Entrevista


El regreso de Iron Man


Por Carmen Ochoa.


El regreso de Iron Man
El multifacético actor norteamericano, Robert Downey Jr., vuelve a la pantalla grande bajo la armadura del superhéroe que confirmó su popularidad, y muy lejos de los escándalos.

Llevando el simpático bigote de Charles Chaplin, resolviendo grandes casos como Sherlock Holmes, disputando épicas batallas contra superhéroes y villanos, y hasta disfrazado de conejo de Pascuas en las redes sociales. Todos esos, y muchos más, son los personajes que el actor Robert Downey Jr. supo interpretar a lo largo de sus más de veinticinco años de trayectoria.

Fueron sesenta las películas que lo llevaron a la fama. Sin embargo, los arrestos, los problemas con las drogas o sus polémicas declaraciones también estamparon su nombre en los grandes titulares. Hoy, con 51 años, Downey Jr. vuelve a la pantalla grande de la mano de su nuevo filme Capitán América: Civil War. Allí encarna a lron Man, el personaje de Marvel que lo hizo renacer y dejar atrás su historial delictivo para convertirse en el gran héroe que cautiva a grandes y chicos, y también en uno de los mejores pagos de la industria cinematográfica.

El actor norteamericano conversó con Nueva sobre los secretos de su último trabajo. “Para mí es una fiesta sumarme nuevamente al universo Marvel ahora convertido en una enorme industria. Pero, aunque estuviera yo solo encarnando al personaje de Tony Stark, también lo pasaría muy bien”, afirma Downey.
Camino al éxito
Nació en el Greenwich Village, en Manhattan y su primer contacto con la cámara fue a los 5 años cuando participó en Pound, una de las varias películas independientes dirigidas por su padre, el director y guionista Robert Downey. 

A los 17 años, Robert decidió vivir por su cuenta en la Gran Manzana y estaba decidido a iniciar profesionalmente su carrera como actor. Pero no todo fue color de rosas, al principio, para sobrevivir, tuvo que trabajar como vendedor de zapatos y mozo. En 1983, consiguió su primera oportunidad hollywoodense: debutó con un pequeño papel en cine, en Nena, eres tú, y también llegó a la TV de la mano de Saturday Night Live, el clásico show en el cual, durante dieciocho episodios representó a distintos personajes. En 1992, dio el batacazo. Fue nominado al Óscar como Mejor Actor Principal por Chaplin, el filme biográfico dirigido por Richard Attenborough. Nunca dejó de trabajar, pero en el nuevo siglo, sus logros fueron opacados debido a sus escándalos, a sus graves problemas con las drogas y con la justicia. Sin embargo, igual que un ave fénix, en el 2008, se reinventó a sí mismo de la mano de uno de los más idolatrados superhéroes de Marvel. Protagonizó el papel de Tony Stark, el millonario inventor de armas, y Iron Man se convirtió en un éxito de taquilla. En el primer fin de semana, y solo en los Estados Unidos, la película recaudó casi cien millones de dólares. 

Tan imponente fue el éxito de Iron Man a nivel mundial que no solo se filmaron tres secuelas más, protagonizadas por el personaje, sino que participó también de Los Vengadores; Los Vengadores: La Era De Ultrón y Capitán América: Civil War, donde Tony Stark regresa como el padrino de los superhéroes, lidiando una gran batalla con el Capitán América, contra quien debe enfrentar los mismos conflictos diarios que cualquier ser humano, cuando no existe una línea clara entre el bien y el mal. 

“Lo que vuelve emocionante a esta historia es que Los Vengadores nunca hacen todo perfecto. Ellos también hacen estragos mientras salvan el mundo. Sin embargo, son gente correcta y con principios así que les importa el otro”, comenta Downey.

– ¿Qué sentiste cuando te convocaron nuevamente? 
–Las películas de Los Vengadores siempre fueron ambiciosas y colosales, pero para mí, Civil War incluye uno de los conceptos más inspiradores y sexys de Marvel. Nadie quiere ver a los protagonistas desgarrando su relación porque eso puede ser muy fuerte, pero siempre me gustó la idea de pensar qué tiene que ocurrir para que haya algún tipo de balance y se acaben las diferencias entre Steve Rogers (Capitán América) y Tony  Stark (Iron Man). Por otro lado, me gusta el hecho de que Tony finalmente se dé cuenta de que, con todo el dinero que ha heredado sumado al que ganó él, debe hacer algo. Por eso contribuye con la universidad.

– ¿Cómo fue interpretar a Iron Man luchando contra quienes antes estaban de su lado?
–Siempre, mi forma de pensar para encarnar el personaje, es tratar de que nada de lo que él haga lo sorprenda. Él cree que actúa así, enfrentándose a sus compañeros por una razón, y que probablemente sea lo correcto. Sin embargo, pronto descubrirá si está en lo cierto, a pesar de que el resto del equipo esté definitivamente en desacuerdo con sus decisiones.

–Las diferencias entre Tony Stark y Steve Rogers se potencian mientras intentan discernir sobre lo bueno y lo malo. ¿Cómo lograste representar este sentimiento?
–Para mí, que soy un padre de mediana edad con hijos de diferentes edades –Indio de 21, Exton de 4 y Avry de 1 año– es como si Tony estuviera viviendo una situación parental donde siente que Steve es un adulto irresponsable. Por otro lado, su posición también es muy moralista. Él tiene secretos, está en sus propias cosas y también hace lo suyo.
Héroe de la vida
Con más de ocho millones de seguidores en su cuenta de Instagram, el actor utiliza el poder de las redes sociales para llamar la atención y recaudar dinero para Random Act Funding, la organización filantrópica que fundó junto a su esposa, Susan Levin. ¿El objetivo? “Distribuir la bondad en forma de apoyo financiero a nivel local, nacional y mundial”, afirma Downey. Cierta vez se disfrazó de conejo para llamar la atención y pedir donaciones a cambio de asistir con él al estreno de su último filme. En otra ocasión, se vistió como Tony Stark para donarle un brazo biónico a un pequeño fan que lo necesitaba.

Quienes lo conocen, afirman que su gran cambio se dio gracias a su esposa Susan, quien le dio un ultimátum para seguir juntos: “Las drogas o yo”. Hoy son una pareja feliz y forman una hermosa familia. “Mi esposa es mi mejor amiga y una persona muy leal”, afirmó. Él equilibra bien su trabajo y los placeres de su vida. “Soy de los que durante las filmaciones respetan las indicaciones. Si me das tres páginas con info, números de escena y todo eso… ¡genial, lo hago! Pero también me levanto temprano, salgo a correr, pongo todas mis energías en actividades para mantener el balance de mi vida. Yo sé cómo lograr el equilibro”.

– ¿Cómo esperás que reaccione el público frente a tu nueva película?
–Se sentirá sorprendido e intrigado por las elecciones que hace el Capitán América,y tomará partido por él. Ponerse del lado de mi personaje, el heroico Tony Stark, ya es algo familiar. Pero en esta ocasión, Tony complica las cosas, a pesar de que su corazón siempre está en el sitio correcto.
Buenos vs. Buenos
“Cada personaje en esta película tiene una voz propia. Además, gran parte del material posee un trasfondo político que refleja cuestiones del mundo real, lo que le da una mayor proximidad con el público”, manifiesta Anthony Russo, uno de los directores de Capitán América: Civil War, el nuevo filme protagonizado por los superhéroes de Marvel. Tony Stark, interpretado por Robert Downey Jr., en un sorprendente cambio de postura, concuerda con los gobiernos del mundo en que Los Vengadores deberían regular su accionar. Su posición lo enfrenta al Capitán América, pero su conflicto personal se extiende más allá y toma un rumbo mucho más peligroso de lo que cualquiera de los dos podría haber anticipado o imaginado. Por otro lado, aunque Rogers y Stark no sienten mucho afecto entre sí, esa actitud no se traslada a la vida real. “Chris Evans es perfecto para interpretar al Capitán América. Se para allí, dice la verdad y luego gana por paliza. Aprendo mucho junto a Chris”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte