ENTREVISTA


¡Otra que Meteoro!


Por Federico Svec.


¡Otra que Meteoro!
A sus 25 años Sebastián Vettel se convirtió en el tricampeón mundial de Fórmula 1 más joven de la historia. Un récord que se suma a los que ya tiene como corredor de autos.
 
De chico, él quería ser como uno de sus ídolos, los tres Michael: Michael Jordan, Michael Jackson y Michael Schumacher. Para el básquet de la NBA era un poco petiso, mide 1,74 metros; en el colegio descubrió que no tenía buena voz para cantar, así que Sebastián Vettel por fin se decidió: sería piloto y campeón de F-1, como su compatriota Schumi…

El Campeonato de Fórmula 1 de 2012 fue el mejor de los últimos años, el más disputado, lleno de emociones, tensiones, incidentes y suspenso, porque hasta el último minuto del Gran Premio de Brasil, la última carrera de las veinte que se corrieron, no había un firme campeón. Finalmente, Sebastian Vettel logró su tercer título consecutivo tras una extraordinaria carrera llena de situaciones cambiantes. Con este triunfo pasó a ser una figura legendaria de la Fórmula 1, al conseguirlo antes que ningún otro piloto en la historia. Vettel ganó el tricampeonato con apenas 25 años y 145 días, superando el registro del brasileño Ayrton Senna, que lo logró con 31 años y 213 días. 

Pero este no es el único récord que suma Vettel, aunque posiblemente sí el más importante. Él también fue el piloto más joven que debutó en un Gran Premio y el más precoz en liderar una carrera, hacer la pole position y ganar una prueba del Mundial. 
Hay solo dos pilotos más en la historia del Campeonato Mundial de Fórmula 1 que lograron tres títulos consecutivos: Juan Manuel Fangio y Michael Schumacher.
 
Un nuevo tricampeón
En el Gran Premio de Brasil, tuvo una largada desastrosa, con un toque y un trompo en la primera vuelta del circuito de Interlagos, que lo dejó en la última posición de la carrera. Parecía que el campeonato se le escurría entre los dedos, pero concluyó la carrera con una gran remontada y un sexto puesto que lo consagró como el mejor del mundo. “Es difícil describir todo lo que siento en este momento, sigo con mucha adrenalina en el cuerpo”, declaraba el piloto de Red Bull al bajarse del auto. “¡Fue una carrera increíble porque todo lo que nos podía pasar para complicarnos la existencia nos pasó. Lograr el tercer título en la tierra de uno de mis héroes, Ayrton Senna, es indescriptible. Ahora no sé qué más decir, estoy muy emocionado”, concluía mientras levantaba la copa.

Un poco de historia
Sebastián Vettel nació el 3 de julio de 1987 en Heppenheim, una pequeña localidad del estado de Hesse, al pie de las montañas de Odenwald, al suroeste de Alemania. Su padre, Norbert, era carpintero de profesión, dueño de una pequeña mueblería y fanático del karting. Junto a su mujer, Heike, pasaba muchos fines de semana viajando para competir y también para llevar a su hija mayor, Stephanie, a disputar carreras. A los 3 años, el pequeño Seppi (el sobrenombre familiar de Sebastian) ya quería pilotear el kart que su padre tenía a medias con un amigo. Tanto insistió que su familia realizó un gran esfuerzo para regalarle uno con motor de 60cc. Y así empezó la historia. Seppi andaba horas y horas en un circuito que su papá le armó con gomas viejas en el patio de su casa. Comenzó a competir, pero los costos se convirtieron en imposibles hasta que apareció Gerhard Noack, dueño del equipo de karting KSN de Kerpen (y quien descubriera a Schumacher), que lo auspició. Los resultados no tardaron en llegar. Cuando Sebastian cumplió 12 años, apareció en escena Helmut Marko, un dentista austríaco asesor de Red Bull, quien convenció a Dietrich Mateschitz, el dueño de la bebida energética, de que patrocinara al alemancito. En el año 2000 fue incluido en el programa de jóvenes pilotos de la marca. Pasó a monoplazas en 2003 para disputar la desaparecida Fórmula BMW ADAC. Al año siguiente arrasó, ya que ganó dieciocho de las veinte carreras que disputó. De ahí pasó a la F-3 Euroseries, como el mejor novato, ascendió a las World Series y, finalmente, saltó a la F-1 como tercer piloto de BMW Sauber para llegar a Red Bull en 2009, tras veinticinco Grandes Premios con el equipo Toro Rosso.

Lo demás es historia reciente: subcampeón del mundo en 2009 y tres campeonatos del mundo consecutivos en los años 2010, 2011 y 2012.
Luego de sus vacaciones (en Alemania son las de invierno), ya está sentado otra vez detrás del volante desde febrero, probando el RB9, el nuevo modelo de Red Bull-Renault para 2013.

–¿Qué hiciste durante tus vacaciones? ¿Cómo te preparaste para el nuevo año de competencias?
–Fue un invierno muy tranquilo, me quedé mucho en casa y dormí en mi propia cama. Puede sonar banal, pero para mí es un gran lujo. Por supuesto, también entrené para mantenerme en forma. Por ejemplo, en diciembre del año pasado, haciendo pareja con Michael Schumacher, corrimos y ganamos la Copa de las Naciones de la ROC, Race of Champions o Carrera de los Campeones, en Tailandia. Fue en Bangkok y estuvo muy divertido.

–¿Te acordás de la primera vez que viste a Schumacher?
–En 1992, un día que fui con papá al circuito de Hockenheim a ver una práctica libre. Me acuerdo de que llovía mucho y vimos pasar a Michael en el Benetton amarillo con el que corría en ese entonces. No iba muy rápido por el mal tiempo, fue solo una vuelta de instalación, pero para mí fue muy especial, porque pude ver en vivo por primera vez al héroe de mi niñez.

–Y ahora te toca a vos. ¿Qué se siente ser considerado un héroe?
–No me veo a mí mismo como un héroe. Por supuesto que estoy acostumbrado a cierto tipo de admiración, pero creo que nunca me voy a adaptar totalmente a la fama. Todavía me resulta raro que la gente, en cualquier parte del mundo, me reconozca y quiera mi foto o un autógrafo; o llegar a un lugar lejano al que nunca fui en mi vida y que alguien grite mi nombre. 

–¿Cómo es la Fórmula 1 actual?
–Los autos son mucho más seguros aunque, por supuesto, el peligro siempre está latente. Algunos dicen que la F-1 perdió épica con esa seguridad, pero no le veo sentido épico a matarte por una simple falla del auto o un solo error que cometas. Más seguridad significa que siempre tenés que buscar el límite absoluto del auto, y hasta pasarlo, para saber dónde está. La tecnología es muy sofisticada, la función del equipo es fundamental para que todo funcione con la mayor precisión posible. Ahora, por la telemetría, los ingenieros saben, al igual que vos, todo lo que pasa en el auto, el motor, los frenos, las cubiertas, etcétera. El volante ya no es solo para manejar, sino que te sirve para controlar un montón de elementos del auto, y no es fácil hacerlo a 300 kilómetros por hora; hay que acostumbrarse a eso. Entrenas en un simulador, como una Playstation, y cuando metés la pata, todo el mundo se entera, queda todo registrado, así que más vale que tengas buenas razones para equivocarte. Te diría que ahora el profesionalismo es extremo.

–¿Qué hace a las carreras de Fórmula 1 tan glamorosas?
–Pienso que la F-1 y el glamour van mano a mano. Pero para mí el deporte tiene prioridad: es más la fascinación por los aspectos técnicos que el aspecto fashion de los boxes o la belleza de las chicas en la grilla de partida.

–Siempre decís que ganar es lo que disfrutás más, obviamente, pero ¿hay lugar en tu vida para la palabra “derrota”?
–Por supuesto que la palabra existe en mi mundo. Puede sonar extraño, pero perder es mucho más importante que ganar porque la posibilidad de aprender es mucho mayor. Cuando ganás, todo luce fantástico y es difícil que te pongas a reflexionar sobre lo que en realidad no hiciste bien durante una carrera. Cuando perdés, hay una razón detrás de eso, y entender esa razón es muy importante para superarte y mejorar.

–Sebastián, ¿hay algo en la vida más importante que ganar?
–Ser honesto con vos mismo. Ganar un montón de carreras o ser muy exitoso en cualquier actividad que hagas no es bueno si no sos honesto con vos mismo o con quienes te rodean.

–¿Qué te asusta?
–Me asusta el estrés con que vive la gente. Desearía que las personas pudiesen estresarse menos por todo.

–¿Cómo manejás el tema del riesgo, del peligro, en tu profesión? ¿No sentís miedo a veces al competir?
–Decir que uno nunca siente miedo es mentir. Lo importante es lograr que, aunque el corazón se acelere y fluya la adrenalina, tu mente se mantenga fría. Así, uno consigue estar concentrado y reacciona rápido. Pero si el pánico te domina, es malo porque te paraliza. Creo que en mi profesión y en la de otros, como los bomberos o los neurocirujanos, hay una cualidad innata de autocontrol, aunque, claro, los miedos en general también se puedan trabajar con ayuda psicológica.

–¿Qué consejo les darías a los chicos que quieren seguir tus pasos?
–Les diría que se propongan ser pacientes. Se necesita mucha paciencia para esta profesión.

–¿Cuál es tu mayor debilidad?
–Soy muy cabeza dura, muy terco e impaciente (se ríe).

–¿Qué admirás más?
–La honestidad.

–¿Cuándo te sentís más feliz?
–Creo que en los momentos en los cuales siento que estoy en paz conmigo mismo.

–Si pudieses eliminar una cosa de tu vida por el resto de ella, ¿qué sería?
–Si yo pudiese, sería Internet. Desafortunadamente, no puedo porque la decisión de hacerlo no es mía. Pienso que todos usamos Internet más de lo que pensamos. Soy consciente de que tiene cosas buenas, pero también muchos aspectos negativos. Creo que una saludable dosis de autolimitación sería ideal.

–¿Kimi Raikkonen es tu gran amigo a pesar de ser rivales?
–Es un amigo, es directo y honesto, te dice las cosas como son y punto. Y si no tiene ganas de decirte algo, te dice que no tiene ganas de decírtelo. Es frontal, no político. Él vive a su manera, hace cosas con las que se siente identificado, las que considera valiosas para él.

–Cuando se trata de los grandes de tu deporte, ¿los valorás por la cantidad de títulos que consiguieron?
–Sí y no. Seguro que el éxito es importante en las carreras. Si pensás en nombres como Michael Schumacher, Juan Manuel Fangio, Ayrton Senna, Jackie Stewart o Niki Lauda, todos ganaron varios campeonatos. Pero, a veces, hay otros nombres que quedan en tu memoria porque tenían algo extra, un algo especial.

–¿A quién pondrías como uno de esos corredores?
–A Jochen Rindt, que ganó un campeonato pero fue más allá de ese título. Era un ícono, y no solo para los fans, suizos, alemanes y austríacos. Era una auténtica estrella en su tiempo. (N. de la R.: Jochen Rindt se mató el 5 de septiembre de 1970 en el circuito de Monza, Italia. Es el único campeón de F-1 post-mórtem de la historia).

–¿Qué sabés de la Argentina?
–Lamentablemente, ya no se corre Fórmula 1 allá. Lo más cerca que llego todos los años es Brasil, donde gané mi último Campeonato Mundial. Sé que hay muchos fans de la F-1. Fangio sigue siendo considerado el mejor corredor de todos los tiempos, según la mayoría de los entendidos, y te diría que es una figura venerada en el ambiente. 

Ficha de Sebastian Vettel. Fecha de nacimiento: 3 de julio de 1987.Novia: Hanna Sobrenombres: Seppi, Seb.Lugar de residencia: Zúrich, Suiza.Comida favorita: Devora los platos de pasta.Un postre: Helado de vainillaManías: Es supersticioso y  para la suerte siempre lleva una pequeña pieza de un cerdo dorado con un centavo pegado y bautiza a sus coches de carrera con nombres de mujer. Música: Es un gran amante de los Beatles y admirador de Michael Jackson. Le gusta escuchar música en discos de vinilo, no en CD o reproductores de MP3.TV y cine: Es fanático de los Monty Python, la serie Little Britain y las películas de Jim Carrey.Deportistas: Admira a Schumi (foto arriba), Federer y Jordan.Deportes: Esquí, snowboard y mountain bike.

Estadísticas, logros y récords 

En su carrera en el Campeonato Mundial de Fórmula 1, Sebastian Vettel consiguió los siguientes registros: 

101 carreras corridas (26 antes de formar parte de Red Bull Racing, 
75 desde que entró en el equipo) 
26 victorias 
46 podios 
36 poles 
15 vueltas rápidas en carrera 
1054 puntos 
3 campeonatos mundiales

El mejor de todos 

Una nueva lista de los mejores pilotos de Fórmula 1 de todos los tiempos fue publicada recientemente por la revista especializada Autosprint. La publicación italiana sitúa a Juan Manuel Fangio, cinco veces Campeón del Mundo de F-1, en primera posición, justo por delante de Michael Schumacher y Sir Jackie Stewart. En la cuarta posición queda Ayrton Senna, y Jim Clark, Alain Prost, Sir Stirling Moss, Alberto Ascari, Niki Lauda y Sebastian Vettel completan el Top 10 en este orden. “No solo hemos analizado los resultados en la pista, sino también la importancia y el impacto que cada piloto tuvo en su época”, explicaba el informe de la publicación italiana.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte