TENDENCIA


Cosecharás tu siembra


Por Carmen Ochoa..


Cosecharás tu siembra 
Tener una huerta no solo nos aporta nuestro propio alimento, sino una conexión con la tierra y la naturaleza. Una movida sustentable en auge.

Urbanas, familiares o colectivas, el avance de las huertas ya es un hecho y cada vez más argentinos regresan a la ancestral práctica de cultivar sus propios alimentos. Una tradicional actividad sustentable, que no solo revaloriza el hecho de ser responsables de nuestra propia comida, sino también de conectarse con la tierra y aprender a respetar los ciclos de la naturaleza. 

Según los datos sondeados en 2013, a través de ProHuerta –el programa del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que promueve acciones para la autoproducción de alimentos– en el Área Metropolitana de Buenos Aires existen alrededor de 51.000 huertas familiares registradas, 1000 huertas escolares y poco más de 400 huertas comunitarias. A través de estas iniciativas y, de manera directa, son 388.000 las personas involucradas en sus propios cultivos.

Por otro lado –según resultados obtenidos en el primer semestre de 2015– el mismo ProHuerta cuenta con más de 900.000 huertas, instaladas en el 88% de los municipios de todo el país. Además, promueve más de 7500 huertas escolares y forma parte de 400 ferias agroecológicas. Estas cifras son el resultado de un trabajo de veinticinco años, ya que este programa es uno de los precursores en difundir tecnologías apropiadas para la producción de cultivos e incentivar la formación. 

En tu casa, tu escuela o tu barrio 

El creciente desarrollo de cultivar la tierra no es exclusivo de nuestro país. En 2014, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el “Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF)”. El objetivo de este reconocimiento fue “aumentar la visibilidad de la agricultura familiar y la agricultura a pequeña escala, centrando la atención mundial sobre su importante papel en la mitigación del hambre y la pobreza”. Un propósito que sigue vigente, a través de cada huerta y cada institución que promueve la práctica.

Desde el partido bonaerense de San Fernando, la Asociación Civil Cultivarte emprende programas de huerta familiares y huertas comunitarias, aunque hoy también ponen el foco en la articulación con la escuela pública. “Estamos trabajando junto con los maestros, armando una currícula formal para secundaria, en la que se trabaja en la huerta, porque creemos que es una manera de acercarnos a las familias a través de la educación”, afirma Soledad Garff, presidenta de Cultivarte. En San Fernando, al igual que en muchas partes de la Argentina, las familias no poseen espacios para cultivar una huerta a pesar de su gran interés; sin embargo, la motivación de conectarse con la naturaleza no se hace esperar. “Los vecinos que rodean el centro de Cultivarte se acercan constantemente interesados por la huerta, e inclusive nos hicieron 
la propuesta de hacer una huerta comunal junto a toda la gente de la cuadra. Creo que el interés está relacionado con la curiosidad, pero muchas veces son los chicos quienes entusiasman a sus familias y llevan plantines y semillas a las casas”, comenta Garff.

Unidos para sembrar 

En el sur del país, Alejandro Etbul integra un colectivo de producción de hortalizas orgánicas y dicta talleres relacionados con una vida sustentable. Vive en Trevelin, provincia de Chubut, junto a su pareja, la mexicana Elizabeth Domínguez, quien dicta talleres de huerta orgánica y actividades relacionadas con el cuidado de las semillas. Juntos son los creadores de los  sitios www.caminosostenible.org y www.viajerosustentable.com, y de un futuro centro de enseñanza de cultura sostenible y regenerativa. Para Alejandro, además de los beneficios de cultivar y sembrar su propia comida, el contacto con la tierra es muy terapéutico.

“Hay una relación directa con la vida y nos permite sentir a los alimentos de otra forma. Es una emoción grande cuando seguís el proceso de crecimiento, cosechar y llevarlo a la mesa. Por eso creo que todas las personas deberían producir y, de esta forma, asegurarse de que están libres de agroquímicos, dañinos para nuestra salud y el medio ambiente. Además, producir en el lugar de cada uno ahorra emisiones de CO2 por uso de maquinaria, transporte, etc. Y también es un importante ahorro económico para toda la familia”. 

Junto a sus vecinos, Alejandro y Elizabeth formaron un colectivo de producción de verduras, para trabajar en conjunto y ofrecer alimentos saludables producidos localmente. “Vendemos directo a los consumidores, en la feria de la plaza del pueblo. Pero también ofrecemos talleres donde brindamos las herramientas para que todos puedan crear y llevar adelante su huerta orgánica en el espacio que tenga en su casa. Solo son necesarios tierra, sol, agua, y usar la imaginación para reutilizar objetos y transformarlos en camas de cultivo”.

Tal como lo sostiene Alejandro, siempre hay un pequeño espacio para plantar. Incluso si solo se dispone de un balcón o una terraza se puede cultivar en macetas o en algún contenedor. En las ciudades proliferan los cursos de huertas urbanas, las ferias de intercambio de plantines y semillas, y los kits completos para comenzar tu propio sembrado, donde las hierbas aromáticas, los tomates, la rúcula o la acelga se destacan entre tanto cemento. Lo importante es aprender a revalorizar el contacto con la simple práctica de cultivar la tierra y, con paciencia, aprender a respetar los tiempos de la naturaleza. La recompensa se verá en la propia mesa.

Reducí basura y acrecentá tu huerta 

Si hablamos de sembrar una huerta, es imposible no hacer mención al compost. Este fertilizante, que es producto de la descomposición del material orgánico, se puede fabricar de manera muy fácil y en nuestro propio hogar con la recolección de los residuos orgánicos de la cocina y el jardín. Dentro de una compostera, cada tanto, los restos se intercalan con un puñado de tierra. Al cabo de 3 o 4 meses, los residuos se convierten en compost, un abono natural y muy nutritivo para tus plantas. Pero, además de ganar un alimento natural para nuestro cultivo, contribuimos a la reducción de basura. 

Todos los días generamos un promedio de medio kilo de residuos orgánicos por persona. Estos residuos, si no son separados, van a la basura junto con los demás, humedeciéndolos, ensuciándolos y haciendo muy difícil su reciclado. Además, largan olores desagradables porque son depositados en bolsas plásticas cerradas, que son transportadas en camiones recolectores hasta rellenos o basurales, contaminando el aire, el agua y el suelo. Este es un sistema insostenible, ya que los basurales se llenan y tienen que abrirse otros, lo que genera enfermedades en sociedades aledañas y contaminación de los recursos.

Hacer compost en tu casa es fácil, ecológico y, además, obtenés tierra fértil lista para abonar las plantas de tu huerta, macetas, jardín o el árbol de la vereda. Es un recurso muy valioso que no debemos desperdiciar.

Fuente: DedoVerde.org.ar. Organización que busca promover principios de educación ambiental, difundiendo buenas prácticas para mejorar la calidad de vida y generar conductas de cambio, orientadas hacia el desarrollo sustentable.

Set Primera Huerta Urbana

Ya no hay excusas... este kit de cultivo viene con todo para comenzar: macetas, semillas a elección, bolsas de tierra fértil, herramientas de jardinería, guantes y hasta un cajón de cultivo con ruedas. 
Algo Verde. www.algoverde.com.ar

Plantines orgánicos

Plug de 25 plantines orgánicos de huerta, listos para trasplantar y continuar con su cultivo. Especies y variedades a elección sujeta a estacionalidad, para tener verduras siempre frescas en tu mesa. Vivero Orgánico Sonyando. www.sonyando.com.ar

Compostera

Transformá tus residuos orgánicos en un nutritivo compost para tus plantas. Compostera realizada en material reciclado “T-Plak”, que es un aglomerado hecho con los residuos industriales de Tetra Brick, molidos y prensados con calor. Estas planchas no contienen ningún agente químico en su composición. 
Dedo Verde.www.dedoverde.com.ar

La huerta en casa

Plantas aromáticas, de hojas verdes y plantines de tomates son los preferidos para cultivar en espacios pequeños, como patios, terrazas o balcones. Datos útiles para lograr alimentos ricos, saludables y orgánicos.

Del productor al consumidor

Noventa emprendedores se reúnen para comercializar sus productos  orgánicos y semillas. La feria es en Parque de Agronomía, CABA, el segundo fin de semana de cada mes. www.facebook.com/Feriadelproductoralconsumidorenlafauba

Informate, cultívate

Cursos, eventos, ferias y mucha más info. Encontralos en el sitio de ProHuerta, creado por el INTA y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Nació en los noventa, en Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Mendoza, para promover la autoproducción de alimentos. Ahora llega a todo el país. 
www.prohuerta.inta.gov.ar




nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte