INVESTIGACION


Melodías para no olvidar


Por Daniela Calabró.


Melodías para no olvidar 

Varios estudios internacionales evidencian que la música es un gran aliado para aquellos que padecen Alzheimer: puede hacerlos regresar a momentos de su pasado y a reconectarlos con el presente. Una terapia basada en la mente, pero también en el alma.

Lan Cohen es un trabajador social de Long Island (en Estados Unidos) que tiene un firme propósito: que en los geriátricos de su país cada anciano reciba un reproductor de música con sus canciones favoritas. Pero ¿por qué se habrá empeñado este profesional estadounidense en tamaña hazaña? Muy sencillo: porque conoce sus resultados potenciales. 

Un día, mientras le pasaba música a un paciente con Alzheimer, descubrió que el anciano miraba más fijamente, reconocía lo que escuchaba y estaba “más presente”. "Fue como si de repente despertara; y lo mejor fue que los efectos duraron después de quitarle los auriculares", explica el propio Cohen en Alive Inside, el documental que realizó para explicar esta iniciativa y que se estrenó hace algunos meses en los Estados Unidos. Y como en materia de ciencia nada es porque sí, este descubrimiento también tiene su explicación. 

Cada año se diagnostican cinco millones de nuevos casos de Alzheimer en el mundo, lo que equivale a un caso nuevo cada seis segundos.

“Todos traemos al nacer una sensibilidad para la música; es decir, una capacidad innata para responder a la música, que, a su vez, nos permite formar conexiones emocionales con cierto tipo de música y con los hechos relacionados con ella”, introduce la licenciada Marcela Lichtensztejn, jefa del Servicio de Musicoterapia de INECO y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, y prosigue: “Las personas que padecen Alzheimer parecen conservar estas conexiones con la música. 

Si bien pueden no recordar caras o nombres o estar sumergidas en momentos de profundo aislamiento, todas parecen responder positivamente a la música. De acuerdo con lo que vemos diariamente en nuestros pacientes, pueden llegar a recordar melodías, en especial si se trata de canciones de su juventud”. He aquí la razón por la cual el proyecto de Dan Cohen hace tanto hincapié en que se escuche música elegida por los pacientes o por sus familiares cercanos. “Hemos visto cómo la música conocida, la que marcó la vida de esa persona, es la que ofrece mejores resultados. Seguramente porque algo en su mente la reconoce y la hace salir del letargo", comenta, en el documental, una cuidadora de uno de los cincuenta geriátricos que ya participan del programa de música personalizada. 

De qué hablamos 

“La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia. Implica el deterioro y la pérdida de las facultades intelectuales, cognitivas y de conducta, que influyen sobre la calidad de vida de la persona afectada”, asevera el doctor Ignacio Previgliano, especialista en Neurología y Terapia Intensiva y jefe de la Unidad de Neurointensivismo del Hospital Fernández. 

Se estima que en la Argentina padecen Alzheimer cuatrocientas mil personas, una cifra que crece de modo sostenido año a año. Previgliano explica con claridad las causas: “El aumento de casos se da, sobre todo, por el envejecimiento de la población y la mayor expectativa de vida. A eso se le suma un diagnóstico cada vez más preciso de la enfermedad”.

Los flavonoides del chocolate ejercen un poder antioxidante muy positivo para prevenir o retardar el Alzheimer.

Actualmente no se cuenta con drogas, vacunas o tratamientos curativos, pero sí con fármacos que tratan los síntomas y mejoran la calidad de vida del paciente. “Los medicamentos actúan sobre la cognición, lo que significa que no reducen la enfermedad, sino que mejoran la memoria mientras la enfermedad continúa avanzando a su ritmo normal”, explica Previgliano, quien también adelanta que hay un nuevo medicamento en período de experimentación (Ver recuadro “Un hallazgo prometedor”). 
En este contexto, las terapias basadas en las artes aparecen como una gran alternativa, ya que logran incentivar las funciones cognitivas a través de actividades participativas, que sacan al paciente de la pasividad que suelen generar los tratamientos tradicionales. 

“Es increíble cómo las personas con Alzheimer participan activamente de tareas musicales junto a los musicoterapeutas. Pueden cantar canciones completas, llevar el tiempo y el ritmo de un tema musical y lograr intercambios significativos con su entorno inmediato”, explica la licenciada?Marcela Lichtensztejn, quien también es directora del Departamento de Terapias Basadas en las Artes de INECO y del posgrado de Musicoterapia de la Universidad Favaloro. 

De acuerdo con sus palabras, quienes padecen Alzheimer logran, con estas actividades, evocar recuerdos que parecen estar perdidos o que son difíciles de recuperar por otras vías. Así, se reencuentran con ellos mismos: “De algún modo, recuperan parte de sus vidas, de su identidad, se reconectan con el momento en el que escucharon ese tema musical y pueden también conectarse con el aquí y ahora”.

Resultados a la vista

Más allá de los beneficios que la música representa en sí misma, los mejores resultados se obtienen de los tratamientos basados en la conocida musicoterapia, en la que se trabaja de manera sistemática (y con conclusiones por demás alentadoras) para obtener mejoras en el desarrollo cognitivo.

“La musicoterapia ayuda a los pacientes a maximizar su capacidad de memoria a través de la utilización estratégica de la música. Para lograrlo, los profesionales especializados emplean ciertas canciones para estimular memorias pasadas, imágenes y experiencias personales”, explica Lichtensztejn. Y?amplía el concepto: “Los musicoterapeutas pueden ayudar a personas con demencia a evocar información reciente, como nombres o, asimismo, números de teléfono. También pueden ayudarlos a reconocer el rostro de un familiar cercano, a mejorar la atención y a reducir la agitación”.

España es uno de los países pioneros en la implementación de la musicoterapia para mejorar la actividad cognitiva.

Tanto las notas como las melodías pueden funcionar aun cuando la enfermedad está en una etapa ya avanzada. Así lo especifica la especialista, quien también es autora del libro Música y medicina: la aplicación especializada de la música en el área de la salud: “Esta terapia puede estimular la evocación de memorias que parecen estar perdidas, aun cuando el reconocimiento del lenguaje y de objetos ya no sea posible a causa de la enfermedad. Esto sugiere, entonces, que el modo en que el cerebro recuerda la música es diferente del modo en que recuerda a las personas o las experiencias personales. Por lo tanto, los individuos pueden usar la música para acceder a recuerdos que se creen ya olvidados y reencontrarse con su propia identidad... al menos por un momento”. Eso, desde ya, es invalorable.

Un hallazgo prometedor 

El doctor Ignacio Previgliano comenta los beneficios que se están obteniendo con un nuevo fármaco: “Se trata del Cerebrolysin, una preparación de neuropéptidos y aminoácidos. Tiene un efecto modificador del Alzheimer, ya que protege el tejido cerebral, sostiene los procesos neuroplásticos, incentiva la generación de neuronas y estimula la sobrevida neuronal”.El producto es usado cada año en todo el mundo en más de 140.000 enfermos con demencia. En los Estados Unidos, aunque no se comercializa, está aprobado como nueva droga en investigación. En la Argentina han sido tratados más de ochocientos pacientes. “En forma concordante con los resultados internacionales, se han visto mejorías significativas en la cognición o la memoria. Asimismo, hay efectos favorables en las actividades de la vida cotidiana en algo más del 70% de los pacientes tratados”.

La musicoterapia puede lograr 

• Mejoras en la memoria. 
• Aumento de la atención y focalización. 
• Aumento de la motivación. 
• Mejoras en las habilidades cognitivas.  
• Mejoras en la autoexpresión.
• Aumento del registro de sí mismo y de los otros.
• Reducción de la agitación.

Seis cuidados para tener en cuenta 

Cuando se convive con un paciente con Alzheimer, debe tenerse esto en cuenta:
Elegir adecuadamente a quien lo cuide, controlando que no haya maltrato físico ni verbal. Promover alguna actividad al aire libre adaptada a la discapacidad del paciente. Motivarlo para ejercitar las funciones mentales remanentes a través de música, libros o películas. Seleccionar sus alimentos con un nutricionista, privilegiando los semisólidos sobre los líquidos. Permitir el descanso diurno en forma de siesta. Brindarle cariño y comprensión, respetando sus opiniones y tratando de complacer lo que demanda, siempre que no sea peligroso.
*Por el doctor Ignacio Previgliano, especialista en Neurología y Terapia Intensiva y jefe de la Unidad de Neurointensivismo y Gestión en Procuración de Órganos y Tejidos para Trasplante del Hospital Fernández.

Más evidencias 

Un estudio realizado en el Instituto para la Música y la Función Neurológica, de Nueva York, sobre la utilización de reproductores MP3 y iPods con personas que padecían alguna forma de demencia, mostró que quienes realizan tareas musicales al menos tres veces por semana logran una reducción de la agitación en un 80% y mejoran la memoria reciente en un 50%. Los resultados también incluyeron reducción de la depresión y la ansiedad.Además, las personas que participaron de este estudio reconocieron mejor su entorno y se conectaron más con otros miembros del grupo.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte