INVESTIGACION


El futuro es hoy


Por Mariano Petrucci.


El futuro es hoy
 
Como todos los años, se presentaron en Las Vegas los adelantos tecnológicos que irrumpirán próximamente en el mercado. Impactantes, sofisticados, extraordinarios… complete usted la lista de adjetivos después de mirar, leer y sorprenderse.

Ni siquiera debemos remontarnos a nuestros antepasados. Pensemos en nosotros mismos, hombres y mujeres contemporáneos: aun híper empapados de las últimas noticias, las veinticuatro horas de los trescientos sesenta y cinco días del calendario, nos seguimos sorprendiendo por los avances tecnológicos. ¿Casas inteligentes? ¿Televisores curvos? ¿Teléfonos flexibles? No viajemos mucho más allá de quince o veinte años atrás: ¿acaso no eran dignas imágenes de una de esas súper películas de ciencia ficción de Steven Spielberg?

Bueno, quienes asistieron al Consumer Electronics Show (CES) se toparon a cada paso con estas novedades (y muchas más, por supuesto). Hacemos referencia a uno de los eventos más importantes en materia de tecnología –data de 1967–, en donde las compañías del sector aprovechan para adelantar sus próximos lanzamientos y las apuestas más osadas. En Las Vegas (Estados Unidos) se congregaron, durante enero, más de 3000 expositores y 150.000 visitantes de alrededor de doscientos países. En la superficie que ocupa el CES (que equivale a treinta y cinco canchas de fútbol), se exhibieron más de 4000 productos. La siguiente cita será a principios de 2014 pero, para ir deshojando la margarita, le acercamos lo más destacado de un encuentro no apto para incrédulos.

El lifting de las notebooks

Llevar la computadora donde quiera que uno vaya fue una revolución. En la actualidad, para no quedarse rezagadas en la “lucha” tecnológica, las notebooks se renuevan a tal punto que tienen entre 13 y 17 pulgadas (son las famosas ultrabooks) y sus pantallas pueden utilizarse como si fuera una tableta, ya que se desprenden del resto del dispositivo. A la vez, ¡pueden girarse 180 y 360 grados! Súper completas.

Acostúmbrese a esta sigla: 4K 

No hay duda de que fueron las grandes vedettes del evento. Nos referimos a los televisores, que muy lejos quedaron de aquellos prototipos que aparecieron en los primeros años del siglo XX en el Reino Unido, Estados Unidos y Rusia.

El nuevo estandarte que pica en punta es la súper alta definición, denominada 4K o UltraHD, que tiene cuatro veces la resolución de una televisión HD común (por si cree que ya había visto todo). Hasta el día de la fecha, tiene dos “contras”: su precio –casi inaccesible para cualquier mortal– y la irrefutable demostración de que los avances tecnológicos le ganan, todavía, tranquilamente la carrera al hombre, ya que ¿cuántos canales emiten bajo este formato? Una a favor: antes, este tipo de definición requería, sí o sí, pantallas gigantes; en 2013, saldrán al mercado con tamaños un tanto más estándares, para deleitarse con ellos en el sofá del hogar. 

Lo que sí ya está al alcance de la mano son las pantallas OLED, que hasta el momento se veían solo en teléfonos inteligentes y en tabletas, pero que ahora se suman a la familia de los LCD, plasmas y LED. 

¿De qué se trata? De una tecnología basada en diodos orgánicos de emisión de luz que influirán categóricamente en el diseño de los televisores, ya que podrán ser curvos y flexibles (esto logra el efecto “inmersivo panorámico”, que hace que se pueda visualizar la imagen cualquiera sea el ángulo en el que uno se ubique), tener apenas medio centímetro de espesor y superar las cien pulgadas. Y hay más: personalizará los contenidos para cada usuario y reemplazarán el control remoto por sensores que hacen caso a los gestos y la voz (“¿Qué películas están dando?”, preguntaremos… ¡y la tele nos responderá ofreciéndonos las opciones disponibles!). Claro que hay que dispensar entre ocho y doce mil dólares para lucirlos en la mesita del living.

¿El reemplazo del papel? 

Si alguna vez pensó, con su tableta en la mano: “¡Qué lindo sería poder doblarte y llevarte en el bolsillo!”… dígalo bajito, no vaya a ser que el sueño se le vuelva realidad. Es que PaperTab, ideada por una universidad canadiense, se acerca bastante a esa ilusión: es la primera tableta flexible hecha de plástico, finita, finita como una hoja. La pantalla, de casi once pulgadas, cuenta con alta resolución y trabaja con tinta electrónica. Por ahora, el contenido puede visualizarse en blanco y negro. 

Lo interesante de este soporte son sus diferentes utilidades, como compartir archivos o ampliar una foto solo juntando los laterales de dos tabletas. Sin embargo, lo más divertido quizá sea subir el volumen o adelantar un video flexionando la tableta o doblando alguno de sus ángulos (como si fuera la página de un libro). Está hecha de un material que tolera cualquier golpe, ideal para la curiosidad de los niños.

En lo que se refiere a tabletas más comunes –si se quiere–, en el CES aparecieron aquellas con definición 4K y las que, con 27 pulgadas, también pueden utilizarse como PC de escritorio (solo hay que sumarle un teclado y ¡listo!).
 
Ah… también sirven para hablar

La era del drama que significaba que se cayera el celular al charquito de la vereda… llegó a su fin. Es que los smartphones, amén de inteligentes, serán resistentes  al agua (al menos, algunos modelos). Soportarán hasta una profundidad de un metro por un máximo de ¡treinta minutos! 

¿Descubrimos otras bondades que se traen entre manos? Cada vez serán más finitos, como una tarjeta de crédito. Y, en consonancia con los televisores, contarán con pantallas OLED flexibles. Al estar hechas de plástico, los celulares no solo pasan a ser indestructibles, sino que también pueden curvarse hacia los costados. El próximo paso de los diseñadores es que las pantallas puedan, a la vez, enrollarse o plegarse sobre sí mismas.  

Concluyamos este segmento de la nota con los pies sobre la tierra: los smartphones interactúan cada vez más –y mejor– con los televisores, compartiendo información entre sí y, además, haciendo las veces de ¡joystick!, consola mediante. Y no podemos dejar pasar de largo al celular que funciona con una pila, el que imita a un reloj de pulsera y aquellos que son dueños de la tecnología NFC (Near Field Communication), de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos. ¿No lo entendió? Ejemplo: elige una canción en su teléfono, lo acerca a un auricular, los hace tocarse entre sí… ¡y ya suena su banda preferida en sus oídos! 

Curiosidades x3 

1. En la batalla para bajar los kilos de más, todo vale. Qué mejor que hasta los utensilios de cocina colaboren en esa cruzada. Hágase amigo/a de HAPIfork, un tenedor cuya finalidad es ayudar a los comensales a adelgazar. Para ello, cuenta con un sistema que detecta cuándo lo llevamos a la boca, marcando, a través de una vibración, si estamos ingiriendo la comida muy rápido. Este objeto puede sincronizarse con el celular y, con un programa, medir las calorías que incorporamos o eliminamos de nuestro cuerpo a diario.

2. En los pasillos del CES, los visitantes podían trastabillar con un sinfín de robots que mostraban habilidades varias, como pasar la aspiradora o bailar al ritmo de la música. También, con Trakdot, una caja pequeñita, del tamaño de la palma de la mano, ideal para los amantes de los viajes. ¿Por qué? Porque opera como un localizador de equipaje, para evitar perder las valijas. Mediante tecnología GPS, al llegar a cierta altura se apaga automáticamente, y cuando el avión desciende, vuelve a encenderse para avisar a su dueño, vía SMS o e-mail, que aterrizó en “tal” destino. Para eso, hay que sincronizarlo antes con nuestro teléfono celular.

3. El concepto de  “casa inteligente” ya dejó de sonar tan futurista. No obstante, ciertos adelantos siguen dejándolo a uno boquiabierto, como un horno que cocina en simultáneo dos platos en diferentes temperaturas, o el que trae consigo una tableta de siete pulgadas, con conexión a Wi-Fi y sistema Android, especialmente pensado para acceder desde allí a tiendas on-line, para buscar recetas o jugar mientras preparamos exquisiteces. Otro gadget para destacar es Glympse, que se instala en el auto para mandar e-mails o mensajes de texto, vía Facebook o Twitter. Pero, no se asuste, que no estamos aconsejando cometer ninguna infracción, ya que se activa mediante la voz, previniendo las típicas distracciones al querer agarrar el celular.  

¡Clic!

Según los entendidos, el devenir de la fotografía está ligado a la conectividad. Por eso, se hacen cada vez más lugar en las vidrieras las smart cameras, que defienden el paradigma de la fotografía interactiva. Así es como retratar instantáneas pasará a ser “solo” una de las bondades de estos artefactos que ya se conectan a Internet –con Wi-Fi– para compartir las fotos capturadas. Otras funciones que provocan asombro: el AutoShare (la cámara se sincroniza con el celular y envía el material para que sea archivado) y el Best Face (automáticamente, selecciona las mejores expresiones faciales con una ráfaga de disparos). 

Para pasar las madrugadas…

Las consolas portátiles existen desde hace tiempo, claro. Pero no la que facilita “correr” títulos para PC y Android, la que tiene pantalla multitáctil de cinco pulgadas, la que asegura una excelente calidad de audio, la que tiene una batería que dura hasta diez horas, la que brinda Wi-Fi, puertos HDMI, micro USB, micro SD… ¿Se cansó ya? Esta consola, apodada Project Shield, también es compatible con los televisores 4K. Como si fuera poco.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte