INVESTIGACIÓN


Nunca es tarde


Por gustina Tanoira.


Mucho más que una cuestión cronológica, envejecer está más vinculado al entusiasmo y la capacidad de tener proyectos de lo que se cree. En un mundo en el que la tecnología y los conocimientos permitirán superar la centena, reorientar la vida es clave para hacerlo saludablemente. 

“El hombre que vivirá mil años ya nació”
, aseguró recientemente Aubrey de Grey, un biólogo de la Universidad de Cambridge especia lista en envejecimiento. Según él, no hay nada extraordinario en vivir mil años, ya que en la actualidad existen la tecnología y los conocimientos para lograr extender la vida humana por siglos y siglos. Aunque esto pueda sonar como el guión de una película de ciencia ficción, traspasar los cien años por lo menos ya no es noticia. En Japón hay más de 50.000 personas centenarias y existen proyecciones que determinan que para mediados de este siglo habrá seis millones de personas en el mundo con más de 100 años. “Lo mejor es que la actual generación de personas mayores está demostrando que el paso del tiempo ya no es una excusa para ‘colgar los botines’ o jubilarnos de la vida”, afirma la doctora Graciela Zarebski, directora de la licenciatura en Gerontología, especialización y maestría en Psicogerontología de la Universidad Maimónides, y autora de varios libros sobre la temática. 
Efraín Wachs tiene 91 años y tres medallas de oro en campeonatos de atletismo. Su sueño es ganar su quinto campeonato mundial a los 100 años.
Y ejemplos de personas que siguen entusiastas y positivas abundan. ¿Uno de ellos? Zulma Blanco, una eximia esquiadora que hace poco más de un mes fue noticia cuando a los 92 años participó en la décima edición de la Carrera de la Historia que conmemora ese deporte en el sur argentino. Los medios se hicieron eco de la noticia, además de advertir el impacto que tuvo la publicidad de una empresa de banda ancha con la consagratoria actuación de Raquel Luisa Fernández. Ella, a los 91 años, interpreta a una abuela que intenta navegar las enredadas aguas de la Web. “Uno mira a esas personas y piensa: ‘¡Qué increíble lo que logró’!”, explica la licenciada Malvina Brizi, psicóloga y editora de PsicologiaZen.com.ar. “Solemos pensar que esas personas tienen un gen mágico que les abre las puertas a experiencias extraordinarias en la vida”. ¿Es así o simplemente se trata de personas que se animan a hacer lo que las apasiona sin dejarse amedrentar por la edad?


Según pasan los años   

El paso del tiempo hace que el organismo sufra una disminución tanto en la complejidad de los mecanismos de regulación biológica como en su capacidad de adaptación al estrés y de reparación del desgaste. En síntesis, se fragiliza. Pero la pregunta es por qué, si esto nos condiciona a todos por igual, algunos envejecen llenos de vitalidad y otros no. 

“La respuesta ya está suficientemente corroborada en las investigaciones recientes: el ser humano no consiste solo en su organismo, sino que es un ser complejo biopsico-social-espiritual, y si la complejidad biológica disminuye para todos, lo que hace la diferencia es la capacidad que tienen algunos de mantener esa rica complejidad en todos los órdenes”, explica Zarebski. “Esto es lo que yo llamo ‘unYoComplejo’. Si la persona se mantiene estimulada, activa y renovada en el sentido de su vida y sus redes de apoyo, esto tendrá un efecto enriquecedor de las redes internas biológicas, además de las emocionales y cognitivas”.

A los 92 años Zulma Blanco emocionó al público al participar de la Carrera de la Historia, en el cerro Catedral. Ídola.
Y agrega que no tiene sentido quedarse con los brazos cruzados cuando es posible anticiparse y asumir a tiempo los cambios que queremos para nuestro futuro. “Preguntarse por la vejez remite a una reflexión que requiere mucho coraje”, sigue. “¿Cómo estoy viviendo ahora? ¿Qué relación tengo con mi cuerpo? ¿Cómo me vinculo con los demás? ¿Qué estoy haciendo por mi propio crecimiento?”. La experiencia demuestra que hay muchas formas de responder a esas preguntas, pero podría sintetizarse en una sola palabra: proyectos. Están los que se ponen a estudiar fotografía, los que se anotan en cursos de computación, los que se proponen terminar sus estudios y los que siguen apostando con pasión a aquello que consideran el sentido de sus vida.


Cumplir los sueños   

Proyectos, de eso se trata, y estudiar parece ser una buena alternativa. De acuerdo con el último censo, realizado en 2011, en la Universidad de Buenos Aires (UBA) cada vez hay menos “estudiantes post-adolescentes” y más “estudiantes senior”. En el nivel de la facultad, hay cerca de 300.000 estudiantes mayores de 30 años y se estima que en los últimos diez años, esa población aumentó un 60%. Las carreras con más alto promedio de edad son Filosofía y Letras y, por lo general, en este grupo predominan las mujeres. Le siguen Psicología, Derecho y Ciencias Sociales. En muchos casos se trata de personas que se deciden a inscribirse cuando su situación económica les permite dedicarles tiempo a los estudios, y también están los que en un momento de su vida pueden darse el lujo de estudiar una segunda carrera por placer. 

La computadora es otro de los grandes desafíos que muchos adultos mayores se animan a enfrentar. Existen cantidad de programas que invitan a los “mayores” a hacer un primer acercamiento a la nuevas tecnologías e integrarse a las dinámicas de la sociedad actual es clave para acortar la brecha intergeneracional. La idea es perderle el miedo a la computadora y aprender sus usos básicos: buscar información en Internet, usar el correo electrónico, el chat y hacer trámites on-line.

La abuela Raquel Luisa Fernández conquistó al público con sus humoradas tecno. Hace tres años que es actriz.
Nunca es tarde para hacer el clic y esa es la gran apuesta que convoca a Raquel Luisa Fernández a ponerle el cuerpo a la intrépida abuela Haydée. Lo increíble es que su propia historia también tiene que ver con cumplir sueños postergados. En un artículo publicado recientemente, cuenta que empezó a estudiar actuación cuando falleció su madre, pero solo hace tres años que es actriz profesional y ya tiene tres películas en su haber El día que no nací; Igualita a mí junto a Adrián Suar y La guerra del cerdo con Víctor Laplace. 

¿Qué la mantiene activa cuando no está filmando? Cocinar, cuidar las plantas, salir con amigas, jugar al scrabble y presentarse en cuanto casting aparezca. También la directora de cine María Luisa Bemberg se animó a empezar un proyecto en un momento de la vida en el que muchas mujeres estaban pensado en jubilarse y dedicarse a los nietos. Tenía 59 años cuando, luego de pasar por el Actor’s Studio y la enseñanza de Lee Strasberg, se aventuró a filmar su primera película, Momentos, y marcó un antes y un después en la historia del cine argentino. 


Con esfuerzo   

“Muchos de los que llegan a mi consultorio por estos temas son profesionales que están en sus 50 y pico y sienten que les quedan pocos años antes de jubilarse; y aunque les gustaría encarar cambios de proyectos laborales o vocacionales, no se animan o no saben cómo”, explica la licenciada Brizi. “Se enfrentan con muchos miedos y por eso buscan ayuda”. Los miedos, el sentimiento de haber desperdiciado el tiempo por no haber encontrado una vocación y la sensación de que “se les va pasando la vida” generan un gran sentimiento de angustia que puede superarse cuando se logran eliminar las creencias negativas y se plantean metas para el futuro, cuenta la especialista. “Ser positivo es clave cuando aparecen las dificultades frente a un nuevo proyecto. Es necesario saber ver las oportunidades, para reírse de los fracasos y aprender”, sigue Brizi. 

La doctora Zarebski coincide: “Algo que está a la orden del día y lleva a varios equipos científicos a emprender investigaciones al respecto es el efecto de las emociones positivas sobre la calidad de vida en el envejecer, desde la comprobación de que ayudan a superar el estrés y generar bienestar emocional y físico”. El atleta Efraín Wachs es un muy buen ejemplo de ello. En el video de Tex x Tucumán este rosarino de nacimiento, tucumano por elección y contador de profesión revela que el entusiasmo, la alegría y las satisfacciones son clave para mantenerse vital y lleno de proyectos a los 92 años. Con tres medallas de oro, tiene el sueño de ganar su quinto campeonato mundial a los 100. Efraín revela que esos son sus proyectos “por ahora. Después veremos”. ¿Su mejor consejo? Hacer el esfuerzo. “Todo se logra con sacrificio, tanto en al atletismo como en la vida. Hay que hacer esfuerzos. Ponerse metas y con sacrificio conseguir los resultados”, termina. 


Ides Kihlen 

Hija de un padre sueco y una madre suiza, nació en 1917 en el suelo santafecino. De chiquita decidió que iba a ser pintora, así que recién cumplidos los 14 años, se inscribió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y, un poco más tarde, en el Conservatorio Nacional. Actualmente, a los 95 años, Ides Kihlen sigue pintando y tocando el piano, todos los días, como si fuera una niña. Lo curioso es que, a pesar de pasar toda la vida pintando, fue recién a los 85 años cuando el éxito se infiltró a través de una puerta entreabierta. Sucedió en 1999, cuando un galerista fue a su casa a tasar un cuadro de un artista ruso y detrás de una puerta entornada percibió unos lienzos que le llamaron la atención. Al enterarse de que eran de la dueña de casa, no dudó en invitarla a participar de ArteBA y a partir de ahí se hizo famosa. Cuenta que no se arrepiente de no haber mostrado antes sus cuadros porque le bastaba con el reconocimiento de sus maestros Vicente Puig y Kenneth Kemble.“Estaba cómoda pintando, no quería ser una artista”, confiesa, y afirma que cuando piensa en el futuro se imagina a sí misma pintando. 


¿Envejecimiento? ¿Qué envejecimiento?  

De acuerdo con un artículo de Romuald Lepers y Thomas Cattagni, investigadores del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica, de Francia, publicado en la revista Age, contrariamente a lo que podría pensarse, la baja del rendimiento no se da inexorablemente con la edad. Su estudio demuestra que el límite del rendimiento físico en los mayores de 60 años parece estar más lejos de lo que se pensaba hasta ahora. A esta categoría de atletas que cada vez son más y que practican deportes con asiduidad se los conoce como master athletes y hay estudios que demuestran que son mucho más saludables en cualquier categoría donde se los mida. 

También las neuronas parecen poner en jaque al paso de los años. De hecho, las neurociencias el conjunto de disciplinas científicas que estudian el cerebro confirman que es posible seguir aprendiendo y ser creativos hasta el último día de nuestra vida. Así lo explica el biólogo Estanislao Bachrach en su libro Ágilmente. “La gente mayor está cada vez más en condiciones de aptitud física y psicológica no solo para re-crearse y seguir aprendiendo, sino también para aportar a la sociedad su memoria, su creatividad, su solidaridad”, confirma la doctora Graciela Zarebski. 


Vivir mil años 

En palabras del biólogo Aubrey de Grey: “El envejecimiento es un mal que mata a la gente y que, por lo tanto, es necesario solucionar". Desde su centro de investigaciones, Strategies for Engineered Negligible Senescence (SENS), trabaja para reparar el daño molecular y celular que existe en el cuerpo humano, para así lograr una mayor expectativa de vida. ¿Su propuesta? Reparar los tejidos para rejuvenecer el cuerpo. “Este enfoque del mantenimiento puede alargar la vida de los individuos muy pronto, aunque quizá también sea dentro de cien años afirma. Pero por los conocimientos que tenemos podría producirse perfectamente en apenas unas décadas. Estamosmuy cerca de hallar tratamientos para reparar las células y esto puede evitar mucho sufrimiento”


Mujeres 

La perdida de la juventud, de la capacidad procreativa, juega un papel central en la vida de las mujeres. Bien visto, esto también es el comienzo de una época donde hay menos exigencias y más posibilidades de reorientar sus vidas. Entre los 40 y 60 años las mujeres viven una etapa que se ha dado en denominar “maduritud”, un neologismo que no figura en el diccionario de la Real Academia Española pero que expresa cabalmente la etapa de transición entre la juventud y la madurez. 

Un estudio encargado por Kimberly Clark para su producto Poise, que se llevó a cabo entre mujeres de 40 a 60 años de varios países, como la Argentina, Colombia, Costa Rica y Chile, reveló que el 68% de ellas, que se encuentran en el período de pre o post-menopausia, consideran que es un momento ideal para empezar nuevos proyectos. El 83% se sienten activas, con ganas de hacer cosas y no quedarse en casa. El estudio también indica que el 78% de estas mujeres entienden que la etapa que están viviendo tiene más aspectos positivos que negativos.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte