ENTREVISTA


“Soy pasional & exagerada”


Por Diego Oscar Ramos.


“Soy pasional & exagerada”

Radicada en México, donde es parte de la banda de Julieta Venegas, Sol Pereyra editó su segundo disco solista, bautizado Comunmixta. Aquí, la artista argentina habla de sus raíces mendocinas y cordobesas, de los temas que la inspiran, de su espíritu lúdico y de su amor por la música y la actuación.

Será seguramente esa sonrisa enorme, que ocupa una buena parte de ese rostro por el que es imposible no sentirse atraído. O será un espíritu lúdico que parece tan natural como su belleza nada exótica. Sea lo que fuere, hasta cuando construye canciones críticas de lo que considera algunas malas costumbres sociales, Sol Pereyra les pone una cuota de juego que parece central en su arte. Y quien aún no conozca a esta compositora argentina radicada en México e incorporada a la banda de la popular artista mexicana Julieta Venegas, puede admirar su talento integral en las doce canciones que mezclan pop, rock, hip hop y reggae en Comunmixta, su segundo disco solista, luego de casi una década como parte del grupo cordobés Los Cocineros. 

Ayudada por el productor mexicano Silvano Zetina, Sol compuso un álbum plagado de ironía, humor y ternura, que puede conducirla, con paso firme, a convertirse en referente continental del pop indie inteligente y sensible. Por algo, Venegas la invitó a formar parte de su grupo. Tan cómoda se sintió Sol que hasta terminó decidiendo vivir en México y desarrollar desde allí una carrera solista que tuvo un paso previo en Bla, Bla, Bla, una placa tal vez más sentimental, donde el amor y los desamores fueron la temática central. En cambio, Comunmixta muestra a la cantante, compositora, actriz y escritora en una trama que incluye tanto relatos cotidianos como visiones políticas o sociales, indagando en lo complejos que somos los seres humanos, algo que nos vuelve tan contradictorios como interesantes. 

“Me río de mis cruces, de mis mezclas, de los deseos e ideas encontradas en uno mismo y de cómo convivimos con eso”, deslizó en varias oportunidades al presentar esta placa llena de letras con ingenio e irreverencia.

–¿Cuál fue tu primera percepción de la música como algo importante en tu vida?
–Desde chica sentí mucha atracción por la música, fue como un enamoramiento. El valor que tiene y ha tenido para mí es que me hace sentir bien. Y me abre la cabeza y el corazón para miles de direcciones; es como un espacio sin fronteras con el que conocí un montón de mundos. Me gusta porque siento que se rompen límites. 

–¿Cómo es tu momento de escuchar música o cuando componés? 
–Cuando escucho música, escucho eso: la música. La letra me puede llegar a entrar un año después, veinte o nunca. Es raro, porque escribo letras y me gusta mucho la escritura, pero no es lo que protagoniza mi escucha. En mis canciones, a veces armo historias o juego con las palabras, me gusta hablar de cosas sencillas, poner lo chiquito bajo la lupa y darme cuenta de que en lo chiquito es donde más coincidimos todos: lo más básico del ser humano es universal. 

–Sigo con la composición: ¿tenés una fórmula o un modus operandi para crear?
–Soy muy visceral y trato de hacer las cosas a lo bestia, como me salen. No solo para mostrarle a la gente algo, sino para que las canciones me muestren algo a mí. Lo que pienso de todo sale en bruto. Trato de no poner filtros y darle rienda suelta a lo espontáneo. En lo creativo me gusta sentir que estoy jugando, como cuando era chica y mi mamá se iba a dormir la siesta: yo sabía que ella se levantaba asustada sabiendo que iba a encontrar cosas quemadas o hechas un desastre, pero yo estaba feliz. Me gusta componer así: con el riesgo del desastre, pero pasándolo bien. No me identifico con el compositor tortuoso esperando la inspiración y sufriendo porque no le sale. A veces, también sufro porque no me sale todo fácil, pero mejor es hacer mucho, porque algo bueno tiene que aparecer. Con esa idea me calmo.

–¿Qué cambios más notables hay entre trabajar en la órbita de un grupo y con tu propio nombre?
–A veces me siento sola, a veces me siento feliz y aliviada. Hoy tengo mis aliados para trabajar; entonces, tampoco estoy sola, pero el hecho de que el proyecto se llame como uno está bueno… y es raro. Siempre estoy tentada de llamarme “Los... cualquier cosa”, como para sentirme más segura, pero no está nada mal esta nueva etapa. Siento que estoy creciendo mucho y lo paso muy bien. He tocado en varios países. Nunca pensé que podía tocarle mis canciones a gente de otros lados y que les gusten. Eso me pone muy feliz. Creo que mi proyecto avanza poco a poco en varias direcciones que siempre me sorprenden.

–¿Hacia qué sonidos nuevos te llevó el productor mexicano Silvano Zetina?
–Con Silvano empecé a escuchar otros estilos. Estuvo bueno porque como productor no solo me propuso escuchar nueva música, sino tocarla. Me metí un poco más en el mundo de la electrónica, del jazz y conocí más sobre rock mexicano. De alguna manera, todo eso se mete en mi música, aunque nada suene directamente a eso; pero está, es parte de mi entrenamiento musical. Aprendí muchísimo de música y además me enseñó muchas cosas sobre producción, como para que también entendiera el lenguaje, pudiera grabar, editar, mezclar. Ha estado bueno porque ha sido la manera de hacer equipo y hablar más o menos el mismo idioma: “cordomex”.

–¿Qué descubriste de vos misma al radicarte en México?
–La verdad es que siento que soy igual aquí y allá. Quizá por el ritmo de vida me pongo más exigente con todo lo que tiene que ver con la música, estoy concentrada en eso la mayor parte del tiempo. Lo que si afloró un poco más es que, a veces, me encierro en mi casa, llena de juguetes, música y mi perro, y me quedo totalmente sumergida en mi mundo. Pero tal vez sea un poco un acto de defensa de estar en un lugar tan grande. 

–¿Y qué es lo que más aprendiste con Julieta Venegas?
–No solo aprendo musicalmente, sino en lo humano. Con Julieta vivo como en una gran familia. Aprendo del entrenamiento que nos da la gira, viajando, conviviendo, tocando casi a diario. A veces te levantás y no tenés idea de dónde estás, se pierden nociones de cosas que tienen que ver con la realidad, porque no hay rutina, todo es armar y desarmar rápidamente. A mí, que siempre he necesitado tener un poco de estabilidad, me resulta un desafío increíble, aunque también algo agotador.

–Dijiste en alguna entrevista y en Twitter que te sentías contenta por tocar antes de Los Auténticos Decadentes, una banda legendaria en el arte de combinar humor, ritmo y cierta descripción de costumbres sociales
–Me pone contenta porque me siento completamente identificada con lo que hacen, porque adoro su música. Me encanta no saber en qué momento aprendí un montón de sus letras. Manejan algo tan fuerte del inconsciente colectivo que un día cantás sus canciones casi como si fueran tuyas. Y me gusta que sean alegres, pasármelo bien, cantar fuerte y bailar. Es una banda que me hace bien.

Tierras de origen 

–¿Qué sentís que quedó en tu identidad de tu infancia en Mendoza?
–En Mendoza entré en contacto con todo lo que me define hoy, el teatro y la música. Fueron los primeros pasos, los primeros aprendizajes. Me gustó empezar ahí porque Mendoza es muy conservadora y la contracara cultural es un montón de gente osada y atrevida que no para de proponer con fuerza y creatividad; me quedé con ese sello como influencia.

–Sin embargo, mucha gente te identifica como cordobesa... 
–Me siento cordobesa, toda la familia por parte de mi mamá es de ahí. Y siento que tengo mucho más que ver con Córdoba que con Mendoza. Llegué a Córdoba a los 12 años y entré a un colegio increíble, el Garzón Agulla, público, mixto, donde hacía natación, iba al teatro y estaba metidísima en el centro de estudiantes. Esa escuela me abrió aún más la cabeza. Ahí mismo conocí a la gente con la que más tarde formé mi grupo de teatro La Negra y el grupo de música Los Cocineros. Esa escuela fue un ensayo de todo lo que iba a reafirmar más tarde. 

–¿Y la Sol actriz ayudó a la cantante con esos saberes?
–Sí. En la música siempre fui muy tímida y tener el entrenamiento del escenario actoral me ayuda a pararme y plantarme con fuerza arriba del escenario. Cuando subo, si bien soy yo, me siento un poco un personaje y eso me libera más. 

–¿Como dramaturga y escritora te proyectás trabajando con continuidad y en paralelo a tu carrera como música?
 –He tenido etapas en las que pude hacer las dos cosas y otras en las que no. Ahora estoy trabajando tanto en la música que siento que no tengo tiempo y espacio para otra cosa, pero sé que en algún momento voy a volver a esa faceta también. Por ahora tengo muchos borradores.

–Tu disco contiene una mirada crítica sin timidez, en temas como “Clase media”. ¿Qué querés dejar como mensaje esencial?
–Más que mensaje, creo que con esa canción pretendo compartir mi enojo con algunas cosas que tienen que ver con el mundo al que pertenezco y del que reniego. Es como decir: “Muchachos, hagámonos cargo de que esta clase es bastante mediocre, habla mucho, hace poco y estaría bueno pensar y hacer las cosas con un espíritu más colectivo y constructivo”. Me molesta que la gente se queje solo por fracciones, donde salgo si me afecta, pero no si le afecta al de enfrente. Me da la sensación de que los análisis son pequeños, egoístas. Y muchas veces poco constructivos.

–¿Cómo vivís desde México la realidad argentina actual?
–Es raro, trato de estar informada, pregunto a mi gente más cercana, a aquellos con los que más confianza tengo. Pero es raro opinar no viviendo ahí. Las últimas veces que estuve me dolió sentir la cosa tan polarizada y tan crispada, con gente esperando que digas “A” para decirte que sos tal o cual cosa. Me parece que el espacio de reflexión nos permite crecer. Básicamente, me da mucha tristeza que tengamos tan incorporado nuestro Boca-River en aspectos sociales y políticos.

–En una gacetilla de prensa de tu sello te describen así: “Sol deja ver su sello personal con toques de ironía y sarcasmo, como su manera de asumirse a sí misma: contradictoria, ridícula e irreverente”. ¿En qué te identifican esas características?
–Soy un poco así, pasional y exagerada, todo lo vivo y lo siento a lo grande; si no me tomo con humor, me interno.

–¿Y sentís que es posible trabajar con la música sin aportar una cuota de juego?
–Para mí no. Si no hay juego, me aburro. Y si me aburro, no funciono.

Historia 

Sol Pereyra nació en Mendoza, se crió en Córdoba desde pequeña y allí fundó en 2001 el exitoso grupo Los Cocineros, con el que grabó siete discos y se desempeñó como compositora, cantante e instrumentista (trompeta, guitarra, cuatro venezolano, ukelele y percusión). En 2008 inició su camino solista al tiempo que se radicaba en México, donde participó en el disco Unplugged MTV de Julieta Venegas como multiinstrumentista. Desde ese momento se sumó a la banda de la artista mexicana, con quien sigue tocando por todo el mundo. A mediados del 2009 editó su primer como solista, llamado Bla, Bla, Bla, con el cual giró por la Argentina, Brasil y México. Actualmente presenta Comunmixta, su segundo disco. 

En teatro integró en Córdoba el grupo La Negra (1997-2006) en el que se desempeñó como actriz, autora y directora. Y en 2009 se incorporó como directora en México al grupo de teatro Los nacidos del huevo.

Novedad 

El disco abre con el tema que le dio nombre y primer single, “Comunmixta”, que describe las contradicciones que tenemos las personas. El video de este tema fue grabado en las calles de Amatlán, un pueblo de México, y contó con la dirección de Martín Ferreyra. En “Clase media”, una crítica explícita e irónica a esta clase social, se destaca su mirada política e ideológica. “Fue escrito en uno de los tantos momentos que la clase media argentina tiene para inspirarme, la crisis del bolsillo que vivimos con frecuencia y cómo en ese momento deciden tomar la calle creyendo que van a hacer una revolución”, señala Sol. Comunmixta también incluye una versión de la popular canción “Lanza perfume”, de la brasileña Rita Lee, y se completa con canciones como “Amorcito”, “Final”, “Gusano y mariposa”, “Hilo de Sol” y “Fuera de mi camino”.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte