ACTUALIDAD


La movida del verano


Por Daniela Calabró.


La movida del verano
Los destinos más elegidos, los paradores de moda, las tendencias para lucir a tono y todo lo que hay que saber antes de alistarse para los días de playa. Además, las carteleras teatrales de Mar del Plata y Carlos Paz, y algunos paseos lejos del mar.

Que los alquileres son caros, que hay mucho viento, que el agua está fría… argumentos que se escuchan todos los años, pero que nunca alcanzan para destronar a la gran reina del verano: la playa. Ya a fines de diciembre, Pinamar presentaba una proyección de reservas y alquileres cercana al 90% de sus plazas. Tanto allí como en Cariló, destinos selectos, pisando enero hubo ofertas realistas para las casas sin alquilar y esos hogares encontraron “novio”.

Algo parecido sucedió con las playas uruguayas, donde los alquileres sonaban inaccesibles hasta que la cercanía de la temporada hizo que las propuestas se ajustaran a las realidades de cada quien, sobre todo en el caso de los visitantes argentinos con sus cuestiones cambiarias. Hoy Punta del Este cuenta con buena ocupación, pero se nota el cepo al dólar que sufren los argentinos. De todas maneras, como sucede desde hace varias temporadas, es la elegida por el jet set nacional y extranjero. 

La selecta Mar de Las Pampas ofrece el confort y la tranquilidad de Cariló, pero con costos algo más accesibles. Por eso, este año es una de las opciones más elegidas, con el 95% de los alojamientos cubiertos. Su vecina Villa Gesell, muy renovada en los últimos años, cuenta con una ocupación similar. El rediseño de sus playas y sus paradores, la nueva impronta de la estética de la zona céntrica y el boom inmobiliario al sur de la ciudad son los motivos que la hicieron volver al ruedo. 

La Feliz sigue feliz, reinando. Es que Mar del Plata tiene sus fieles seguidores, esos que no quieren playas sin escolleras, ni costaneras sin Rambla. Con un promedio de ocupación que oscila entre el 93% y el 95% (con picos más altos durante los fines de semana), la ciudad costera por excelencia goza de una buena temporada. Si no lo cree, intente pisar La Bristol. 

Paradores a la carta 

Si su perfil es de “persona adulta”, con hijos, estrés laboral y ganas de relax, le recomendamos visitar Terrazas del Alba. Si su documento y su personalidad muestran lo contrario (es decir que quiere pura diversión), el lugar indicado es Ufo Point. Hablamos de Pinamar, claro, en donde el estilo de los balnearios suele estar bien definido. El primero que le nombramos es un club de playa bien completo, con espacios de relax para mujeres, rincones saludables con licuados y música slow, actividades para chicos, clínicas de hockey y rugby, y jornadas de arte para disfrutar en familia. 

Un clima similar se vive en el conocidísimo Hemingway, muy elegido para pasar tardes en familia. Allí veranean grandes figuras del deporte. Ufo Point, por su parte, está comandado por los más jóvenes, la tecnología, la música en vivo de reconocidos DJ, las barras de tragos y los días que se funden con la noche. Hay una tercera opción por estos pagos: Sport Beach, el sitio ideal para los amantes del deporte. Allí, pasear en 4x4 es cosa de toda hora. También hay varias actividades recreativas destinadas a los más chicos. 

Para cuando cae la noche y se sale de paseo, van dos propuestas deliciosas: los rolls del Sushi Club en la Terraza del Hotel del Bosque y las pizzas de nuevos sabores de Cala. Más al sur, Mar del Plata también tiene lugar para todo tipo de veraneantes. Empezando por la clásica zona de Punta Mogotes, puede visitarse El Balcón, el sitio predilecto de los amantes del kitesurf y los deportes acuáticos. Para quienes quieran moda y música, allí nomás está Mute, en donde los desfiles y los DJ son moneda corriente (de hecho, a la noche se convierte en una disco más que concurrida). Bien cerquita del faro, Arenas Blancas es la opción que deben elegir los más ecologistas. 

Ya en el centro, realmente vale la pena visitar el muy conocido Peralta Ramos. Su terraza para ver el atardecer, su servicio de Wi-Fi, su fitness center (con clases de bici fija a cargo del mismísimo Juan Curuchet) y sus carpas extra large lo transforman en uno de los balnearios más completos de La Feliz. ¡Ah! Una propuesta más. ¿Le gusta el fútbol? En Balneario 12 se dan cita varios jugadores de clubes de primera antes de empezar su pretemporada. Es una buena idea tener la cámara a mano. 

A la hora del “preboliche”, Ink Mar del Plata es una de las opciones más top, junto con Mr. Jones. Si prefiere algo más tranquilo, el Café de las Nubes, en el último piso de Torre de Manantiales, ofrece buenos tragos y un espectáculo cada noche. Pero si lo que está buscando es comer, el clásico más popular sigue siendo Manolo, en donde sí o sí hay que hacer una larga fila hasta ser atendido.

En las playas uruguayas gana el glamour y cada zona tiene su parada obligada. En La Barra, por ejemplo, manda el balneario Montoya. Construido en madera con una ambientación que mezcla lo antiguo con lo moderno, está casi fundido con la playa. Ofrece una excelente propuesta gastronómica, un espacio de belleza y relax, clases de gym y música a cargo del DJ Héctor Suasnábar. Quienes visiten Manantiales deberán hacer una parada en Bikini, el punto de encuentro de los más jóvenes. Allí conviven la moda, la música y la diversión, en partes iguales. 

En José Ignacio, La Huella es la cita obligada por sus servicios deluxe, sus excelentes platos y su entorno natural. Es muy común encontrarse con extranjeros y famosos que eligen esas playas para recibir el año. Por esa misma zona, pero unos kilómetros más adentro, está Laguna Garzón, el lugar “estrella” de 2013, un balneario en ascenso en la ruta a Rocha. Francis Mallmann tiene un restó donde deleita con pescados y parrilla. No hay excusas para no visitar a este astro de la cocina. Claro está que en el Este también hay buenas opciones para la hora de la cena. El chef Mauro Colagreco (dueño de dos estrellas Michelin por su restaurante Mirazur, en la Costa Azul) está a cargo de la cocina de El Camino, en los Altos de Manantiales. 

Cuestión de imagen 

¿Se acuerda de esos mini shorts que hacían furor a fines de los sesenta? Bueno, como dicen las abuelas, todo vuelve. No hay latitud en la que no se vea una señorita vistiendo uno de estos diminutos adminículos de la moda. Los hay de jean, de gabardina, de broderie, tejidos al crochet y hasta de lentejuelas (para la noche, claro). La playa, por supuesto, es el lugar predilecto para desfilarlos, pero también las discos y los restós de moda. Las polleras, por el contrario, se usan bien, bien largas (a menos que se esté por debajo de los 25 años; en las más chicas, las ultraminis son la tendencia). 

Más allá de estas dos prendas que no pueden faltar dentro del equipaje, el verano 2013 abre las puertas a looks fusionados: la onda nativa, con colores tierra y texturas tejidas o “agamuzadas”, se funde con gamas estridentes, como la del turquesa y el naranja. Otra propuesta “bi” es la de combinar telas metalizadas (sobre todo, en los trajes de baño) con géneros flúo, que son el must de la temporada. 

También hay una fuerte impronta hippie (y algo gitana, por qué no) que se ve en babuchas amplias y vestidos largos con estampados de varios colores. Se completan con sandalias chatas, ideales para las que quieren comodidad. En el otro extremo, están las plataformas, reinas totales de estos días. Para ir a la arena se usan más las de una sola altura, dejando las elevadas y más elegantes para las recorridas nocturnos. El jean también está de regreso, pero en su versión más retro, con camisas cortas anudadas y shorts desflecados. Los accesorios tienen dos nuevos aliados: los cascabeles y las pepas de colores flúo o pastel. En pulseras, tobilleras o collares, estos pequeños detalles marcan la diferencia. En las carteras no pueden faltar las tachas y los flecos. 

Para el final, lo más importante. ¿Cómo vamos al mar? Las bikinis nunca pasan de moda, pero este año se sienten con fuerza los trajes de baño enterizos o las trikinis, sobre todo entre las más jóvenes. Si bien esta última es ideal para estilizar la figura, siempre se la miró de reojo porque puede llegar a “complicar” el bronceado. Pero como cada vez se evita más la excesiva exposición al sol y se echa más mano a los autobronceantes… ¡bienvenidas, las trikinis! 
Cuestiones de moda, de verano, de playa. ¿Qué más importa en el mes de enero?

Rutas Argentinas 

No todo es la playa durante el verano. Y bien saben de esto los que toman las carreteras del país con otros rumbos. El Sur es algo de lo más elegido en este 2013. San Martín de los Andes, en la provincia de Neuquén, presenta más de un 90% de ocupación. Le siguen Bariloche y Villa La Angostura, con cifras similares. Es que este año, ya sin cenizas de por medio, bien vale ir a pasar las tardes junto al lago Lacar o al Nahuel Huapi, así como recorrer, mate de por medio, la magnífica ruta de los Siete Lagos. En el centro del país, Mendoza también goza de una buena temporada, con más del 85% de sus plazas cubiertas. Lo más elegido es la zona de San Rafael, por sus propuestas de deporte aventura y las famosas visitas a bodegas y viñedos.

El Valle de Las Leñas este año puso el foco en los más chicos, con actividades como arqueología, escaladas o trekking diseñadas a su medida. Córdoba, por su parte, tiene sus fanáticos de siempre; esos que prefieren la sierra a la montaña y los embalses al mar. Allí el turismo rural, con cabalgatas y pastelitos incluidos, hace furor.  Bien al norte, Salta vive un gran verano. Las noches de folclore, el buen vino, el carnaval puneño y la belleza de los Valles Calchaquíes son solo algunas de las excusas para acercarse. Otras son la calidad de sus servicios y su hospitalidad, que este año le hicieron ganar a la provincia el Premio Nacional a la Calidad, máximo reconocimiento que entrega la Presidencia de la Nación a los destinos turísticos más destacados.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte