Tendencia


Inolvidables 80


Por Alejandro Duchini.


Inolvidables 80
Personajes y sucesos históricos marcaron una década mágica. Un libro repasa diez años emblemáticos en el mundo y en Argentina. Sus autores cuentan cómo fue revivir aquellos tiempos.

“Las ondas del verano. En la moda playera, se imponía una novedad: vinchas y viseras sostenidas por ‘una práctica e indispensable banda elástica en la parte trasera’, en un claro ejemplo de la influencia del máximo ídolo tenístico, Guillermo Vilas. En el boliche top de Buenos Aires, Butterfly, en La Recoleta, lo último en peinados para las chicas eran las trenzas finitas en toda la cabeza, al estilo de Bo Derek en Diez, la mujer perfecta”. 

Así comienza enero de 1980 para los periodistas José Esses y Dalia Ber, autores de un formidable libro de recuerdos titulado Los 80. La década. En la portada, el número ochenta lleva una tipografía… bien ochentosa, y está acompañado de nombres y palabras que sintetizan aquellos años: Madonna, Adrián “Facha” Martel, Lorena Paola, Pelito, Nintendo, Susana Romero, Commodore 64. Sumergirse en esa época les demandó poco más de cuatro años, buscando la información en bibliotecas y hemerotecas de Argentina y hasta de Alemania, donde vive Esses. 

La memoria, claro, no quedó de lado. Ellos, que son primos, fueron parte de esos tiempos: Dalia nació en el 76 y José, en el 77. “Cuando arrancamos, notamos que aquel era un mundo opresivo y en blanco y negro. Fue un ejercicio de melancolía y de interés por hacer revivir series y personajes que hoy vuelven, como La familia Ingalls. La década de los 80 es un lugar seguro, de encuentro y afecto para quienes la vivimos. Fueron años de una importancia cultural enorme. Pero más llamativo aún es lo que provoca en aquellos que no la experimentaron: les genera una enorme curiosidad por la poca tecnología o la escasa información. ¡Para encontrar algo había que ir a buscarlo!”, exclama Esses desde Europa. Ber agrega: “En algún momento, sentimos que los 80 empezaron a volver, pero, paralelamente, casi que no nos habíamos dado cuenta de que se habían ido. Los teníamos incorporados y, de golpe, entendimos que los veíamos con cierta distancia. Ya no era ver fotos de Marilyn con nostalgia, sino de Madonna o de Michael Jackson. Hasta hay una moda de los 80 que regresó: los pantalones nevados”.

Para 1981, se inaugura Parque Norte y se promete que el subte G unirá la Capital Federal con la Provincia de Buenos Aires. En su mejor momento, Queen se presenta en el estadio de Vélez Sarsfield, Rafaella Carrá la rompe en el teatro Gran Rex, y Eddy Grant hace lo propio en el Luna Park. Frank Sinatra también canta en el escenario emblema del boxeo argentino, con la producción empresarial de Palito Ortega. Punta Mogotes se convierte en símbolo del turismo nacional, y Diego Maradona llega a Boca para consagrase campeón. “Juntar el material fue sorprenderse una y otra vez. Mirábamos revistas como Billiken, y era como viajar en el tiempo. Nos propusimos no hacer nuestros propios 80, sino apuntarle a todo lo que identificó esa década”, comenta Ber.

En 1982, acontece la guerra de Malvinas y la visita del Papa Juan Pablo II. La selección de César Luis Menotti llega como defensora del título al Mundial de fútbol en España. Emerge la figura de Gabriela Sabatini, y se estrenan Blade Runner y ET. Charly García llena el estadio de Ferro y Gabriel García Márquez gana el Premio Nobel de Literatura. El auto del momento es el futurista (y carísimo) cupé Fuego. 

A fines de 1983, vuelve la democracia: Raúl Alfonsín se impone con amplia ventaja en las elecciones presidenciales. Los televidentes se entusiasman con la serie Fama y la trilogía de Star Wars llega a su fin con el estreno de El regreso del Jedi. Además de Luis Alberto Spinetta, explotan bandas como Los Abuelos de la Nada y Virus. Independiente es campeón local, Racing desciende y Enzo Francescoli llega a River. “La nostalgia al escribir el libro fue terrible. Me reapareció el Italpark, un ícono de la época”, reconoce Dalia. Su socio en el proyecto añade: “La melancolía fue como un tercer piloto en el viaje. Recordamos modas, juguetes, tecnologías. Lo interesante también fue aportar datos, curiosidades, contextos, frases. Pero como no queríamos quedarnos solo en eso, también desarrollamos cada hecho. Por ejemplo, la Ley de Divorcio fue toda una polémica, y la vinculamos con la canción ‘La familia argentina’, de Viuda e Hijas de Roque Enroll. Hoy, una separación es común, pero antes no lo era. Dimos con una tapa de la revista Somos en la que se leía ‘Los hijos del divorcio’, como si fuese un tema de enorme preocupación”. 

Empieza 1984 y en la Universidad de Buenos Aires (UBA) comienza el Ciclo Básico Común (CBC). Pero hay un cambio social más peculiar: las revistas muestran mujeres desnudas (es lo que se conoce como “el destape”). Las bandas extranjeras que más suenan son Duran Duran y Dire Straits; las locales que pican en punta son Soda Stereo, GIT, La Torre y Sumo. Terminator, Indiana Jones y Los Cazafantasmas, se intercalan con los cachetazos de Arnaldo André a Luisa Kuliok en Amo y Señor. Independiente es campeón intercontinental. 

Para 1985, la película Camila es noticia por su candidatura al Oscar. Adiós, Roberto está en boca de todos por tratar la homosexualidad. Un escándalo que se compensa con la comedia Esperando la carroza, que se convertiría en un clásico. El grupo musical Yes es la gran visita internacional, Racing vuelve a Primera División, y los casos policiales más rimbombantes son la desaparición de la doctora Giubileo, la caída del clan Puccio y la condena a perpetua a Yiya Murano. “Siempre quisimos que sea un libro fácil de leer. Por eso, cada texto es en, algún punto, una mini investigación que puede ser entendida por todos. En los 80 pasaron cosas en cada rincón del país. Por ejemplo, el intento de mudar la Capital a Viedma. Nuestro objetivo fue brindar una mirada federal”, explica Esses. 
¿El año clave?
“1986 fue el gran quiebre de la década”, opina Esses. En el resumen del capítulo de ese año, puede leerse: “¿Qué habría sido del imaginario argentino si no hubiera existido 1986? Con el Mundial y la gran explosión de rock nacional se vivieron muchas cosas que hasta entonces no ocurrían. Vimos que mucha gente pudo salir a la calle a festejar. De golpe, hubo una euforia callejera, de encuentro y sin mayores riesgos. Algo que tuvo que ver con el ánimo. Si hubo una primavera, aunque breve, fue ese año”. 

En México, Maradona le hace dos goles históricos a los ingleses: uno con la mano y otro eludiendo a medio equipo, encaminando al conjunto de Carlos Bilardo al campeonato. River, de la mano del Bambino Veira, conquista la Copa Libertadores y, luego, la Intercontinental. Mike Tyson es el boxeador del momento. Miguel Mateos, con Zas, y Soda Stereo se afirman en lo más alto del rock nacional. En el cine aparecen Top Gun y Cocodrilo Dundee, y, tras el éxito de Rambo, Sylvester Stallone sigue en la palestra gracias a Cobra.

“Los años 87 y 88 fueron demasiado densos, sobre todo por acontecimientos políticos y sociales”, rememora Dalia. Debuta Susana Giménez al frente de Hola, Susana, y The Cure y Sting desembarcan por estos pagos. Aparece el diario Página/12, Maradona se luce con el Napoli de Italia, y Norberto Alonso se despide de la actividad profesional. En tenis se destacan, amén de Sabatini, Horacio de la Peña y Martín Jaite. El 88 arranca de una manera tremenda en Mar del Plata: Carlos Monzón mata a Alicia Muñiz, y Alberto Olmedo, en su esplendor, cae desde un balcón y muere. En lo deportivo, Ayrton Senna se destaca en la F1, a Ben Johnson le da positivo un control de doping, y André Agassi juega la Davis en nuestro país. 

Falta un año para terminar la década. En 1989, la música electrónica empieza a ganar terreno a través de la radio Z95. Rod Stewart toca en River, y se estrena la Batman de Tim Burton. Cae el Muro de Berlín, y Carlos Menem asume la presidencia de manera anticipada. Agonizan los 80 y se respiran los 90, muy diferentes. “Los 80 siguen despertando un afecto especial”, sentencia Esses. Ber concluye: “No fueron años llenos de colores, música y alegría. También hubo oscuridad, opresión. O sea, fue una década difícil, pero apasionante”.
Los autores
Dalia Ber y José Esses nacieron en Buenos Aires en 1976 y 1977, respectivamente, y se recibieron de periodistas. Dalia colaboró en diversos medios gráficos, y escribió guiones para documentales de televisión. Además, coordina talleres de redacción y comprensión de textos. José cursó Sociología en la Universidad de Buenos Aires y es autor de los libros No tan distintos. Historias de gente con discapacidad mental y Siamo Fuori. Más allá del periodismo, trabajó como redactor publicitario y creativo y como docente.
Para insaciables
En la cuenta de Twitter @los80libro, José Esses y Dalia Ber comparten curiosidades que no incorporaron al libro. Por ejemplo, una publicidad de Diego Maradona, con la camiseta de la selección y una gaseosa en su mano. “Las redes sociales nos sirven para continuar con lo que nos quedó pendiente”, explica Esses. “También subimos videos de la época”, añade Ber. Y recuerda: “Nos escribió una lectora que agradecía que no incluyéramos fotos, sino datos de investigación. Esos comentarios justifican todos estos años de trabajo y obsesión”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte