Actualidad


Hoy cocino yo


Por Agustina Tanoira..


Hoy cocino yo
En el trajín de la vida moderna, cada vez más personas están pendientes de llevar una alimentación rica y saludable. Para evitar deliveries y fast food,  los chefs y los servicios de viandas a domicilio se posicionan como una excelente alternativa.

Un artista divorciado con una hija casi adolescente, una joven psicóloga que decidió volverse vegana, una pareja de profesionales que trabajan todo el día fuera de su casa, un arquitecto al que le gusta recibir a sus amigos y agasajarlos con una rica comida... ¿Qué tienen todos ellos en común? Que no disponen de tiempo, ni energía, ni ayuda para ocuparse todos los días, de todas las semanas, de todo el año de lo que van a comer cada noche. Todos, por diferentes motivos, necesitan que alguien se ocupe del tema por ellos –de una vez y para siempre– para poder plantarse y clamar: “¡Hoy no cocino... ni mañana, ni pasado... ni nunca más!”. Para esas personas existe una solución que se ha vuelto costumbre en el mundo entero: contratar a alguien que lo haga por ellos, que les prepare las comidas tal como les gustan y sin pagar sumas desorbitantes. Actualmente existen dos opciones que cada vez son más frecuentes: por un lado, contratar a un chef privado que cocine manjares en nuestra propia casa y que al retirarse deje todo tal como lo encontró; por el otro, recurrir al –ya conocido– sistema de viandas para que una vez por semana entreguen el pedido con todo lo que vamos a comer en esos siete días. De ahí al freezer y nunca más volver a pensar en el tema.

Eventos especiales 

Puede parecer muy sofisticado pero recurrir a un chef personal es más frecuente de lo que se cree. Esta nueva costumbre nada tiene que ver con el capricho de un multimillonario, sino que el servicio está tan democratizado que hasta puede ser más económico que tener una empleada fija. La propuesta ofrece dos modalidades: el servicio se puede contratar puntualmente para un evento especial o para preparar las comidas de todos los días. A diferencia del catering tradicional, los platos no vienen preparados, sino que es un chef el que acude personalmente a la “cocina” del cliente con todo lo necesario para elaborar el menú. Tomás Kentish de esto sabe –y mucho– ya que lleva más de quince años haciéndolo, lo que lo convierte en un pionero en este metier. En 2001 hizo el clic y decidió que necesitaba un cambio radical en su vida. “A partir de la crisis del país, abandoné mi carrera en bancos para dedicarme a mi gran pasión: la cocina”, recuerda. 

“La idea es cocinar a la vista de todos e, inclusive, invitar a los comensales a cocinar con nosotros. Es divertido y más relajado”. Bernardini

Luego de una profunda investigación en la Web armó Cocinero Personal, un emprendimiento que se especializa en cenas a domicilio para pocas personas. La idea es preparar esos platos súper sofisticados, típicos de los restaurantes, pero en la casa del cliente. “Nosotros nos encargamos de todo”, explica. “Llevamos los ingredientes, los mozos y vajilla si es necesario. Llegamos dos horas antes y limpiamos todo lo utilizado antes de irnos”. También Juan Bernardini, oriundo de la ciudad de Azul, creó Chef a domicilio por la misma época. “Nuestro servicio consiste en ir a la casa de nuestros clientes con toda la materia prima para la preparación de tres platos”, cuenta. “La idea es cocinar a la vista de todos e, inclusive, invitar a los comensales a cocinar con nosotros. Es algo divertido y mucho más relajado que ir a cenar a un restaurante y la gente lo disfruta mucho. Se sienten mucho más cómodos en su casa, en la intimidad. Y además, pueden también interactuar con el chef y saber más acerca de los platos que van a comer”. 

Patricio Azulay, por su parte, decidió dedicarse a la cocina a los 18 años. Vivió –y se formó– en Ibiza, Barcelona, Uruguay y Buenos Aires. Hace un par de años, luego de vender su restaurante en Palermo, uno de los polos gastronómicos más frecuentados de la capital, resolvió “llevar los fuegos y sartenes a las casas de los comensales”. Así nació Patricio Azulay cocina en tu casa, un emprendimiento con el que le va bastante bien. Su propuesta es súper personalizada: “Trabajo solo, atiendo al cliente por teléfono o mail, hago las compras, produzco en mi casa de Florida, que es donde trabajo, y luego voy a su domicilio a hacer el servicio. Siempre soy yo el que cocina, con dos ayudantes: mis hijos, Franco y Camila, de 19 y 20 años, encargados de hacer el servicio de mesa”, detalla. ¿Su especialidad? “La cocina contemporánea española y el tapeo”, revela. “En breve estoy por incorporar la cocina ayurveda”.  

Existen dos opciones: contratar a un chef que cocine manjares en la casa o recurrir al sistema de viandas semanales.

La propuesta es ideal para eventos especiales, cenas románticas y cumpleaños. También para los que quieren seguir una alimentación saludable, o dietas especiales como las veganas, vegetarianas, crudívoras, paleolíticas, etc., etc., –con cada vez más adeptos–, que por distintos motivos tienen restringidos ciertos ingredientes, lo que los obliga a ser mucho más creativos a la hora de preparar menús tentadores. Cuando se trata de cocinar para toda la semana, el chef acude una o dos veces por semana y prepara cenas completas, en porciones generosas, con la idea de que las sobras puedan aprovecharse para los almuerzos. 

Un simple clic 

Si bien las viandas se hicieron conocidas a partir de las dietas para bajar de peso, actualmente el servicio se extendió a todos los gustos. A través de la página web es posible elegir las viandas saludables, variadas y muy tentadoras, y a un precio súper accesible. Las hay light, para chicos y también para hipertensos. La propuesta es una alimentación equilibrada y rica. Sus menús suelen ser súper variados: hay guiso de lentejas, ñoquis a la crema de hongos y vino, croquetas de carne y de espinaca, y pollo a la portuguesa con arroz, entre otras opciones. Los que quieren consumir pocas calorías pueden optar por medallones de calabaza con quinua, vegetales y queso, o tiras de pollo con salteado de brócoli, zanahoria y cebolla. 
El pedido se hace a través de la página web y luego el cliente es contactado para coordinar el día y el horario de entrega. Las viandas se entregan termoselladas, congeladas y en un recipiente apto para microondas. Más fácil imposible. “Las viandas son una solución espectacular para el grupo familiar”, explica Juan Bernardini de Yo te cocino. “Con este servicio ayudamos a muchas familias, no solo para que coman sano, rico y casero, sino que además ¡les solucionamos el tema de tener que preparar la comida de todos los días!”.  Aparte de las viandas semanales, ofrece viandas light, escolares y para la oficina.

También Patricio Azulay brinda un servicio de viandas que no necesitan estar en el freezer y que se adecuan a los gustos de cada persona que las encarga. En su menú hay de todo: recetas artesanales o platos sencillos cocinados de manera rápida y simple. “Comienza con una entrevista donde el cliente nos cuenta sus gustos y requerimientos y de acuerdo con esto se arma el menú semanal a medida”, concluye Azulay. La cocina se reinventa y la gastronomía cosecha aplausos.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte