Actualidad


De las ideas a la acción


Por Mariano Petrucci.


De las ideas a la acción
Vestidos de gala, perfumados con la mejor fragancia, enunciamos votos de compromiso. Es una ceremonia, un casamiento con la vida. Esto es lo que podemos hacer dentro de unos días, cuando 2016 ponga primera. En cada comienzo de año se renuevan las expectativas, los sueños, los proyectos.

Alicia Dellepiane, licenciada en Psicología, prefiere pensarlo como un cumpleaños en el que los tres deseos cobran la forma de propósitos. “En la Argentina y en el hemisferio sur, diciembre parece marcar un fin de era. Cuando archivamos los cuadernos de los chicos y recogemos los papeles de los regalos de Navidad, esperamos con ansias esas vacaciones que nos prometen el descanso reparador del trajín acumulado. Sin embargo, la claridad con la que percibimos que una etapa terminó hace más evidente que otro ciclo empieza. Debemos concientizarnos acerca del ímpetu de lo que nace, de que tenemos derecho a lograr cada una de nuestras aspiraciones, no importa cuáles sean: bajar unos kilos, ser más generoso, menos irritable…”, esgrime esta prolífera autora de libros, quien plantea una travesía de exploración por una ruta que se inicia en el autoconocimiento y lleva al desarrollo de nuestro potencial –que es infinito–, transitando por la comprensión de los recursos que están disponibles en el cuerpo. 

Si bien lo que sucede antes y después de estas fechas suelen ser representaciones mentales del tiempo, el 1 de enero, digámoslo, funciona como un motor de cambio: es una ocasión óptima para volver a barajar la baraja, o seguir insistiendo en aquello que nos desvela. Ana Cecilia Vera, coach ontológica, habla de “reingenierizar” la vida. “Nunca es tarde para decidir conseguir ser, hacer y tener lo que realmente anhelamos, pero hacerlo en estos meses tiene una predisposición emocional mucho más intensa. Nos invaden las ganas de dar en la tecla, de tomar la sartén por el mango. En ese borrón y cuenta nueva, tendremos que dibujar en un lienzo las experiencias que nuestro corazón nos dicta que queremos vivir. Para eso hay que prepararse, fortalecerse, conocerse un poco más, dividir las áreas que debemos atender –profesión y carrera, pareja, amistades, dinero y finanzas, entretenimiento, cuidado personal–”, aporta esta especialista en superación personal.

Un concepto propicio para este tema es el de “moldeabilidad”. ¿A qué alude? La coach Mariana Alvez Guerra, su creadora, lo explica: “Todos somos moldeables en el sentido de que somos mejorables. ¿Quién no tiene en la cabeza su versión ideal? ¿A quién no le rondan las metas pretendidas, los sueños postergados, los defectos que dificultan nuestras misiones? Por esa razón, es primordial hacer una autocrítica saludable, y convencernos de que somos responsables de nuestra felicidad. Esta responsabilidad no significa renunciar a nuestra esencia, ni debe ser vista como un peso sobre nuestros hombros. No. Es la chance de provocar un cambio positivo, tanto en nuestro interior como en nuestro entorno. ¿Qué es lo que podemos aprender, potenciar?”.

“Nunca es tarde para decidir conseguir ser, hacer y tener lo que realmente anhelamos, pero hacerlo en estos meses tiene una predisposición emocional mucho más intensa. Nos invaden las ganas de dar en la tecla, de tomar la sartén por el mango”. Ana Cecilia Vera 

Ideas bajo la sombrilla
Diversos estudios afirman que, aun cuando está en reposo, despejado de preocupaciones, el cerebro trabaja. No solo eso: a veces, en ese lapso, es cuando surgen las mejores ideas. Los entendidos indican que esto remite a un momento en que lo que predomina trasciende lo racional, aunque lo incluya. Eso no implica no divertirse ni distenderse (lo contrario sería un caldo de cultivo para el estrés y la ansiedad), ya que la inactividad llama a la acción. Cuando la energía psíquica se restablece, aparece la inspiración.

“Las vacaciones pueden ser excelentes para dejar volar más alto nuestra imaginación. El hecho de estar desligados de la rutina y las obligaciones cotidianas nos permite promover lo que se denomina el ‘estado feliz de la mente’. Sin horarios, sin tiempo y sin tantas restricciones, la mente se convierte en un instrumento cien por ciento creativo. A través de ella, tenemos que visualizar los escenarios en los que nos gustaría desenvolvernos. Hay que dejarse fluir y hacer de cuenta que aquello que queremos ya existe en nuestra realidad”, sostiene Vera. Y prosigue: “Recomiendo apuntar todo en una libreta: sensaciones, intenciones, ilusiones. A eso hay que darle un orden prioritario, y, más tarde, generar un plan sistemático para concretizarlo. Para ello, las vacaciones juegan totalmente a favor, porque nos posicionan en un lugar de privilegio: ‘elegir’ hacer algo, y no ‘tener que’ hacerlo. Elegir nos impulsa de una manera relajada a gozar y aprovechar al máximo este proceso”.

“Este año voy…”, es una de las frases que suelen caer en bolsillo de saco roto. Para evitar tropezar con la misma piedra, Alvez Guerra comparte su fórmula: “No hay que trazar diez mil objetivos. Cuando arranca un calendario, es común que nos desborde el ánimo y la alegría, y queramos devorarnos el mundo. Pero es imperioso tomar recaudos, porque, si no, el mundo nos devora a nosotros. Así que lo más lógico es enfocarse en dos o tres ítems para ejecutar a lo largo de los doce meses venideros. Ojo, deben ser ambiciones que impliquen esfuerzo, pero que no sean alocadas al punto de tornarse imposibles, ya que, consciente o inconscientemente, esto nos saboteará”.

En la lista de imprescindibles figura pedir ayuda (confesarle a alguien de confianza lo que se quiere, para comprometernos con alguien, más allá de uno mismo), y asumir cuáles son nuestros temores para advertirlos y enfrentarlos (muchos miedos nos detienen y no resultan ser otra cosa que fantasías sin coherencia que vamos edificando). “La disconformidad también nos zamarrea. Es eso que nos molesta, que nos propulsa a modificar nuestra actitud al respecto. El vacío y la insatisfacción pueden paralizarnos: por eso, hay que calmarse, respirar hondo y colmarse de paciencia. No todos sabemos exactamente hacia dónde queremos ir, pero hacer una pausa para poder conectarnos con nosotros mismos nos dará al menos más oportunidades de descubrirlo”, destaca Alvez Guerra, experta uruguaya en psicología positiva.

Adiós 2015, hola 2016*

Un nuevo año va cerrando sus puertas, y podemos hacernos preguntas del estilo: ¿Qué cosas funcionaron? ¿Cuáles creamos? ¿A quiénes conocimos? ¿Cuáles fueron las mejores noticias recibidas? Estos son excelentes disparadores para conectarnos con esa sensación de gratitud y perspectiva que aparece cuando se culmina una etapa. Valorar lo que ya logramos nos ayuda a motivarnos, a rescatar aquello con lo que dimos en la tecla, aquello que nos liga con esa semilla de optimismo que todos llevamos dentro y debemos cuidar. Despidiendo este 2015 con amor, le damos la bienvenida a 2016 con entusiasmo y acción. 

El verano es propicio para descansar y dejar fluir las ideas… Ideas que pueden obsequiarnos un eje diferente, distinto, renovador.
*Por Mariana Alvez Guerra, coach y especialista en psicología positiva.
Qué, por y para qué
“Motivación” es una palabra que podría escindirse en dos: “motivo” y “acción”. Los sueños constituyen esa pila que nos recarga, un GPS que nos direcciona de cara a nuestro norte. “Debemos amalgamarnos con nuestros motivos. Y tener muy en claro el ‘qué’, el ‘por qué’ y el ‘para qué’. ‘Quiero crecer en lo mío’, es el ‘qué’. ¿El ‘por qué’? ‘Porque no disfruto lo que hago y estoy harto de la incertidumbre de qué pasaría si me tiro a la pileta’. El ‘para qué’: ‘Para hacer lo que me apasiona haciendo uso de todos mis talentos’”, instruye Vera. 

Asimismo, “motivación” puede asociarse a “motor”, y, consecuentemente, “motor” a “movimiento”. “Dejemos de enroscarnos con lo que podríamos perder si cambiamos. ¿No es más alentador poner la lupa en aquello que podríamos ganar? Siempre incentivo a quienes me consultan a que no aguarden a que ‘se les dé’, sino que se empeñen en que las cosas ocurran. ¡Basta de esperar! ¡La vida es hoy!”, exclama Vera. 

Por su parte, Dellepiane propone parangonar 2016 con un libro en blanco, y que cada día sea una página diferente. “Dado que somos los autores, lo que leamos el 31 de diciembre del próximo año dependerá de lo que vayamos anotando en él. Este libro tiene un requisito: solo se puede escribir en el presente. Y tiene un límite, que está dado por aquello que contemplemos factible de saldar”, ahonda Dellepiane. Y concluye: “Podemos agregar otro elemento más, que es fundamental, una condición sine qua non: la gratitud. Valorar cada mañana que nos despertamos y nos levantamos de la cama. Reconocer el sol, el aire. Agradecer lo que hayamos obtenido hasta ahora, y estimar que la situación actual, sea la que sea, es la plataforma de lanzamiento a lo que sigue”. 

Dónde buscar la motivación*

Que mi jefe, mi pareja, el país… ¿Nos suenan todas estas excusas? Si bien podemos sentirnos animados por algún estímulo externo, decimos que estas son respuestas reactivas, algo así como que nos quedamos en el terreno de la víctima, que siempre está esperando, culpando y reaccionando como un simple espectador (en lugar de ser protagonista, que es lo que tenemos que ser). Si no existe alguien o algo que me motive, no me muevo, no estoy contento ni satisfecho. ¿No es una manera muy padeciente de vivir? Hay que crear, desde el interior, ese fuego que se puede encender cuando así lo decidamos. Esto se llama “automotivación”. Hay que liberarse de esos estados de desánimo que nos limitan, y darles impulso a nuestras metas y proyectos sin depender de nadie. ¿Qué nos podemos preguntar de cara al 2016? Cuáles son las tres cosas más importantes de nuestra vida, qué tres decisiones tomaríamos si estuviéramos en una situación qué objetivos soñamos, a qué nos dedicaríamos si no tuviésemos problemas de dinero, y qué es lo que siempre resignamos hacer por miedos o prejuicios. A partir de esto, podemos construir y reconstruir lo que nos haga falta en pos de nuestra realización y felicidad.

*Por Ana Cecilia Vera, coach ontológica, especialista en superación personal (www.anaceciliavera.com).

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte