Ecología


Un oasis en el cemento


Por Victoria Reynal.


Un oasis en el cemento
Techos verdes: una buena manera de ayudar a resolver algunos de los problemas de las grandes ciudades.

La mayor parte de los gases de efecto invernadero es provocada en las ciudades donde vive más de la mitad de la población mundial y donde se generan, además, diversos problemas ambientales. En forma lenta pero segura, las ciudades están barajando soluciones posibles para ese mal. Una de ellas son los techos “vivos”, que sirven para sumar espacios verdes, reducir el consumo de energía en los edificios, mejorar la calidad del aire, absorber agua de lluvia y fomentar la biodiversidad, entre otros beneficios.

En Rosario, por ejemplo, desde el 2007 hay un programa municipal que, principalmente a través de la difusión y la capacitación, promueve que se instalen cada vez más estos sistemas. Ignacio Zapata, de la ONG STS Rosario, comenta: “Hay muchos más techos de lo que la gente piensa, y muy variados... desde emprendimientos inmobiliarios muy grandes que por sí solos ya suman varios miles de m2 hasta pequeñas experiencias de autoconstrucción. La gran mayoría no son visibles desde la calle, por lo que uno no se entera que existen. –Y agrega–: Hay obras muy transitadas, como las terrazas de algunos baños públicos (por ejemplo en el Parque a la Bandera frente al Monumento) cubiertas con vegetación”.

En la ciudad de Buenos Aires también existe un programa municipal, y, de acuerdo con la Ley 4428, quienes instalan un techo verde en su edificio tienen acceso a descuentos en sus impuestos. Su modelo insignia es el de la escuela N.º 6 French y Beruti. “Si bien en nuestro país hay leyes que están comenzando a implementarse, queda mucho por recorrer, por hacer. ¡Aún estamos bien verdes! –Advierten Aleja Isa y Andrés Rogers, de la consultora Wulcon Energy–. Hay pocas empresas dedicadas a este tipo de soluciones y muchísima superficie por cubrir”.
 
Y según parece, también la Casa Rosada lucirá “un techo verde”, ya que donde antes estaba el famoso helipuerto, ProHuerta armará en breve una huerta. Esta utilizará el sistema hidropónico (con las raíces recibiendo agua y minerales) y de allí se cosecharán verduras orgánicas para abastecer al comedor de la sede de gobierno. ¿Será un ejemplo viable para replicar en otros edificios? ¿Qué puntos habrá que tener en cuenta? Pronto lo sabremos.
A cada problema, una solución
Los jardines de Babilonia son los más emblemáticos. Aunque también los vikingos recurrían a estos métodos porque ayudaban a mantener los hogares templados, aislándolos del frío. Pero fue en Alemania donde nacieron estos sistemas actuales. En la década de los ochenta, el mercado creció y para ello fue fundamental el impulso del Estado a través de incentivos financieros. Desde Alemania, la práctica de cubrir techos con vegetación se fue expandiendo a todo el mundo, impulsada por la necesidad de atacar la crisis ambiental que vivimos.

Si bien esta técnica no es salvadora, hay diferentes problemáticas ambientales que pueden mitigar. Juan Bautista Filgueira, de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, comenta que estos mejoran el aislamiento térmico de los edificios lo que reduce  el consumo energético y las emisiones finales de CO2. “También disminuyen la velocidad de escorrentía de las aguas de lluvia, retrasan así su llegada a la red y la retienen dentro de su estructura, lo que aminora el riesgo de inundaciones –comenta y agrega–: Hay que tener en cuenta que también moderan el efecto isla de calor, ya que disminuyen la temperatura de los techos, filtran el polvo y la contaminación. Esto mejora la calidad de aire de las ciudades. Y por último, representan un nuevo hábitat para especies nativas y migratorias (aves e insectos)”. Por su parte, Daniel Cúculo, de viveros Cúculo, explica: “Además, funcionan como una ‘pantalla sonora’ que retiene los sonidos del medioambiente y crea espacios más silenciosos”.

Hay dos tipos de techos verdes: los intensivos y los extensivos. Los primeros son aquellos que requieren de un mayor trabajo de mantenimiento y que tienen un sustrato (generalmente tierra) de más profundidad. Esto los vuelve más pesados, lo que hace que no cualquier edificación los pueda soportar. Los extensivos requieren menos mantenimiento, tienen sustratos más chicos, son menos accesibles y livianos. Y son más fáciles de instalar, pero siempre hay que hacerlo de la mano de un experto.
Mirando al futuro
Ignacio Zapata considera que la movida de los ecotechos será furor en el futuro. “Por un lado, porque tanto profesionales como usuarios y proveedores de materiales y mano de obra van conociendo las técnicas y se van animando a implementarlas. Por el otro, porque el cuidado del medioambiente se está poniendo de moda, y poner estas terrazas es una manera muy contundente y marketinera de mostrar una cara ‘ecológica’”. Para que su crecimiento sea sostenido, es fundamental el impulso dado por el Estado. “Lo ideal es que se den a nivel municipal, ya que las condiciones climáticas varían mucho de una región a otra del país, y no siempre es una buena solución constructiva una terraza verde (por ejemplo, en climas muy secos), por lo que deberían analizarse mejor los casos a nivel local antes de promoverlas o no”. Tanto Aleja como Andrés nos alientan: “¡Anímense a estar mejor! Vivir un espacio así es una linda experiencia que te reconecta con la naturaleza y mejora la calidad de vida”.
Lo que se debe tener en cuenta al armar un techo verde
• Una membrana impermeable que impida el paso de humedad hacia el interior de la estructura del edificio. 
• Una barrera antiraíces, que controle el paso de raíces que pudieran perforar la capa protectora impermeable. 
• Un sistema de drenaje, que facilite el escurrimiento del agua sobrante hacia los desagües.
• Una capa de filtración, que contenga el sustrato y proteja el drenaje de la presión ejercida por las capas superiores, impidiendo también el filtrado de materia orgánica lixiviada.
• Un medio de crecimiento o sustrato, que brinda soporte físico a la vegetación y proporcione los nutrientes, el agua y el oxígeno necesarios para su desarrollo.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte