ACTUALIDAD


La ciudad de manzanas


Por Revista Nueva.


La ciudad de manzanas
Desde hace once años, cada invierno, percusionistas de todo el mundo llegan a General Roca para participar de un encuentro único: el Festival Internacional de Percusión de la Fundación Cultural Patagonia. Un evento donde el lenguaje común es la música.

Cada año, con el frío, se repite la procesión. La ciudad de General Roca, en el centro del Alto Valle de Río Negro, se convierte en la sede de un evento único: el Festival Internacional de Percusión. Durante cinco días, los distintos espacios de la Fundación Cultural Patagonia –no solo el lugar, sino también el alma de este encuentro que ya lleva once ediciones– respiran y viven a través de los sonidos de las marimbas, de los vibráfonos y de las baterías. A este rincón del mundo llegan percusionistas expertos de Estados Unidos, México, Alemania, Taiwán o Dinamarca, y cada espacio de este lugar de la Patagonia se transforma en una Babel en la que no importa el idioma que cada uno hable porque todos se comunican a través de la misma lengua: la percusión.

Son cinco jornadas intensas. De la mañana a la medianoche –y más allá también–, alumnos, fanáticos de la percusión, público, grandes y chicos, deambulan por los pasillos de la Fundación Cultural Patagonia (FCP), entran en las distintas master classes, asisten a clínicas, aprenden como alumnos privilegiados de los mejores del mundo, y disfrutan de conciertos sin igual. Es que todos los que vienen a participar de este megaencuentro especializado suelen compartir escenario, intercambiar partituras y disfrutar de los sonidos. 
Y aunque las palabras “marimba” o “vibráfono” pueden parecer poco convocantes, en esta región se hicieron populares. Los conciertos que se realizan a la noche, abiertos al público en general, cierran con localidades agotadas cada función. Es que el Festival?Internacional de Percusión ya tiene sus seguidores, los que, cada invierno, se agendan esta cita a puro ritmo para llevarse un recuerdo bien sonoro.

Parte del Valle

Ahora que ya es un rito anual, parece cuento que doce años atrás hubo alguien que lo ideó. Pero fue así: Ángel Frette, director actual de la festividad, además de director de la carrera de Percusión del Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), integrante del Ensamble de Percusión de Fundación Cultural Patagonia y de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, se sentó un día frente al presidente de la Fundación Cultural Patagonia, Norberto Mario Rajneri, y le contó lo que había imaginado alrededor de la percusión. Para su sorpresa, Rajneri le dio el visto bueno. Desde entonces, no solo creció en convocatoria, sino que también se hizo un lugar en el universo de la percusión y en las agendas de los músicos más destacados del género.

A fuerza de música y de otras artes, la Fundación, que funciona en forma simbiótica con el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), también transformó la vida de la ciudad. El IUPA y la Fundación quedan en el noroeste de Roca, en una zona bastante alejada del centro. Pero la distancia no es impedimento: hasta allí llegan, a diario, en colectivo, en bicicleta o caminando, quienes sueñan con convertirse en músicos, actores, titiriteros, bailarines y cineastas. El espacio es ideal para esta ebullición artística. Además de las aulas, y las salas de ensayo?y edición, hay espacios de recreación, una villa y un hotel. 

Quien se acerca a esta zona adivina enseguida que allí se cocina el arte: algunas cuadras antes comienza a verse a los alumnos que cargan sus violonchelos, se oyen ensayos de música, se ve a futuras bailarinas que llegan caminando a sus clases.?De hecho, en las aulas de esta institución se formaron camadas de notables músicos. Y para quienes viven en esta parte de la Patagonia, este centro educativo pone al alcance de la mano de sus habitantes la posibilidad de formarse en todas las ramas artísticas con un excelentísimo nivel y con la chance de tener a mano todos los instrumentos, sin la necesidad de centralizar la actividad en Buenos Aires. Para un gran número de artistas es la posibilidad de espiar y escuchar el mundo de la música, y de las otras artes... desde una butaca que queda a pocas cuadras de casa.

Los números del arte

Al noroeste de General Roca, en una zona alejada del centro de la ciudad, y sobre un predio de 29.708,03 m2, se levantan 12.138,47 m2 de construcción destinados específicamente a la actividad artística y cultural. La Fundación Cultural Patagonia tiene un edificio principal de 5912 m2, que comprende el Auditorio Ciudad de las Artes, el Centro Musical, camarines, taller de escenografía, siete salas de ensayo, depósitos, taller de títeres y oficinas administrativas. En este edificio, está el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), con 45 aulas y talleres, oficinas administrativas y un set de televisión. En la Ciudad de las Artes está la Villa de las Artes, un conjunto de 58 viviendas para integrantes de los elencos artísticos, docentes y alumnos becarios. En 2013, se inauguró el nuevo Espacio Cultural con el objetivo de crear un ámbito para el desarrollo de la Feria Patagónica del Libro y una gran variedad de actividades musicales, teatrales, exposiciones, o el concierto despedida del Festival de Percusión.



 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte