Reflexión


Más simple es mejor


Por Dolores Gallo.


Más simple es mejor
El éxito es una actitud más que un resultado. En gran medida, depende de simplificar las cosas. Richard Gerver, escritor y educador inglés, opina que para alcanzar las metas hay que pensar como niños.

Recuerdo cuando algo tan banal como pedir un café resultaba tremendamente sencillo”, dice Richard Gerver. La tarea ya no es tan fácil. Que si lo preferimos suave, medio, intenso. ¿Grano tostado? Espresso, capuccino, café con leche, lágrima, mocca…  Hasta para pedir un cortado hace falta ser un experto sibarita. 

En su más reciente libro, Simple Thinking, el reconocido escritor y educador inglés asegura que nacemos simples e instintivos, pero que, luego, nos envuelve un mundo complejo y de ritmo trepidante, que termina confundiéndonos y alejándonos de nuestro proprio potencial. “Necesitamos dar un paso atrás y volver a ver las cosas con una mirada más sencilla”, asegura.

– ¿Cómo se te ocurrió escribir sobre el pensamiento simple?
–Durante los últimos diez años, desde que dejé mi carrera como director de escuela, tuve la oportunidad de trabajar con personas y organizaciones muy exitosas de distintos sectores, desde deportes olímpicos y paralímpicos, a músicos y empresas de las más dinámicas del mundo. Lo que más me llamó la atención fue ver cómo aplican la simplicidad a sus acciones y procesos diarios. Me recordaban a los niños pequeños, que confían en sus instintos, son curiosos y asumen riesgos. Como resultado, quise compartir mi experiencia para ayudar a personas y empresas a despojarse de sus maneras de pensar y de los comportamientos complejos, para que puedan alcanzar sus sueños y ambiciones. 

– ¿Por qué es tan importante pensar de esta manera?
–A medida que nos hacemos más grandes, tendemos a pensar que lo simple no puede ser correcto. Por lo tanto, solemos complicar por demás los distintos aspectos de nuestras vidas. Y lo más grave de todo esto es que puede resultar un obstáculo para alcanzar nuestro potencial, y, en última instancia, el éxito.

– ¿A qué te referís cuando hablás de “desorden metafórico”? 
–A perder la capacidad de confiar en nuestros instintos, permitiendo que las distracciones interfieran en nuestros objetivos, ambiciones y aspiraciones. Nos obsesionamos con no fracasar, y terminamos haciendo lo que otras personas quieren y esperan de nosotros. Limitamos nuestras creencias, basándonos en lo que nos dicen que es lógico o de sentido común. Finalmente, pasamos la mayor parte de nuestra vida adulta siendo más reactivos que proactivos.

– ¿Podrías compartir un ejemplo que explique el pensamiento simple?
–El legendario manager del equipo de fútbol inglés Manchester United, Sir Alex Ferguson, logró unificar a su equipo y a todo el personal con una visión clara y simple. No utilizó lenguaje complicado o psicología de alto nivel, sino imágenes para simbolizar su visión. Trató a todos y a cada uno de los miembros del club por igual, desde los encargados de mantenimiento y limpieza hasta el futbolista estrella. De esa manera, subrayó constantemente la importancia del trabajo en equipo y de los valores compartidos.

– ¿Alguien que lleve una vida simple?
–Existen muchos casos. Una de mis historias favoritas es cómo JayZ se convirtió en una gran estrella. Sabía que, para triunfar, necesitaba tener el control de su propio futuro. Asumió riesgos, demostró una gran resiliencia cuando se encontró con la adversidad y nunca estuvo motivado por el dinero, sino por lo que él podía ofrecerle al mundo con su talento. La historia es fascinante e inspiradora: cómo pasó de tocar su música en las calles de Nueva York a convertirse en una de las más grandes estrellas del pop.

– ¿Cómo nos afecta la complejidad?
–Para mí, todo se reduce a tener confianza en nosotros mismos, en nuestros instintos y en nuestras relaciones. Muchos dedicamos demasiado tiempo a mirar los obstáculos que podrían impedirnos alcanzar nuestras ambiciones, en vez de tener fe en los atributos y actitudes que pueden ayudarnos a lograr más cosas en nuestras vidas.

– ¿Por qué tendemos a ser complicados? ¿Nacemos o nos hacemos así?
–Nacemos “simples”, siendo unas máquinas de aprendizaje increíbles. Muchas personas logramos más cosas en los primeros cinco años de nuestras vidas que en cualquier otro momento posterior. Aprendemos, por ejemplo, a caminar y a hablar, a entender el lenguaje del cuerpo, las expresiones faciales o la entonación de la voz. ¿Por qué? Porque somos extremadamente curiosos, desconocemos que equivocarse es malo y no nos preocupa lo que los demás piensen de nosotros. Al crecer, dejamos que muchas influencias externas anulen esa habilidad tan mágica y natural, y nos corran del camino de lo que podríamos haber sido….

– ¿Qué deberíamos aprender los adultos de los niños?
–A nunca dejar de sentir curiosidad, a ser más positivos sobre nuestros errores, ¡y a confiar en nuestros instintos!

 – ¿Simplicidad es igual a éxito?
–Pensemos en Steve Jobs. Su genialidad radicó en tomar la tecnología, que se había convertido en algo demasiado complejo y confuso para la mayoría de nosotros, y simplificarla de vuelta. De manera tal que, por ejemplo, la música digital dejó de tratarse en decibeles para pasar a hablar sobre cuántas canciones podíamos llevar en los bolsillos. Simplicidad no significa “fácil”, sino que al quitar el “ruido”, podemos entender más las cosas y actuar mejor.

– ¿Tenemos una percepción equivocada del éxito?
–Creemos que este se mide con la riqueza material o la fama. Pero confundimos éxito con estatus, que es un juicio que hacen otros de nuestros logros. El éxito, en realidad, se trata de aprender a vivir tu vida de una manera que te haga feliz y te sientas valioso. Una de las grandes ironías de la gente realmente exitosa es que nunca se sienten como si hubieran conseguido todo lo que se proponían, ya que los mueve siempre la curiosidad y el deseo de seguir desarrollándose. El éxito, por tanto, se trata de una actitud y no de un resultado.

–Vivimos más, pero ¿vivimos mejor?
–Esta es una pregunta en la que todos deberíamos reflexionar. Si nos pasamos la mayor parte de nuestras vidas sintiendo que somos reactivos en lugar de proactivos, probablemente no vivamos mejor.

– ¿Cuál es el objetivo que plantea en  su libro Simple Thinking?
–Motivar a los lectores a pensar, inspirarlos para que sean conscientes de que el éxito no tiene que ser complicado. Que debemos ser más proactivos, que todos podemos obtener más de la vida. En última instancia, busco darles ánimo de que las cosas no tienen por qué ser tan difíciles.

– ¿Algún consejo para adoptar en nuestra cotidianidad?
–Tomarnos un rato de cada día para pensar como un niño de cinco años. ¡Y confiar más en nuestros instintos!
Quién es Richard Gerver
Reconocido escritor, conferencista inglés y una de las personas más influyentes en el ámbito educativo. Gerver saltó a la fama cuando, como director, consiguió convertir a la escuela Grange Primary School de Londres en uno de los centros más innovadores del Planeta. Desde entonces, da charlas alrededor del mundo y fue asesor del gobierno del Reino Unido. Es autor de Crear hoy la escuela de mañana y El cambio. Simple Thinking es su tercera obra.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte