ACTUALIDAD


La gran enemiga


Por Belén Herrera.


La gran enemiga
La celulitis es uno de los problemas estéticos que más preocupan a las mujeres. Existen actualmente en el mercado una serie de innovadores procedimientos que ayudan a controlarla y detenerla. Un repaso por los más destacados.

En algún momento de la vida, prácticamente todas las mujeres se enfrentan a la más cruel, descarnada y feroz batalla contra una de sus peores enemigas: la celulitis. A mayor o menor edad, un día descubren una suerte de pocitos en la parte inferior de su cuerpo que amenazan con expandirse a lo largo de su piel y que, si no se combaten rápidamente, seguramente ganarán terreno mucho antes de lo que imaginan. Y aunque la guerra parezca perdida –y en algún punto lo está porque la celulitis no desaparecerá nunca–, lo cierto es que, en la actualidad, existe una gran cantidad de tratamientos y productos para poder detenerla y darle pelea como corresponde.

“La celulitis es una patología que afecta el tejido celular subcutáneo y provoca alteraciones circulatorias y modificaciones en la estructura de la piel. Las causas que la originan son diversas y la hormonal es una de las más importantes. Aparece durante la adolescencia, el embarazo, la lactancia, la premenopausia o el climaterio”, explica la doctora Marta Tielas, directora del Centro Láser AEGYNA.

La hipodermis está formada por adipocitos o células grasas entre las que circulan una serie de líquidos nutritivos que son el sostén de la piel. “Estos líquidos nutritivos están formados por sangre, linfa, agua y oxígeno; además de alimentar la piel, tienen la función de eliminar toxinas. A veces, los adipocitos aumentan en exceso su tamaño impidiendo un correcto drenaje.

Como consecuencia de esto, el líquido intercelular adquiere una consistencia espesa y el sistema microcirculatorio no funciona de forma adecuada. Este proceso de ‘estancamiento’ e incorrecta eliminación de toxinas produce la malformación externa de la piel conocida como ‘celulitis’ o ‘piel de naranja’”, revela la doctora Irene Bermejo, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD).

Es así como, sin importar el tipo de cuerpo que posean, prácticamente todas las mujeres tienen celulitis. “Es uno de los problemas de estética que más preocupan a las jóvenes. En el mundo, afecta al 85% de las mayores de 20 años”, asegura Bermejo. 

Los hombres no están exentos si se encuentran bajo tratamiento estrogénico o tienen insuficiencia hormonal. Pero Tielas sentencia: “En caso contrario, la celulitis es patrimonio femenino”.

Mucho por hacer

A no desesperar que, en pleno siglo XXI, surgen datos alentadores. La celulitis no se puede eliminar, pero sí detener. “La mejoría viene acompañada con tratamientos de enfoque multidisciplinario. Lo que hay que tener en cuenta son los múltiples factores que la ocasionan”, dice la doctora Verónica Muchnick, directora médica de Leimage Centro de Dermatología.

Entre los tratamientos más novedosos aparece el TriActive Plus. “Es una plataforma que posee una acción combinada y complementaria de tres tecnologías: láser, ultrasonido y radiofrecuencia, combatiendo la adiposidad localizada y la celulitis en la zona de los muslos. Tensan el tejido y estimulan la formación del colágeno para lucir unas piernas firmes y tersas”, explica Tielas.

En pleno siglo XXI, surgen datos alentadores. La celulitis no se puede eliminar, pero sí detener.?La mayoría de los tratamientos modernos la combaten con enfoques multidisciplinarios.

En el caso de esta tecnología, los resultados son altamente efectivos y visibles en pocas sesiones. “A través de masaje rítmico, se obtiene un aumento de la microcirculación profunda, y se estimula la producción de colágeno y elastina, a la vez que moviliza los depósitos grasos, reduce edemas y logra un buen drenaje linfático. Un tratamiento efectivo, placentero y no invasivo que reduce la acumulación y el exceso de grasas, modela el cuerpo, combate la flacidez, reduce edemas, favorece la oxigenación de los tejidos, y suaviza y mejora el aspecto de la piel”, detalla Tielas.

Otra práctica que viene ganando terreno es el Smoothshapes XV, que consta de ocho sesiones (a razón de dos por semana durante un mes, y una sesión de mantenimiento anual). “Está basado en la complementación de diferentes acciones: primero, con sus componentes de vacío y masajes –mediante rodillos móviles–, que promueven un vacío que prepara la piel para la penetración óptima de la luz y el láser. Luego, el láser ingresa en los tejidos provocando un efecto térmico, mientras que la energía transmitida por la luz modifica la permeabilidad de las membranas de las células grasas, logrando que se evacuen los fluidos y la grasa sobrante”, esgrime Bermejo.

Otro equipo médico muy recomendado a la hora de reducir el contorno corporal y la adiposidad localizada es el Accent Ultra. “Además de radiofrecuencia, cuenta con una innovadora tecnología de ultrasonido, selectiva y no invasiva, para tratar la grasa. La acción se dirige a la adiposidad localizada de forma selectiva, para reducir la circunferencia corporal y redefinir la figura con total seguridad y eficacia”, profundiza Bermejo.

Hay otras técnicas que suman cada vez más adeptas. Por ejemplo, la presoterapia y el drenaje linfático. “Ambas son utilizadas para mejorar el retorno venoso desde los pies a las piernas”, indica Muchnick. Por último, puede mencionarse a la mesoterapia, un procedimiento médico que consiste en la infiltración de pequeñas cantidades de medicamento a nivel de la dermis, logrando, de esta forma, que los fármacos inyectados actúen sobre la mayor cantidad de células posibles.

Digámoslo, no todas se animan a realizar este tipo de tratamientos de avanzada. Para ellas, también hay buenas nuevas, ya que están apareciendo cremas que actúan sobre el tejido graso, el tejido conectivo y la microcirculación.  “Al elegirlas, hay que tener en cuenta aquellas que posean activos basados en centella asiática (protege el tejido vascular y estimula la producción de colágeno), vitamina E (antioxidante, protege estructuras celulares), aloe vera (cicatrizante y regenerador del tejido cutáneo), cafeína (moviliza la grasa acumulada), Liana de Perú (extracto vegetal bloqueador del proceso de acumulación del tejido graso con acción reductora selectiva) y hoja de carambola (ayuda a quemar la grasa acumulada)”, aconseja Tielas.

Celulitis… no hay una sola 

La celulitis puede ser clasificada en varios tipos. “La celulitis blanda se aloja en abdomen, brazos, glúteos y espalda. Afecta a mujeres de entre 30 y 40 años que pasan de tener una vida activa a otra más sedentaria. A la vez, la sufren quienes se sometieron a numerosas dietas a lo largo de su vida. Los tejidos adquieren una consistencia más floja y flotante que se mueve al andar. No suele ser dolorosa”, tranquiliza Bermejo.

La celulitis compacta –o dura– se ubica en la cara interna de las rodillas, y en la parte externa de los muslos. “Suele originarse durante la adolescencia y si no se hacen los esfuerzos pertinentes para remediarla, puede durar para siempre. Al contrario que la blanda, tiene una consistencia compacta: se vislumbra al apretar la piel con los dedos pues adquiere una consistencia granulosa”, grafica Bermejo. La celulitis edematosa es una de las más problemáticas. Se localiza en muslos y en rodillas, siendo la parte inferior de las rodillas la parte más afectada: se ensancha y adquiere la forma de columna. “Su aparición se produce entre los 20 y los 30 años. Suele venir acompañado por calambres y varices, debido a la insuficiencia venosa y linfática. Este tipo de celulitis es dolorosa y tiene una consistencia más rugosa al tacto que las anteriores”, concluye Bermejo.

Pequeños grandes Consejos 

Más allá de la amplia oferta que existe en el mercado en materia de tratamientos contra la celulitis, también es importante tener en cuenta una serie de cuidados que contribuyen notoriamente a mejorar esta situación.
•Tomar, como mínimo, un litro y medio de agua a lo largo del día.
•Limitar (o evitar) el consumo de sal, café, alcohol y cigarrillo.
•Limitar (o evitar) fiambres, embutidos y bebidas gaseosas.
•Mantener una dieta balanceada y equilibrada, con alto porcentaje de fibras para poder así regular el tránsito intestinal.
•Dormir las horas necesarias para un descanso reparador.
•Evitar situaciones de estrés: los nervios y la ansiedad empeoran o desencadenan el proceso celulítico.
•Adoptar un estilo de vida menos sedentario y más activo.
•Realizar periódicamente ejercicio físico.
•Evitar la actividad física brusca o de alto impacto.
•Evitar la utilización de prendas muy ceñidas al cuerpo.
•Mejorar la postura.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte