INVESTIGACION


Detox, El plan Junger


Por Agustina Tanoira.


Detox, El plan Junger 

Aunque Alejandro Junger es cardiólogo, la propia necesidad lo llevó a estudiar cómo las toxinas “de la vida moderna” afectan nuestro organismo. Para recuperar la salud y la energía, diseñó Clean, un programa de tres semanas a base de alimentos altamente nutritivos, que es furor en Estados Unidos.

Su programa nació “de la misma forma que los grandes descubrimientos”: cuando estaba abocado a encontrar una solución para paliar su propio sufrimiento. Alejandro Junger tuvo una infancia tranquilísima en su Montevideo natal, pero luego de recibirse de médico y de vivir unos años en Nueva York su vida tomo un ritmo vertiginoso. A pocos años de estar ahí, como médico en un hospital de una de las ciudades más activas del mundo, el estrés hizo estragos en él. Primero subió de peso, padeció alergias estacionales y vivió en un estado de cansancio permanente. 

Luego siguieron los dolores en el pecho y la depresión. La búsqueda de una solución para terminar con todos sus malestares y achaques concluyó, finalmente, con la elaboración de un plan revolucionario de desintoxicación integral que, en poco tiempo, lo convirtió en gurú de celebrities como Gwyneth Paltrow, Demi Moore y la diseñadora Donna Karan, y su libro Clean se convirtió en best seller mundial. 

Allí, Junger hace una crítica despiadada al modo de vida moderno: afirma que estamos acostumbrados a tomar medicamentos y recurrir a las cirugías para remediar nuestros problemas de salud, cuando, en realidad, como él mismo dice: “El poder de curar está en un lugar mucho más cercano”. Estamos todo el tiempo comiendo y picando, por lo general, alimentos con un mínimo valor nutritivo. 

Además, la cantidad de toxinas a las que estamos expuestos ha aumentado considerablemente, pero la capacidad de nuestro organismo no se ha acelerado al mismo ritmo. “Nuestra cultura asume como normal el desgaste del cuerpo”, explica, y por eso propone Clean, un programa revolucionario de tres semanas para devolver al cuerpo su capacidad autocurativa. Pero, ¡ojo!, también aclara que no es la panacea universal, ya que no fue diseñado para curar todas las dolencias sino que es un punto de arranque. 

“La naturaleza nos proporciona lo que necesitamos para eliminar las toxinas de nuestros cuerpos; solo tenemos que seguir sus reglas”, invita, y explica que la desintoxicación es un sistema que permite mantenernos sanos, jóvenes y felices. Gracias a ella, es posible aliviar una infinidad de enfermedades y achaques que sufrimos a diario: dolores de cabeza, irregularidades intestinales, alergias, problemas de peso, depresión, ansiedad, falta de energía, envejecimiento prematuro… y mucho más.

–¿Por eso es tan importante desintoxicar el cuerpo?
–Mirá a tu alrededor. Todo el mundo está enfermo. Todo el mundo toma medicamentos y se somete a cirugías. Hay más cánceres que nunca y otras muchas enfermedades crónicas. ¿Por qué? Lo llamo “otra verdad incómoda” (N. de la R.: En relación con La verdad incómoda, película de Al Gore): la toxicidad del planeta. Estamos expuestos a tantas sustancias químicas tóxicas que nuestros cuerpos se están desmoronando. Y ni siquiera somos conscientes de que ese es el problema.

–Pero si el cuerpo humano tiene un mecanismo natural de desintoxicación, ¿por qué estamos todos tan intoxicados?
–Sobre todo, por dos razones. La primera es que estamos expuestos y que absorbemos muchas más moléculas tóxicas que en el pasado. En el aire, en el agua, en nuestros productos de limpieza, en los cosméticos, pero más que nada en lo que comemos, que muchas veces consiste en “productos comestibles” llenos de preservantes, colorantes, edulcorantes, suavizantes, aromatizantes y demás. 

–¿Y la segunda?
–Nuestros cuerpos están digiriendo todo el día porque estamos comiendo todo el día. Esto hace más lentos los procesos de desintoxicación natural del organismo. Hay otras razones, como la falta de ciertos nutrientes necesarios para el trabajo de desintoxicación de nuestras células, en especial del hígado, y la alteración de las bacterias beneficiosas de nuestros intestinos, la flora intestinal.

–¿Cómo es eso?
–La irritación intestinal, causada por la toxicidad del medio ambiente y de la dieta moderna, puede provocar síntomas que uno nunca relacionaría entre sí, como las alergias estacionales, las erupciones en la piel, la depresión y la falta de entusiasmo por la vida.

–¿Por eso hay cada vez más celíacos?
–Sí, mucha más gente tiene dañados los intestinos. 

–¿Cuáles son los alimentos que, culturamente, más ingerimos y que no tienen un alto valor nutritivo? 
–Las bebidas light. Causan todo tipo de disfunciones metabólicas. Pero también todo lo que no es natural, como los lácteos, el café, el alcohol y el gluten.

–¿Y cuáles son los que por su valor nutritivo y su cualidad desintoxicante resultan indispensables en la dieta?
–Las verduras, en especial aquellas que son verdes.

–¿Una buena alimentación es la solución?
–Una buena alimentación puede prevenir y mejorar muchas enfermedades, incluso revertirlas, pero a veces eso no es suficiente. Uso muchos suplementos cuando la comida no puede suplir lo necesario, como las buenas bacterias, enzimas y otros nutrientes difíciles de obtener solo de la comida hoy en día, como la glutamina, necesaria para la reparación de la pared intestinal. 

–¿Cuáles son los “males modernos” que mejor responden a un plan detox?
–Los problemas crónicos, como alergias, exceso de peso, fatiga y otros.

–¿No te parece que puede sonar un poco idealista –o elitista– comer orgánico, tomar agua pura, complementar con suplementos, vivir en ámbitos poco tóxicos? ¿Es posible que una persona que tiene una vida urbana lo haga? 
–Es mi esperanza que lo que hoy parece elitista sea la norma en tiempos futuros. Hay que hacer lo que se puede.

Conciencia 

“La toxicidad es aún una afección que la medicina moderna apenas registra”, escribe Junger. El hecho de que no esté considerada una enfermedad tiene mucho que ver con esto. En las tradiciones orientales, en cambio, una de las primeras cosas que los médicos verifican es la capacidad del cuerpo para eliminar toxinas. La opacidad de la piel, los tonos opacos de la parte blanca de los ojos y el color de la lengua son datos contundentes para diagnosticarla. 

–¿Qué es lo que más le preocupa a la gente en relación con la alimentación: engordar, no tener energía, envejecer prematuramente, enfermarse? 
–Todas las razones que mencionás; pero la más frecuente es el deseo de adelgazar. Por simple vanidad. A mí no me importa el motivo; es una buena excusa para empezar. Una vez que la gente hace una desintoxicación, no solo adelgaza, sino que se siente muchísimo mejor,  y queda enganchada en seguir una vida mas sana.

–En tu opinión, ¿cómo debería ser una dieta para bajar de peso?
–Eso tiene que ver con cada persona. Es un tema que depende de cuál es su exceso de peso, de su fuerza de voluntad, su trabajo y su nivel económico, entre otros factores. Pero, en general, si siguen la dieta de eliminación, la mayoría de mis pacientes, en algún momento, pierden el peso que necesitan perder sin siquiera tener que hacer ejercicio. El programa acelera las cosas de una manera considerable.

–¿O sea que hay una relación entre toxicidad y exceso de peso?
–Sí, muy íntima. El 90% de las moléculas tóxicas que terminan en nuestra circulación son lipofílicas, o sea que no se disuelven en agua, sino solo en grasa. Entonces, el cuerpo retiene y genera grasas para amortiguar la irritación. Es un mecanismo de defensa. Forzar al cuerpo a quemar grasa sin desintoxicación puede empeorar las condiciones, y hacer que una persona esté más tóxica que cuando era gordita.

Medicación vs. Meditación 

Luego de que dos médicos le recetaron antidepresivos –y de que se negó a tomarlos–, Junger empezó a investigar el pensamiento y la mente. “Así fui pasando de la sección de Psiquiatría a la de Autoayuda”, escribe. De allí a la meditación no transcurrió mucho tiempo y antes de darse cuenta había sacado un pasaje a la India, donde estudió yoga, medicina oriental, y se perfeccionó en el arte de la meditación. Parte central de su programa es la desintoxicación de la mente. Por eso, recomienda destinar al menos cinco minutos por día a la meditación.

–¿Por qué es importante tener una mirada holística para desintoxicarse?
–Porque somos seres con muchas dimensiones, y todas se afectan entre sí. Una mirada holística permite obtener los mejores resultados.

–A tu criterio, ¿cuáles son nuestros hábitos más tóxicos?
–Los mas tóxicos son cómo nos tratamos a nosotros mismos y a otras personas, juzgando, envidiando, criticando... Estos hábitos son más tóxicos que cualquier molécula. 

Qué comer

SI
• Frutas y jugos de frutas frescas, especialmente de manzana, mango, ciruela, ananá, pera, limón e higo
• Verduras crudas, salteadas o al vapor: palta, aceitunas, espinaca, berro, zapallitos, cebollas, apio, zanahorias, ajo.
• Leche de arroz, de coco, de cáñamo o de almendras.
• Cereales sin gluten: arroz integral, quinua. 
• Pescados de agua fría (trucha, salmón, atún, sardina), cordero, pato, pollo orgánico, pavo.
• Proteínas vegetales: lentejas, arvejas, legumbres.
• Frutas secas: avellanas, nueces, almendras, pistachos, castañas, semillas de sésamo y de calabaza 
• Aceite de oliva, de sésamo, de almendra y de coco.
• Infusiones: té verde, blanco o de hierbas; yerba mate; agua de coco.
• Endulzantes naturales, canela, chocolate puro (sin leche ni azúcar).
• Vinagre, todas las especias y hierbas, jengibre, sal de mar, pimienta negra, miso.
• Suplementos: espirulina, clorofila, maca, açaí, polen.

NO
• Naranja, frutilla, pomelo, banana, uva, choclo, tomate, berenjena, papa. 
• Lácteos.
• Arroz blanco, trigo, centeno, avena, cebada • Carne de cerdo, tocino, carne vacuna, salchichas, carnes enlatadas, mariscos. 
• Productos de soja.
• Maní.
• Margarina, manteca, aceites procesados, aliños, mayonesa.
• Alcohol, café, bebidas con cafeína, bebidas de fantasía, jugos envasados.
• Azúcar refinada, azúcar rubia y morena, endulzantes artificiales, néctar. 
• Chocolate con leche y azúcar, ketchup, salsas.

Precaución 

El plan Clean no pueden ponerlo en práctica las mujeres embarazadas o aquellas que estén amamantando. Tampoco las personas con diabetes tipo 1, o aquellas que estén tomando medicamentos cuyos niveles en sangre deben mantenerse constantes (por ejemplo, antiarrítmicos, anticoagulantes y anticonvulsivos).

En primera persona 

“El primer día me sentí como Charlie Sheen en una clínica de rehabilitación”, confesó Gwyneth Paltrow en una entrevista. “Me dolía la cabeza y me sentía mentalmente debilitada por la falta de comida, de azúcar y de cafeína. Pero al segundo día mi organismo ya se había aclimatado”. Gwyneth, la mujer más linda del mundo según la revista People, escribió en su blog (goop.com) las ventajas de seguir este programa y aseguraba que los beneficios habían sido maravillosos. “Me siento desintoxicada, contenta y mucho más liviana”, y confesaba que repetiríael método. Pero no es la única fanática; Scarlett Johansson, Demi Moore y la diseñadora Donna Karan también siguen el programa y lo recomiendan.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte