TENDENCIA


Escapadas sin hijos


Por Carolina Thibaud..


Escapadas sin hijos 
Los expertos dicen que dejar a los hijos para tomarse unos días de a dos es positivo para la pareja y en la actualidad es una propuesta que tiene cada vez más adeptos. Cómo disfrutar sin morir en el intento.

Habían pasado nueve años desde la última vez que Sofía, de 37, se subía sola a un avión con Pablo. Durante esos años, habían tenido un hijo y luego se habían casado. A la luna de miel fueron los tres. Entre adaptaciones al jardín y vacaciones familiares en la playa, no había quedado tiempo para una escapada de a dos. Muchísimo menos después de la llegada del segundo y del tercer hijo. Pero nueve años más tarde, a principios de mayo, Sofía y Pablo se encontraron haciendo la cola para abordar un vuelo con destino a Nueva York. La idea era ir al casamiento de un amigo y aprovechar para pasar unos días en pareja. ¿Estaban felices? No, para nada. 

“Pablo no decía nada, por miedo a angustiarme más a mí, pero lo veía nervioso. Yo pasaba de la culpa al pánico. Dejábamos a los chicos con la abuela, que los ama, pero no podía evitar preguntarme si hacíamos bien, si se iban a sentir abandonados, qué pasaba si se enfermaban”, relata Sofía, ya de vuelta del viaje. Pero apenas pisaron Nueva York, trataron de relajarse. Llegaron al hotel y lo primero que hizo Sofía fue conectarse a Internet para llamar a casa: los chicos habían dormido bárbaro y ellos podían empezar a disfrutar de los cuatro días que habían decidido tomarse para estar juntos y reencontrarse como pareja.
“En estos últimos años, la mujer comenzó a darse permisos: permiso para salirse por un momento, por unos días o por algún tiempo del rol de madre full time y recordar que también es una mujer. Muchas mamás manifiestan una gran culpa por dejar a los chicos, sin entender que es sano para todos. Irse unos días no significa ser ‘mala madre’”, sostiene Mariela Tesler, especialista en pareja y sexualidad.
Es que la vida familiar es hermosa, no hay duda. Pero quien se anime a discutir que también es agotadora y desgastante que tire la primera piedra. 

Hacerse un ratito, o unos días 

Cuando los hijos son chicos, la pareja pierde mucho (¡sino todo!) el protagonismo, y la fiebre del nene, quién lo va a buscar al jardín o si puede o no puede mirar televisión pasan a ser los únicos temas de los que se habla en la casa. Los abuelos muchas veces trabajan y no pueden ayudar tanto como en otras épocas y contratar a una babysitter para cuidar a los chicos un viernes a la noche no siempre es una buena opción para el bolsillo. Así, las parejas jóvenes recorren cumpleaños de amigos, casamientos y eventos de todo tipo con los chicos a cuestas. El momento para estar solos prácticamente no existe o se limita a esa media hora después de que los chicos se durmieron y antes de que los padres caigan rendidos.

“El viaje puede ser un gran momento para reencontrarse como pareja. Pero más allá del viaje, soy partidaria de tratar de tener momentos de pareja lo más seguido posible”, explica la psicóloga Beatriz Goldberg, especialista en pareja y autora de Quiero estar bien en pareja. Goldberg insiste en la necesidad de tomarse estos pequeños recreos para estar con el otro cotidianamente porque dice que, si no, el viaje puede generar demasiada expectativa. ¿La peor pesadilla? Encontrarse con el otro en una playa paradisíaca pero no tener nada para decirse. 

“Sí, me daba un poco de miedo eso”, cuenta Agustina, de 35 años, y madre de dos hijos de 4 y 2, que el año pasado se animó a escaparse un fin de semana a la costa con su marido. “No sabía si llegado el momento solo íbamos a poder hablar de los chicos. Pero fue todo lo contrario: lo pasamos bárbaro y tenemos ganas de volver a hacerlo este año”. Tesler dice: “El viaje es quizás una de las mejores formas de encontrarse: es otro escenario y no existen interrupciones. Ser padres es maravilloso, pero debe dejarnos ese espacio íntimo con la pareja. Todo es importante y así se construye el vínculo de la familia”. Delfina Cavataio, madre de dos hijas de 6 y 3 años, lo tiene clarísimo: “Creo que es absolutamente fundamental tener tiempo a solas con mi pareja. La cotidianidad de los chicos cansa y desgasta. Ser novios una semana al año hace que te reencuentres y así puedas seguir adelante con una familia a la que hay que nutrir de amor y de paciencia”. Ella ya se fue de viaje con su pareja dos veces y planea hacer del “viaje de novios” un evento anual. 

Consejos prácticos 

Pero no siempre es fácil. Lo primero es decidir con quién dejar a los chicos. Los expertos coinciden en que lo mejor siempre es recurrir a personas que forman parte del círculo afectivo de los chicos, para que sufran menos la separación. Tesler dice que, incluso, puede ser un buen momento para que formen un vínculo más fuerte con abuelos o tíos. Otro punto importante es explicarles a los chicos la situación con bastante anticipación, para que puedan ir entendiendo. “Sin hacer del tema algo pesado, se los fui repitiendo a diario, para que se fueran acostumbrando a la idea. Después les dejé un almanaque en el que iban tachando los días hasta nuestra vuelta”, cuenta Delfina. Goldberg coincide: “Es importante explicarles que papá y mamá se van de viaje y cómo va a ser la rutina mientras no estén. Si se los deja con los abuelos, es importante negociar si los abuelos vienen a casa (así los niños siguen en su espacio normal) o si, al revés, los chicos van a pasar unos días a la casa de los abuelos. Si uno lo habla bien, los chicos no se sienten dejados”. 

La tecnología también ayuda, y mucho. Mientras que hasta hace poco comunicarse con los hijos desde lejos habría implicado pagar fortunas por una llamada internacional entrecortada, hoy Skype, Facetime o Gtalk permiten una comunicación casi gratuita, en la que la posibilidad de verse las caras es fundamental para reducir la “extrañitis”. Aplicaciones como Whatsapp implican, incluso, la posibilidad de comunicarse con la persona que quedó a cargo en tiempo real y desde casi cualquier lado, algo que habría sido impensable hasta hace poco. 

A modo de advertencia, la especialista Beatriz Goldberg señala que es importante buscar un buen momento para hacer el viaje. (¿Existe?). 

Pros y contras 

El balance, en la mayoría de los casos, es positivo. Otros, en cambio, relatan que no lo pasaron tan bien. “La iniciativa fue 100% de Alberto; es él quien siempre siente necesidad de salir. ¡Yo lo paso bárbaro en casa! La verdad es que recién empecé a disfrutar cuando volvimos. Estaba feliz de estar de nuevo todos juntos en familia”, cuenta Silvina. Dejar a los hijos para irse de viaje en pareja no es para cualquiera. Si uno siente que realmente no lo va a disfrutar, quizá sea mejor quedarse en casa. “Extrañarse es muy bueno. Nos enseña a valorar lo que tenemos y nos da ganas de volver. Mientras el tiempo lejos de los niños no sea demasiado prolongado y se pueda estar en contacto por cualquier eventualidad o necesidad que pudiera surgir, es una excelente opción. ¡Se  renuevan energías!”, recomienda Tesler.

Consejos para padres viajeros

•Es bueno dejar a otra persona como “respaldo” por cualquier cosa, es decir, alguien a quien la persona a cargo pueda acudir o pedir ayuda. Aconsejo que sea la persona a cargo la que se mude a la casa de los niños y no al revés, especialmente si estos son chiquitos. A la vez, es importante asegurarse de que los niños mantengan sus rutinas durante el viaje de sus padres. Esto los ordena y les da seguridad. 
•Armar un cronograma visual con lo que van a hacer día a día hasta el regreso de sus padres es una buena propuesta. En este cronograma entrarán sus rutinas y muchos programas divertidos. El cronograma los ayudará a visualizar el paso del tiempo y a disminuir su ansiedad.
•A la hora de despedirse, en lo posible, es aconsejable que sea en la casa, para quitarle dramatismo. Durante el viaje es importante comunicarse con los chicos; si es viable, hacerlo todos los días y a la misma hora. De no poder hacerlo algún día, es importante avisarles. Hacer una rutina de los lla-mados los tranquilizará. Florencia Scarpati,psicopedagoga.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte