ACTUALIDAD


Cuando la edad No importa


Por Gustavo Sencio.



Cuando la edad No importa 

Las llamadas “parejas desparejas” son más que una tendencia. Si bien en el pasado también se daban este tipo de vínculos, hoy se muestran como no sucedía antes y los famosos son los que marcan el rumbo. ¿Cuáles son las razones? 

Gustavo B. tiene 45 años. Su rutina diaria es agitada. Si bien es el tesorero de una empresa multinacional, su principal preocupación es su hijo, de 8 años. Su conflictiva relación con su “ex”, quien no le hace fácil su vida de padre separado, lo mantiene en alerta. Pero en su presente también aparece su novia, de apenas 27, la persona que le da un poco de aire a su presente. Guillermina F. (42) no lo puede creer. Luego de varias parejas, hace poco tiempo le dio la noticia a su familia de que estaba saliendo con un joven de 25. Tras la resistencia inicial, y después de seis meses de relación, la situación se le va acomodando. De día, es contadora de una PyME. Y a la noche, se da el gusto de transitar por una relación diferente de las que estaba acostumbrada.

Luis S. llegó a los 50. Este abogado, socio de un pequeño estudio, enviudó luego de dieciséis años de matrimonio. Padre de dos varones, en ese momento pensó que nunca más formalizaría una relación seria. Pero claro que hubo otra oportunidad: conoció a una mujer de 33, se casó y tuvo una hija. Estos tres casos anónimos son solo una síntesis de una realidad que era impensable en el pasado, pero que hoy aparece más expuesta: las parejas desparejas. Hombres mayores unidos a mujeres jóvenes o mujeres adultas con hombres jóvenes ya no atraen las miradas sospechosas sobre las razones de ese tipo de vínculo. 

En otras épocas, este fenómeno era mal visto y menos usual. Estos tiempos modernos presentan otro escenario. “Ahora, estas relaciones están más expuestas. Pasó siempre, pero ahora se exhiben más. Quedan más visibles al exponerse al conocimiento de la generalidad, mientras que en el pasado eran casos del barrio o el pueblo, cuando era más chica la población que los veía”, agrega Ricardo Rubinstein, médico psicoanalista, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y miembro de pleno derecho de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA por su sigla en inglés). Por su parte, Enrique Novelli, psicoanalista y miembro titular de la APA y de la IPA, coincide: “Con el avance desde lo social y lo cultural, se caen ciertos valores que estaban en el imaginario. Hay como un corrimiento de la posibilidad de manifestarse en el ámbito del amor a mayor edad de lo que era antes”.

Alto perfil 

Los casos se multiplican. Son cada vez más los hombres que encaran relaciones con mujeres más jóvenes. “Que haya más casos conocidos obedece a una tendencia biológica, además de cultural, donde la mujer en edad reproductiva tiene un atractivo muy acentuado para el hombre”, afirma Eduardo Drucaroff, coordinador de la Comisión de Psicoanálisis e investigador en Psicoanálisis de la Familia y la Pareja. En Hollywood, Al Pacino le lleva cuarenta años a su novia, la argentina Lucila Polak. Y Robert Duvall es cuarenta y un años mayor que Luciana Pedraza, otra argentina que conquistó un corazón codiciado. “Desde el lado femenino, las jóvenes buscan poder y, también, la figura del padre protector que no encuentran en el biológico”, aporta la psicoanalista Any Kireger, autora de varios libros relacionados con el sexo. 

En el mundo del showbiz global también irrumpen en escena los ejemplos de mujeres que se han atrevido a salir con hombres más jóvenes, como la cantante Madonna, quien se relacionó con el modelo brasileño Jesús Luz, y Shakira (36), que se unió el futbolista del Barcelona de España Gerard Piqué (26), con quien ya tiene un hijo. “Hay mujeres que ya resolvieron su situación económica, son madres, son bastante independientes y eligen hombres más jóvenes. Tienen la vida hecha y la disfrutan”, indica Drucaroff. Según Novelli: “Lo que puede suceder es que la mujer esté buscando reactualizar una función como la materna, pero con un personaje sustituto de lo que pueden llegar a ser sus hijos. Buscan jóvenes que quizá no tienen un buen pasar económico, sin autonomía, y los ponen en una situación de dependencia”. 

Verdad y consecuencia 

¿Cuáles son las razones de esta tendencia? ¿Qué lleva a hombres y mujeres a establecer vínculos tan desparejos? ¿Amor, dinero, seguridad o qué? “Es un tema de fondo, no casual. Una de las causas de que se concreten estos vínculos se debe al hecho de que las expectativas de vida se alargan en términos generales, lo que le puede abrir la posibilidad de que se formen estas parejas”, afirma Drucaroff. Los constantes avances científicos y médicos, de esta manera, permiten a las personas mayores vincularse sentimentalmente con otras generaciones. 

“Un hombre de 50 no es lo que era. Esto se debe al cambio de usos y costumbres, a la prolongación de la expectativa de vida. Es como una segunda vuelta, una segunda oportunidad”, concluye. Según Kireger, los lazos de pareja de hoy tienden a ser “transgeneracionales”; muchas veces hay entre veinte y hasta casi treinta años de diferencia. “Esto tiene que ver con la época. La cultura siempre gestionó la política de las relaciones amorosas. La cultura encuadra el fenómeno del amor”, amplía.
Asimismo, la especialista hace hincapié en los cambios sociales que ponen en jaque la autoridad paterna en una familia: “Desde hace cincuenta años, la autoridad del hombre viene en caída, lo que genera una crisis en la familia tradicional judeo-cristiana. Antes, era el hombre quien tenía el poder de administrar lo que es posible y lo que es prohibido. Hoy, ya no lo es, y es así como vivimos en un ‘todo se puede’”.

Para los expertos, otro factor que incide en esta tendencia es el capitalismo. Por ejemplo, según Kireger, no deja de tener sus influencias, ya que empuja a un consumo de “juventud” y, cuanto más chica es la mujer: “mejor estoy ubicado”. “Ya no importa tanto la belleza de la mujer, como importaba antaño; importa su edad”, sentencia.

Pasado y presente 

Los antecedentes ayudan a explicar las razones por las que, desde la óptica científica, las parejas desparejas no son algo nuevo. Los históricos casos de José de San Martín con Remedios de Escalada (él era veinte años mayor), Charles Chaplin con Oona O’Neill (treinta y seis años de diferencia), o Cary Grant con Barbara Harris (cuarenta y siete años), entre otros, son más que una muestra de que, en tiempos pasados, también se daba este tipo de vínculos. “Con la juventud el hombre busca vitalidad; esto tiene que ver con la energía sexual. La juventud supone más vida erótica, aunque no siempre es así. En líneas generales, se relaciona con la renovación”, indica Rubinstein. 

Desde su visión, en contrapartida, la mujer se siente atraída por la mayor seguridad, el mayor aplomo y, por lo tanto, en algún punto, por un menor esfuerzo. ¿Por qué? “Para una mujer, estar con un hombre ‘hecho’ o ‘encaminado’ en lo económico no es lo mismo que estar con uno con el que tiene que remarla más. Por ese lado, la libera y tranquiliza. Es un aspecto más que tiene en cuenta”, responde Rubinstein. “La oferta de seguridad, tranquilidad económica, contención y experiencia está presente para la mujer. Desde la adolescencia, la mujer mira hacia arriba en edad, mientras que los varones tienen que esperar su turno”, enumera Drucaroff. Además, también está el hecho de que, para los especialistas, la mujer madura antes que los varones, por lo que, muchas veces, un varón de la misma edad les parece inmaduro.

Según los expertos, la sociedad de estos tiempos está más preparada. Para Rubinstein: “Hay una mayor liberación en cuanto a lo permitido y lo prohibido. Es como que lo que estaba más oculto y tapado no está hoy reprimido socialmente. Se pueden expresar cosas que antes tenían más condena. El hecho de que una mujer más joven se relacione con un hombre mayor no genera condena. Hay algunos dichos: ‘El hombre tiene la edad de la mujer con la que está’”.

A la hora de mencionar aspectos por los cuales los hombres se inclinan por las más jóvenes, no pasa inadvertido para los especialistas el hecho de que la mujer haya adquirido un perfil más alto en la sociedad moderna. Esto también es, según los expertos, un elemento que juega en contra para las “maduras”. “La mujer es vista por el hombre como un par y esto tiende a borrar el deseo en muchos hombres que se sienten atraídos por jóvenes. Lo interesante es que estamos asistiendo al fenómeno de que, cada vez que una pareja se disuelve, se va por una mujer que tiene diez años menos y así nos encontramos con novias que son más jóvenes que las hijas”, indica Kireger. “Pareciera que las parejas de diferentes edades no ponen en juego con fuerza el tema de la competencia, algo que se da en las parejas más parejas. Quién es más, quién gana más, quién sostiene y quién manda”, agrega Novelli.

¿Tienen futuro este tipo de vínculos? “Pueden tenerlo, sin duda. Depende de los modos en que se acoplen. Debe haber flexibilidad por parte del más joven para ir a bailar a un boliche y por parte del mayor para poder estar con gente más madura que tiene otro tipo de preocupaciones no tan juveniles”, cierra Rubinstein. Para ellas y ellos, la edad no importa.

De aquí y de allá

En la Argentina los casos abundan: Marcelo Tinelli (52) está de novio con Guillermina Valdés (35); Jorge Rial (52) sale con Mariana Antoniale (24); Dady Brieva (56) se casó con la bailarina Mariela Anchipi (36), con quien tuvo dos hijos. Martín Redrado tiene 50 y Luciana Salazar, 31; Nito Artaza se puso de novio con la ex Gran Hermano Silvina Scheffler (“La Profe”). Él tiene 52 y ella, 32. En Hollywood los ejemplos también se multiplican. Woody Allen (75) está con Soon-Yi Previn (40) y Ronnie Wood (64), con Ana Paula Araujo (29).

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte