Actualidad


De cara al frío


Por Belén Herrera.


De cara al frío
El invierno es un buen momento para ocuparnos de la belleza del rostro. Tratamientos y consejos para lucir como nuevas.

Aunque la mayor parte de la gente piense que durante el verano hay que prestarle más atención al cuidado de la piel de la cara, lo cierto es que en invierno es necesario tomar tantos recaudos como en los momentos de mayor exposición a los rayos solares. Si bien es verdad que el sol es menos intenso, igual hay que tener en cuenta su presencia y sumarle, además, otros factores, como el frío y el viento que resecan y deshidratan mucho la dermis. “Al examinar la piel, la vemos descamada, seca y sensible. Ciertas personas pueden llegar a tener eczemas que son alergias secundarias a estas situaciones. Por eso es muy importante saber cómo cuidarla en estos momentos”, afirma la doctora Giselle Claros, dermatóloga del equipo de la doctora Patricia Troielli.

Resulta indispensable humectar a diario la piel más sensible, así como también vaporizarla con agua termal en áreas calefaccionadas y beber mucho líquido. Pero además, esta es la época del año indicada para realizar aquellos tratamientos que no pueden hacerse cuando se está en contacto con el sol.

“Se recomienda atacar el acné ahora porque se usan ácidos que pueden manchar el rostro. Lo ideal es realizar una limpieza profunda con extracciones” Taty Wust
Tratamientos
Los peeling son un clásico en estos meses, ya que al no exponernos a los rayos ultravioletas, podemos realizarlos con tranquilidad y siempre resultan un método efectivo. Es un procedimiento que acelera la exfoliación natural de la piel, elimina las células muertas y promueve la regeneración celular, lo que incrementa la producción de colágeno. Sirven para tratar manchas y arrugas.

Los tratamientos con toxina botulínica tipo A para combatir las indeseadas “patas de gallo”, así como las aplicaciones de ácido hialurónico para tratar las cicatrices dejadas por la varicela y el acné, continúan teniendo gran protagonismo en el mercado estético. “Tanto el Botox como los rellenos de ácido hialurónico, tratamientos no invasivos que permiten reemplazar o retrasar el paso por el quirófano, tienen el beneficio de que sus efectos son temporales. De este modo, podemos adaptar los resultados no solo a cada rostro, sino a cada etapa de la vida, modificando las dosis, priorizando distintas zonas y, fundamentalmente, trabajando de manera integral, con un enfoque tridimensional, para poder mantener la armonía y naturalidad de la cara, a pesar de los cambios que se producen con el paso del tiempo”, manifiesta el cirujano plástico doctor Raúl Banegas.

Otro de los tratamientos que pueden realizarse son los rellenos Belotero y Radiesse: se trata de un método estético, no quirúrgico, que sirve para corregir líneas de expresión, arrugas y surcos. Se aplica mediante pequeñas inyecciones en arrugas, pliegues de la piel, cicatrices, pómulos y mentón. Es indoloro y de corta duración, y brinda resultados rápidos y efectivos. 

En el caso de las mujeres mayores de 50 años o aquellas con las pieles muy castigadas, es un momento propicio para tratar las arrugas profundas y elastosis. La doctora Irene Bermejo sugiere el uso de la tecnología iPixel CO2 de Alma Lasers que está especialmente indicada “para tratar rápida y eficazmente, arrugas de rango medio a profundo, sin necesidad de intervención quirúrgica”. Además, reduce la apariencia de poros abiertos, devolviéndole a la cara el tono, el brillo y la textura de una piel joven. 

Para el caso de arrugas suaves, poros abiertos, cicatrices y acné, Bermejo recomienda el tratamiento Pixel Erbium, de la plataforma Harmony XL. “Se logran resultados equivalentes a los obtenidos con láseres ablativos, pero sin el riesgo de posibles efectos secundarios”.

Entre las novedades, se destaca también el Kybella, que recientemente comenzó a aplicarse en los Estados Unidos y fue presentado en el último encuentro de Medicina Estética en Londres. Este tratamiento no invasivo para la papada “resulta muy prometedor ya que permitirá reemplazar la cirugía en aquellos pacientes que tengan poca laxitud, es decir, que tengan tensa la piel de la papada. Se aplican inyecciones de ácido deoxicólico que disuelven de manera gradual la grasa submentoniana, sin necesidad de pasar por el quirófano”, especifica la doctora Rosa Flom, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y de la Academia Americana de Dermatología.

Otro de los problemas que es ideal atacar en esta época del año es el del acné. “Se recomienda hacerlo ahora porque se usan ácidos que pueden manchar el rostro. Lo aconsejable es realizar una limpieza profunda con extracciones, punta de diamante, máscara secativa para acné, alta frecuencia y masajes faciales”, asegura la maquilladora Taty Wust. 

También se pueden aprovechar estos meses para remover los quistes de Millium, aquellos pequeños granitos blancos y redondos compuestos de sebo y células muertas que se producen por la obstrucción del folículo polisebáceo, por un exceso de queratina. “En casos leves, es posible retirarlos con una exfoliación profunda. En daños más graves, se deben aplicar productos que contengan ácido salícico. Si bien es posible removerlos en cualquier momento del año, es mejor hacerlo en la época invernal ya que si están en una zona muy expuesta al sol, la piel puede mancharse fácilmente”, indica Taty Wust.
Por último, “no hay que olvidarse de la piel de los labios que en esta época se ve muy afectada. Generalmente, se agrieta y lastima. Por eso, hay que humectarla varias veces por día con lápices labiales que tengan ceramidas, aceites de siliconas, pantenol, glicerol y ácido hialurónico. Su función es humectar y regenerar la barrera protectora de los labios”, concluye Claros.
Primero la piel*
El otoño y el invierno son ideales para los tratamientos faciales intensivos: peelings, luz pulsada o el innovador fraxface, un sistema de radiofrecuencia fraccionada que logra recuperar, renovar y rejuvenecer la piel desde las capas más profundas hacia la superficie. Está recomendado para mejorar el tono y el volumen de la piel y reducir arrugas, líneas finas, estrías y cicatrices. Es importante destacar que el acné, la hiperpigmentación o las manchas suelen ser indicio de desórdenes hormonales por lo que se aconseja visitar al endocrinólogo para tener un diagnóstico y efectuar el tratamiento indicado. Esto es así porque la función (o disfunción) hormonal determina ciertas características de la piel, como su nivel de grasitud, grosor, coloración, sensibilidad al sol y a determinados medicamentos, entre otros. También repercuten en su aspecto algunos factores externos, como la falta de limpieza diaria del rostro, la exposición solar y la contaminación ambiental. Por eso, esta época, cuando la radiación solar es menor, es la ideal para realizar procedimientos cosméticos que mejoren la salud de la piel. 
      
*Dr. Mariano Jabbaz, del equipo de dermatología  y estética de Maffei Centro  Médico.                                   

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte