ACTUALIDAD


Emprendedores Tranqueras adentro


Por Mercedes Colombres.


Emprendedores Tranqueras adentro
El espíritu emprendedor argentino es reconocido hasta en el extranjero. Según el último relevamiento del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), un estudio que mide la tasa de actividad emprendedora temprana (TEA), en la Argentina, en 2012 dos de cada diez argentinos adultos eran dueños de un emprendimiento. Este fenómeno tiene su correlato en el sector agropecuario, ya que cada día son más los productores que apuestan a emprendimientos propios con valor agregado, que van desde producción de trigo orgánico y aceite de oliva hasta quesos, carne ovina y almendras. 

“Estábamos con mi socia, Elina Buffa (45), en un viaje de capacitación del Movimiento de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) en California y ahí surgió la idea de hacer nuestro aceite. Con una pequeña finca y diez años de experiencia trabajando en el negocio olivícola, decidimos tirarnos a la pileta”, explica Juan Pablo Castellano (46), un ingeniero agrónomo y docente universitario que trabaja junto a su familia y la de su socia en la producción del aceite de oliva extra virgen Trilogía. 

Pese al aire heroico de la historia, Castellano se apura en derribar el mito del self-made man campero de éxito súbito. “No hay magia. Trabajamos en familia; nosotros hacemos el aceite y lo vendemos. Todo muy a pulmón, pero con muchas satisfacciones, como la que sentimos cuando un cliente nos contó que fue a una bodega donde, sin saber que él era cliente nuestro, le recomendaron el aceite”, dijo Castellano, que integra el Grupo CREA Olivícola de San Juan.

El campo argentino tiene hombres y mujeres que apuestan a generar su propio negocio. Trigo orgánico, aceite de oliva, quesos gourmet al estilo europeo, ovejas y almendras son las opciones para arrancar un camino nuevo.

Con una producción inicial de diez mil botellas en 2010, y cerca de lograr el éxito de casi duplicar la producción, Castellano enumera las dificultades que enfrenta cualquier emprendedor. “El acceso al crédito y al financiamiento de los bancos es dificilísimo. Por eso, rescatamos el apoyo que tuvimos de la Agencia Calidad San Juan y el gobierno provincial, que nos ayudó con el viaje a California y nos apoya para ir a ferias; y de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa de la Nación (Sepyme), que nos ayudó para comprar los tanques de almacenamiento que nos permitirán aumentar nuestra producción”, cuenta Castellano, que rescata la experiencia de su socia en su papel de jurado internacional de aceites como un factor esencial para crear un buen producto.

Panes sanos 

Hijo de una generación cada día más interesada en la forma en que se producen los alimentos, Diego Fontenla (43 años) administra los campos de un emprendimiento que lleva la integración vertical en el campo a la máxima expresión: fabrican trigo orgánico, procesan la harina y elaboran panificados con ingredientes orgánicos, que comercializan bajo la marca HausBrot. Lo más notable de la historia es que este emprendimiento arrancó hace veinticinco años, cuando la moda de comer sano no existía. “Todo el proyecto nació a partir de una cuestión filosófica de los dueños, los Schneider. Ellos querían comer alimentos sanos, por un tema de salud”, explicó Fontenla, que integra el Grupo Pampa Orgánica del INTA. “Todos compartimos esa filosofía. En mi familia también tenemos ese interés por la comida orgánica. A mis chicos les gusta esta onda”, cuenta Fontenla.

Diego Fontenla administra el campo donde fabrican el trigo orgánico para HausBrot. Esta empresa, que nació hace veinticinco años, vende toda clase de panes orgánicos, facturas integrales, pastas, milanesas de soja y facturas.

Aunque cuando arrancó el emprendimiento poco se sabía de orgánicos en la Argentina, hoy toda la cadena de producción cuenta con certificación orgánica. Los productos del emprendimiento incluyen desde harinas de diferentes granos hasta masas, panes, galletas y budines integrales. Varios deportistas olímpicos y los jugadores de la primera división de los equipos de la Unión Argentina de Rugby consumen los productos HausBrot. El campo donde Fontenla dirige la producción de trigo, Santa Elena, es una suerte de modelo para los productores orgánicos del país.

A la suerte hay que ayudarla

Aunque el emprendimiento se llama La Suerte, poco hay de azar en la historia del negocio de quesos gourmet de la familia de Pedro Lacau (h) en Lincoln. Antes de que el sueño se hiciera realidad, hubo largos años de trabajo, la contratación de un experto quesero y hasta una pasantía del padre de Lacau, también llamado Pedro, en una fábrica francesa.
 
El emprendimiento de los Lacau empezó justo con la gran crisis argentina de 2001. “Estábamos en plena crisis, ante la opción de seguir siendo productores o irnos. Decidimos quedarnos, apostar por el país y arrancar en un galpón con algo medio desconocido: la producción de quesos finos estilo europeo”, cuenta Lacau (h). Detrás del negocio están los cinco hermanos Lacau y sus padres; pero en un esquema profesionalizado, cada uno con una función y una remuneración. El recorrido del emprendimiento en los últimos doce años fue difícil, pero los Lacau dicen que no se arrepienten. “Fue muy difícil, teníamos un producto nuevo, no había mercado. Fue necesario aprender a entrar al circuito comercial y pelear con los súper; eso es lo más difícil de hacer para un productor”, explica Lacau, que integra los Grupo CREA Lincoln y Las Toscas.

Los ovinos, un negocio

Veinte años atrás, Jorge Srodek (67) era un típico yuppie de empresa que viajaba por el mundo y por el interior comprando y vendiendo para la mayor empresa exportadora de lana del país, en destinos exóticos como la Unión Soviética y China. “Viajaba mucho. Pero como cualquier hombre con tradición de campo, me siento más cómodo en alpargatas que en traje y, por eso, cuando me retiré de la empresa, decidí transformar my hobby de criar ovejas Corriedale y Merino en mi actividad full time”, dice Srodek, que detrás de su background como  emprendedor agropecuario tiene un pasado de estudiante en California, en la época del Flower Power, y de asistente fiel al mítico festival Woodstock.

Aunque la apuesta por el ovino no es la más sencilla, Srodek explica que es la mejor. “Hoy el margen bruto de criar ovinos en ciclo completo es casi igual al de las vacas. Vendemos lana para exportación y carne de cordero en diciembre, que es cuando viene la demanda por las Fiestas. De abril a agosto las ovejas están en rastrojos de trigo y soja. 

“Hoy el margen bruto de criar ovinos en ciclo completo es casi igual al de las vacas. Vendemos lana para exportación y carne de cordero en diciembre, que es cuando viene la demanda por las Fiestas”. Jorge Srodek.

Entre septiembre y diciembre tenemos la majada en pasturas. Además de las ovejas tengo vacas, ya que se pueden manejar en forma complementaria”, cuenta Srodek.  “La oveja es una pasión, además de una buena opción. La mezcla de ovejas y vacas funciona, y con agricultura también es recomendada porque la bosta de oveja es fertilizante”, explica el emprendedor, que alterna la ganadería con la actividad gremial y política como directivo de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), y, desde 2009, como diputado provincial por la sexta sección bonaerense.

Almendras 

Con solamente 22 y 28 años, Marcos y Nicolás Radnic se animaron a apostar a lo propio en 2010. La inspiración para el proyecto surgió en el invierno de 2009, cuando Nicolás escuchó una charla que daba Luis Iannamico (del INTA Alto valle de Río Negro) sobre producción de frutos secos como nueva alternativa productiva. “Eso nos motivó a arrancar. Por otro lado, siempre nos atrajo la producción intensiva pese a haber crecido entre soja, maíz y girasol”, explica Marcos Radnic. 

En julio de 2010 hicieron la primera plantación de almendros –con plantas traídas de Mendoza–, de una variedad española de floración tardía denominada “Guara”, novedosa en la Argentina pero que se desarrolla en España desde hace más de veinte años. “Lo más difícil de iniciar un negocio es que se necesita poner esfuerzo en algo que no está probado y que, por lo tanto, puede fracasar. Por otra parte, cuando la región productiva donde te encontrás está enfocada en otra actividad, es más difícil conseguir maquinaria y mano de obra. De todas maneras, es satisfactorio ver que el proyecto está encaminado a pesar de los errores que a veces se cometen”, destaca Marcos Radnic. 

“Lo más difícil de iniciar un negocio es que se necesita poner esfuerzo en algo que no está probado y que, por lo tanto, puede fracasar”. Marcos Radnic.

Aceites, frutos secos, carnes alternativas, orgánicos. Las opciones para arrancar un emprendimiento campero son tan infinitas como la lista de dificultades que enfrentan quienes se aventuran en este tipo de negocio. 

Consejos de experto para tener en cuenta

Las dificultades siempre aparecen cuando uno arranca un emprendimiento productivo, pero los que ya recorrieron el camino tienen algunas recomendaciones para brindar, sobre la base de sus propios aciertos y errores. Los entrevistados coinciden en que una buena idea no basta para lograr un emprendimiento agropecuario exitoso. Es vital trazar un buen plan de negocios, vender productos terminados –de ser posible–, y mantener sencillas las estructuras de administración y costos. Francisco Perkins, emprendedor agropecuario y presidente del XX Congreso CREA, lo resume diciendo que no hay recetas a la hora de emprender. 

“A los emprendedores les diría que confíen en ellos mismos. Las recetas mágicas tienen fecha de vencimiento y la única forma de mantenerse en pie es cuestionando permanentemente incluso lo obvio. Recomiendo salirse de la coyuntura, consultar a otros, armar un plan y estar dispuesto a reformularlo, y ser conscientes de que posiblemente se pasará por momentos difíciles. Eso es lo que nos dará perdurabilidad”, cierra Perkins.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte