Y si bien es necesario pedirles a los gobernantes leyes claras e incentivos para fomentar el uso de las energías renovables, con nuestras pequeñas acciones también podemos contribuir a cuidar el medioambiente. Ya lo dijo el escritor uruguayo Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”.

Agua, divino tesoro 

Imprescindible para nuestra subsistencia, el agua es un bien cada vez más preciado en el mundo debido a su escasez, a pesar de que las tres cuartas partes del planeta están cubiertas por ella. Sin embargo, no toda es agua potable, solo el 1% proveniente de ríos, lagos y corrientes subterráneas sirve para su consumo. Por eso, es necesario tomar conciencia de que es un valioso pero escaso recurso, para utilizarlo de forma responsable. Si logramos disminuir el consumo de agua, también contribuiremos a preservar el medio ambiente.
Según las estadísticas, el consumo promedio anual de agua por cada habitante del planeta es de 1.243.000 litros. En Europa, este consumo asciende a 250 litros diarios por persona; en Estados Unidos es de 400; en la Argentina, el consumo promedio alcanza los 600 litros diarios. A pesar de estas cifras bien claras, se sabe que menos del 20% de la población mundial carece de acceso al agua potable, y que un 42% no tiene una adecuada red sanitaria que le brinde agua para su aseo personal, por ejemplo.

“Cuidar la energía no siempre implica comprar nuevas tecnologías, sino generar un cambio cultural y de actitud frente al consumo. El siguiente paso es la eficiencia energética”.

El consumo anual de agua por habitante del planeta es de 1.243.000 litros. En Europa se consumen 250 litros diarios por persona y en la Argentina 600 litros.

“Energía solar para escuelas” es un proyecto integral de la Fundación Energizar que tiene como fin la capacitación y concientización de profesores, alumnos y comunidades rurales, carentes de electricidad, en el cuidado del medio ambiente y en el concepto de desarrollo sustentable. Se lleva a cabo mediante el armado e instalación de un sistema solar fotovoltaico, que proporciona energía eléctrica a la escuela, mientras que la comunidad es capacitada para instalar estos equipos, operarlos y darles mantenimiento. De esta forma, también se promueve el conocimiento y el entusiasmo por las energías renovables, igual que la conciencia ambiental.


Lavar los platos
Usá el tapón de la pileta y cerrá la canilla para enjabonar. De esta forma podés ahorrar hasta 80 litros de agua.

Canillas
Repará las canillas que pierden. Solucionando el goteo podés ahorrar 30 litros de agua al día, o sea, más de 10.000 litros al año.

Ahorrá agua y energía
A través de los cambios de conductas, nuestros actos cotidianos pueden sumarse a combatir el avance del cambio climático. Sumate, y volvé tu día cada vez más sustentable.

Presión de los neumáticos
Comprobá la presión de los neumáticos de tu auto, ya que una mínima diferencia con la cifra correcta puede aumentar el consumo de combustible alrededor de un 5%.

Ducha
Elegí ducharte en lugar de usar la bañadera. Para llenarla hacen falta unos 200 litros, mientras que con la ducha consumimos dos terceras partes menos, ahorrando entre 30 y 40 litros.

Descongelar el  freezer
Hacelo antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor, así podés ahorrar hasta el 30% de energía.


¿Cómo podemos evitar derrochar agua? Con simples actos de consumo eficiente?
•Usá un balde para lavar el auto en lugar de la manguera, ya que de esta manera no desperdiciás recursos.
•Reciclá el agua de la piscina y utilizala para regar las plantas o baldear la vereda.
•Regá las plantas temprano, por la mañana, o al atardecer, para evitar que se evapore con el sol.
•Aprovechá muy bien cada lavado de ropa, pero sin sobrecargar el lavarropas, para evitar el desperdicio de agua.
•Barré la vereda, la entrada de autos, el porche o el patio, para conservar el agua, en lugar de utilizar la manguera.




nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte