Entrevista


¡Amamos tanto a NY!


Por Mariano Petrucci.


¡Amamos tanto a NY!
La panorámica desde las alturas del Rockefeller Center, el atardecer en el Central Park desde la terraza del Met, el Chelsea Market, el ferry hasta la Estatua de la Libertad, los puestitos de Union Square, el teleférico Roosevelt del East River, la cultura hipster de Williamsburg, las callecitas del West Village, las vidrieras de la Quinta Avenida, la gourmet East Village, las luces incandescentes del Time Square… New York enamora. Caer rendido a sus pies puede demandar lo que tardamos en degustar un cheesecake, un cupcake o un pretzel. 

Andy Clar puede dar fe de ello. No tenía grandes expectativas en la Gran Manzana, hasta que la pisó. “No me alcanzaba el presupuesto para ir a Europa, así que me decidí por New York. Llegué y me cautivó. Fue conmovedor reconocer todo aquello que el cine me había mostrado –expresa la Directora General Creativa de :aschen, la agencia de publicidad que fundó con su marido, Sebastián Yumatle. Y acota–: Es absolutamente maravilloso contemplar su arquitectura, sus plazas, su diversidad de colores y razas, su moda, su street art, sus tendencias…”. 

Ese flechazo a primera vista la apasionó a tal punto que editó “Chicas en New York”, el blog que es un suceso on y offline: en esta página se encuentran más de dos millones de argentinas que aman a una de las mayores capitales del mundo, intercambiando datos, must, secretos y sus clásicos imperdibles. “La idea surgió como mucho en mi vida: de casualidad. Cada vez que viajaba, me dedicaba a localizar lugarcitos no tradicionales, que no figuran habitualmente en una guía convencional. Así fue como mis amigos empezaron a pedirme tips. Hace tres años, subí la información a la web para compartir mis vivencias… ¡y se sumaron más y más lectoras! Ahí me lo tomé en serio, prestando atención a los posteos más leídos, y a los comentarios de quienes habían estado en la ciudad, pero querían regresar con mis recomendaciones –se enorgullece. Y profundiza–: New York tiene algo genial en cada esquina. Yo me meto en todos lados, soy curiosa, inquieta, detallista. Habré ido una veintena de veces, pero no importa tanto la cantidad, sino la forma en la que lo encaro. Busco el diferencial, recorro, hablo con la gente, entro en cada puertita, me siento en cada mesa… ¡y me sigo sorprendiendo!”. 

El éxito fue suficiente para despertar el interés del gigante Google, que puso los ojos en ella y le propuso hacer una alianza. Andy explica los motivos del fenómeno: “Las mujeres estamos ávidas de nuevos contenidos en donde seamos protagonistas ‘de verdad’. Las ganas con las que trabajo en este proyecto, con mis defectos y virtudes, traspasan la frialdad del celular o la computadora. Y las chicas lo sienten: saben que soy como una amiga. En un universo digital, donde todo está simulado, eso es muy valioso”.

El blog de esta artista plástica, que expuso en el Carrousel du Louvre (París), en Miami y hasta en Dubai, generó sus propios satélites: “Tenía en mente grabar un programa de TV. A través de FWTV, hicimos Chicas en NY-TV, donde paseamos con celebridades y hasta les cumplimos un sueño –esgrime Andy–. Por ejemplo, con Julieta Pink fuimos a ver a Woody Allen tocar a un barcito. Con Meri Salinas entrevistamos a Patrica Field, la vestuarista de Sex And The City; y con la artista audiovisual Florencia ‘Hana’ Ciliberti fuimos al estudio de Bob Gruen, fotógrafo de los rockeros de los setenta, autor de la famosa imagen de John Lennon con la remera de New York. ¡Hasta le hizo unas tomas a Flor!”.

La comunidad se extendió tanto que, en 2013, Andy comenzó a organizar viajes con sus seguidoras, quienes pueden obtener beneficios únicos o entradas VIP. “Hacemos tres por año: es una semana a full, ¡como un segundo viaje de egresados! Los cupos son reducidos para que sea lo más personalizado posible –no superamos las veinticinco mujeres–. Previas reuniones y armado de un grupo de Facebook privado, diagramamos las hojas de ruta considerando el perfil de cada una –destaca Andy. Y va más allá–: Asimismo, tenemos viajes temáticos, orientados al arte, a la moda –con ingreso al NY Fashion Week– y a los sabores culinarios. Hay uno muy particular que denominamos ‘Pre boda’: hacemos la despedida de soltera y compramos el vestido –por mil dólares, podés conseguir un vestido de Vera Wang–. El propósito es divertirse y recuperar ese espíritu adolescente que solemos olvidar. Yo no tengo una agencia de turismo que solo piensa en vender pasajes. Si así fuera, haría más excursiones por temporada, y no quedarían tantas mujeres en lista de espera. Mi objetivo es que cualquiera pueda concretar lo que cuento en las redes sociales. Es mágico y lúdico a la vez”. 

Las que se animan a la aventura tienen, en promedio, entre 18 y 45 años, y guardan características en común: son extrovertidas, independientes, cosmopolitas. “No son esos tours corrientes donde vamos todas para la misma dirección. Aquí hay libertad: cada una debe vivir la ciudad a su propio ritmo, con sus gustos y preferencias”, aporta Nora, una de las tantas entusiastas de esta movida. 
Una máquina de ideas
Mamá de Eliseo (5) y mamá del corazón de los tres jóvenes que tiene Sebastián –con quienes convive–, los días de Andy son intensos. Los actuales y los pasados, ya que esta emprendedora multifacética, observadora y obsesiva, transitó por diferentes senderos: lideró una banda y encabezó exhibiciones en el circuito under del Palermo de la década de los noventa, donde construyó el célebre espacio “Comodor, casa de placer electrónico”. Allí, uno podía toparse con músicos florecientes y consagrados –como el mismísimo Gustavo Cerati–, mientras la anfitriona montaba sus obras sobre el escenario, las paredes y hasta sobre el ¡propio público! 

“Tengo un recuerdo divino de aquella época. Era un sitio fantástico, el primero a puertas cerradas en Buenos Aires. Le dimos la posibilidad a varios DJ, hoy súper renombrados, de difundir la electrónica, cuando no había muchas opciones en donde poder hacerlo. Teníamos una pista de baile, una barra, una galería de arte, un jardín con proyección de largometrajes al aire libre, un cuarto de imágenes experimentales, cocina casera… ¡Más la fuerza de la edad! Sin dudas, fue una etapa muy especial”, concede.

Pero no todas fueron rosas para una de las elegidas por un diario para desfilar en la sección “Mujeres protagonistas” del Buenos Aires Alta Moda. A los 23 años sufrió un accidente gravísimo. Ella misma lo repasa: “Me atropelló un colectivo; literalmente, pasó por encima de mis piernas. Eso se tradujo en fracturas de cadera, pelvis, rodillas, tobillos, costillas, vértebras, y hasta una hemorragia de riñón. Tenía muy pocas esperanzas de volver a caminar. Me salvó Cristian Robles, un médico peruano que notó un destello de vida en mí. Pasé meses internada e inmovilizada, hasta que pude levantarme. La rehabilitación fue durísima, pero tuve un estímulo de amor: un amigo de la infancia me obsequió una caja de colores a la que me aferré muchísimo. Cuando pintaba, los colores me devolvían lo que mi cuerpo había perdido. Tras siete operaciones, me trasladé al sur con mi mejor amiga. ¡Yo solo quería caminar! Con siete clavos en la pierna, reaprendí a hacerlo con un sistema de sillas de apoyo. Con práctica infinita y tenacidad, lo logré después de un año y pese a todos los pronósticos. Fue la experiencia más fuerte que atravesé, pero la asumí como una enseñanza. Este traspié fomentó mi crecimiento emocional: hizo que me preocupara por salir adelante, me ayudó a definir quién soy y cómo afrontar cada paso. Me enseñó a aprovechar las horas, a gratificarme con las cosas más simples”. 

–Te reinventaste.
–Es que la creatividad es mi modo de ser. Soy como una máquina de ideas. Como no tengo tiempo para desarrollar todas, solo reservo algunas para mí. Otras se las regalo a mis amigos o las vuelco a los clientes de la agencia. Hay tres palabras que suelo utilizar en el blog: vivamos nuestros sueños. Hay que atreverse no solo soñar, sino a arremangarse para materializarlo.

– ¿Por qué hechiza tanto New York?
–Es una ciudad que está en nuestro inconsciente. La pantalla grande, el marketing, las series, íconos como “Jackie” Kennedy… Todo influyó para solidificar el mito. Quizá nunca estuviste, pero la conocés. Formar parte de ella es como estar en una película. Es versátil, brillante, no distingue edades ni predilecciones... Para mí, es un escape, un cable a tierra, un mimo… Me estimula, me llena de energía… Es una atracción fatal. Yo lo resumo así: New York “locura todo”.
Imperdibles de NY por Andy Clar
• Un drink en una rooftop: Disfrutar un trago en una azotea es una cita obligada. Algunas están abiertas todo el año; la mayoría no cobra entrada. Ojo: sin documentos no podés ingresar.

• Recorrer Brooklyn: Hay que animarse a cruzar el puente (se puede ir por barco también). Dumbo es preciosa para caminar. Los fines de semana en Williamsburg, meca moderna y hipster, son propicios para pasear, comer o chusmear locales de diseño alternativo. Hay barrios menos turísticos, como Brooklyn Heights, Caroll Gardens y Park Slope. 

• Museos: Me gustan el New Museum, en el Soho, y el Whitney, que ahora se mudó a Meatpacking, un nuevo edificio diseñado por Renzo Piano. Allí, impacta la vista de la ciudad al anochecer. 

• Bares: Mis favoritos son The Back Room y Beauty & Essex. En Beauty Bar, además, te hacen las manos.

• Desde el agua: En verano está el Grand Banks amarrado en Tribeca. Tragos, ostras y vistas increíbles. Al atardecer, ideal. ¡Y no van turistas! Al lado hay un mirador con reposeras para contemplar el río. 

• Mercados y ferias: Amo las ferias de ropa vintage, los flea market de Brooklyn y los mercados foodies. Me fascina Smorgasburg, que es uno de los Brooklyn Flea Food Market más grandes. Me gusta Beacon’s Closet, en Greenpoint. 

• Picnic: Me encanta hacerlo en el Central Park, en el Washington Square Park o en el East River Park. ¿Dónde comprar los productos? En Whole Foods Market. 

•Shopping no tradicional: Recomiendo la tienda de Patricia Field, la vestuarista de Sex And The City, en Nolita. También, el Dover Street Market, Flying Tiger (para adquirir chucherías por pocos dólares), y Story, un concept store en Chelsea, que, cada tres meses cambia la temática.

•Las afueras: Aconsejo ir a Queens, el Bronx y New Jersey. A solo quince minutos de tren o barco, el paisaje se transforma absolutamente.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte