ACTUALIDAD


El corazón del show


Por Diego Oscar Ramos.


El corazón del show
Luego de dos años de gira mundial, Fuerza Bruta volvió a Buenos Aires para seguir sorprendiendo y agotando localidades con un espectáculo de estímulos múltiples. Pero ¿cómo crean los shows? Para entender su implicancia técnica y estructural, nos metimos en el backstage y hablamos con sus hacedores. Ya hemos visto correr a hombres y mujeres por las paredes de la sala del Centro Cultural Recoleta, y también hemos visto subir a personajes por el Obelisco, porque en cada oportunidad que se presenta, el show de Fuerza Bruta nos deja boquiabiertos, sin aliento. Y este año no defraudó: las imágenes de la exhibición Wayra son inesperadas, con maravillas visuales, auditivas, táctiles y oníricas; con utilización de agua, aire y movimientos que desestructuran la percepción. El público, en su mayoría joven, queda impactado y sumido en la admiración. 

Quien vaya a ver Wayra vivirá tanto la celebración de escenas casi infantiles como de escenas más profundas, donde se habla sin palabras de luchas urbanas constantes y desesperadas por no perder la identidad. Y también hay imágenes potentes de liberación interna de todo tipo de opresiones, sociales o personales. Alcanza con que el lector busque el nombre del show en Internet y, gracias a filmaciones (algunas profesionales y otras caseras), se puede hacer una idea más concreta de la manera en que este show que se llamó alguna vez “aéreo” pretende imantar la atención con imágenes y músicas que coquetean con el trance. La puesta es tan fabulosa que vale la pena adentrarse en el backstage para saber cómo arman cada escena, y qué materiales y recursos utilizan. ¿Nos acompaña?

Backstage de la danza femenina 

“Tenemos muchos lenguajes para jugar, de la felicidad a lo dark, podemos ser un poco profundos, tener cosas abstractas, con carga de intensidad y esa cosa tan infantil como sensual, como cuando las chicas se mueven por el agua y se van despegando, se atropellan y después cobran fortaleza… Con esta danza quisimos reflejar un poco el relato de la energía femenina”, cuenta Fabio D’Aquila, cerebro organizador de todas las puestas en escena, miembro fundador y partícipe de todas las experiencias grupales de Fuerza Bruta junto al director, Diqui James. La escena que comenta, tal vez una de las más bellas, se desarrolla en una pileta enorme suspendida sobre el público. Este la verá acercarse cada vez más hasta poder tocarla con la palma de la mano. Entonces, comprobará que se trata de una pileta de plástico flexible, llamado maylar, que se usa para las velas de los barcos de competición. 

“Es una de las escenas más complejas para armar. El material lo importamos de Francia, donde nos lo hacen de una medida especial. Lo usamos con dos tipos de cinta súper adherentes y todo está unido a una estructura de aluminio, agarrada a su vez a cientos de resortes que resisten los golpes. El conjunto cuelga de cuatro motores automatizados puestos en un sistema de rieles en el techo”, comenta el responsable técnico. Asimismo, revela que las chicas que corren por las paredes lo hacen a través de un sistema de riel curvado, que hace circular los carros de donde están colgadas. 

Este sistema se utiliza en la industria automotriz para trasladar las carrocerías en las líneas de fabricación. En Wayra, esas estructuras están guiadas por un software con un dispositivo específico de detención al alcanzar un espacio determinado. También cuenta con un programa especial manejado con un joystick, para generar movimientos múltiples a una enorme vela en cuyos lados se van desplazando dos personas. “Todo ese bastidor viene colgado sobre un riel y apoyado en el piso con un contrapeso de más de mil kilos”, cuenta D’Aquila, antes de detenerse en una de las partes más bellas del show llamada “La Globa”. A seguir sorprendiéndose...

Y ahora, “La Globa” 

Seguramente usted también se preguntará cómo se arma la escena de “La Globa”. Vayamos por partes. Primero se infla un espacio amplísimo en el cual habrá acciones físicas con intervención del poder del aire. El material usado es una especie de lona plástica ignífuga que encontraron en Colombia y su uso habitual es en cerramientos en gastronomía. Para el efecto del viento, se usan siete ventiladores de quince caballos de fuerza cada uno, los cuales tuvieron su prueba inicial en Tecnópolis y en este show se convirtieron en una de las partes renovadas en relación con las versiones que se vieron en el país años atrás. “Decidimos usar el formato de una banda de rock, que en un recital toca canciones nuevas pero también muchas de las anteriores”, cuenta con gracia alguien a quien todos llaman Fabito, un hombre que mantiene viva su alma de juego pero sabe que lo que hace implica una gran responsabilidad. 

“Hoy en día cada elemento tiene un fusible que te está avisando si está por fallar. Todas las destrezas que se realizan en el techo están a cargo de andinistas que conocen bien las reglas de la seguridad en la altura”, aclara D’Aquila, y explica que, acostumbrados ya a las normas internacionales de seguridad, cada puesta en escena tiene un serio desarrollo técnico documental antes de conseguir las habilitaciones y pasar cada instancia de intenso control, tanto las oficiales de cada país como las que ellos mismos definen. 

Siempre un paso adelante 

El desafío de innovar y de mantener lo ya conseguido está siempre presente. “Estamos buscando constantemente la sorpresa; esto nos impulsa a seguir investigando. Ahora nos enganchamos con el mapping, queremos trabajar con proyecciones”, dice el miembro fundador de Fuerza Bruta y asegura que el director, Diqui James, se reunió este año con su par inglés Terry Gilliam (Brazil, 12 monos, entre decenas de films) para comenzar a pensar un trabajo conjunto. La apuesta a futuro es grande pero tienen un background fenomenal. 

Desde giras internacionales con éxito de crítica y audiencia por ciudades como Atenas, Berlín, Madrid, Londres, Porto Alegre, Singapur y Tel Aviv hasta el desafío constante de crear un conjunto de imágenes que ellos mismos disfruten. Y aunque nunca digan la palabra “perfección”, sí usan el término “eficiencia” para referirse a su tarea. “Es uno de nuestros pilares, nos tenemos que parar muy fuerte en eso; si no, no podríamos hacer estos espectáculos, ni aquí ni en las giras, donde es necesario que tengas todo montado y andando en dos días”, explica D’Aquila. Y comparte una sensación de sentido de vida en su tarea: “Si la gente puede ver una obra que la entretenga, que le dispara sensaciones, que la hace pensar en otras formas de ver la vida, ya está”. 

Trance festivo 

“Es muy importante tener una plataforma como la de Fuerza Bruta para hacer mi música, ya sea por la experiencia artística, por la inspiración, por lo laboral, por formar parte también de un gran equipo creativo”, nos dice Gaby Kerpel, el responsable de la puesta sonora de Wayra, y cuyo arte musical ya estaba presente en De la Guarda. La identidad sonora de esta agrupación está ligada a la forma en que el músico sabe combinar elementos folclóricos sudamericanos junto a una batería de recursos vinculados a la música electrónica, ya sea para generar estados de trance o para bailar con placer. 

“En general, primero viene la idea de Diqui en papel y cuando comienzan los ensayos ya tengo algo para ir probando; de ahí en más se trabaja en paralelo”, cuenta Kerpel, cuyo disco Carnabailito fue producido por Gustavo Santaolalla. Sobre la incidencia de la música electrónica en la obra y el hecho de que el espacio escénico no sea una sala tradicional, el músico comenta: “Es parte fundamental de la celebración, del ritual, de la fiesta para quebrar a la vez la estructura teatral más tradicional y poner al espectador como protagonista”.  

Así nacieron, así son hoy

Fuerza Bruta es una compañía teatral argentina que se creó en 2003 como proyecto independiente de la compañía teatral De La Guarda. Se caracteriza por un estilo experimental, la innovación estética y un despliegue escénico en grandes dimensiones. Sus obras se presentaron en Buenos Aires, Lisboa, Londres, Barcelona, Madrid y Nueva York, entre otras ciudades. El 25 de mayo de 2010, la compañía estuvo a cargo del desfile de los festejos por el Bicentenario de la Revolución de Mayo. De julio a noviembre de 2011 Fuerza Bruta se presentó en el predio de exposición Tecnópolis de la Argentina. En 2010, 2011 y 2012 realizó presentaciones en Madrid, Bilbao, Edimburgo, Londres, Berlín, Taipei, Tel Aviv y Manila. Tiene tres elencos, uno estable en Nueva York y dos de gira.Este año presentaron su espectáculo en el programa de la diva de los teléfonos, Susana Giménez.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte