ENTREVISTA


De niña a mujer...


Por Agustina Mussio.


De niña a mujer...
Con apenas 19 años, Laura Esquivel asombra por su madurez. Su papel en la obra musical Los locos Addams es su regreso a la actuación en el país desde su estelar protagonismo en Patito Feo.

Oscura, lúgubre, mandona, impulsiva, perversa e imponente. Así es Merlina, el personaje que interpreta Laura Esquivel en el musical Los Locos Addams, en el teatro Ópera. La ex Patito Feo, en cambio, es dulce, amena, cálida, simpática y muy prudente. Llega con zapatillas de lona, jeans, suéter y pañuelo al cuello para cuidar su voz, que se debilitó por el frío y las exigencias de los días de función. La tranquilidad de sus movimientos y su forma de hablar no condicen con el carácter histriónico y atolondrado que suelen tener las adolescentes de 19 años. Ella se muestra reflexiva, estudiosa de su profesión y poco salidora. Laura es hija única y cuenta con el apoyo incondicional de sus padres, que siempre la acompañaron. De esta manera lograron que no se “mareara” en los momentos de mayor éxito de su carrera. 


En 2010 y 2011 recorrió Italia y España haciendo más de cien shows de Patito Feo. Y a fines de 2011 participó en el film Cambio de planes, película que fue nominada para los premios Goya.

Después de pasear por Roma, volvió a la Argentina y se preparó duro para conseguir el papel. Sobre las tablas representa a la hija mayor de una familia poco convencional, que está enamorada y quiere invitar a cenar al novio y a sus futuros suegros. Como ellos sí son tradicionales, se esforzará para que en su casa todo parezca “normal”. El personaje de Laura incluye canto, baile y una gran actuación. 

–¿Lograste conectar fácil con el personaje de Merlina en Los Locos Addams o te resultó difícil sacarlo?
–Me costó bastante encontrarla, lograr las características que más la marcan y que me saliera natural el personaje. Igual, eso lo vas descubriendo a medida que van pasando las funciones. En la parte musical también hay números bastantes exigentes. Sin embargo, me encanta la obra y lo paso muy bien. Estuvimos mas de dos meses ensayando con directores que nos fueron dando las marcaciones más específicas de los personajes. 

–¿El personaje te costó por alguna característica en particular?
–Creo que Merlina tiene un carácter muy fuerte y es muy seria. Me costó encontrar eso al principio. Después te va saliendo, y no solo lo vas encontrando, sino que también lo vas sintiendo más cómodo. 

–¿Sentís que es muy distinta a vos o encontrás algún punto en común?
–Merlina es bastante distinta a mí. No soy seria; soy más risueña, más dinámica. Tal vez ella es más mandona y le gusta tener sus reglas y sus planes. También es impulsiva y, en cambio, yo pienso bastante más antes de hacer las cosas.

–Es la primera vez que trabajás con este elenco. ¿Cómo es la experiencia?
–Nos entendimos fácil porque es un grupo hermoso. Se formó como una gran familia y tenemos una muy buena relación. De hecho, cada tanto arreglamos para ir todos a algún lugar. Nos sentimos muy cómodos juntos.

–Mientras que Julieta Díaz tuvo que audicionar para el papel de Morticia, al Puma Goity lo llamaron y listo. ¿En tu caso cómo fue?
–Me enteré de que estaba el proyecto y me preparé para audicionar: me tuve que presentar cuatro veces a lo largo de dos meses. Fue bastante exigente, porque es muy específico todo lo que hay que cantar en la parte musical, y las escenas también son complicadas. Tenés que investigar desde tu punto de vista cómo sería el personaje pero, en realidad, no lo conocés del todo. Entonces, aparece esa duda en las audiciones y le tenés que poner mucho de vos. En la parte musical también hay mucha partitura, con micrófono… Estuve a pleno estudiando para estas audiciones y por suerte tuvimos un muy buen resultado. 

–Leí que estabas en Europa y viniste para la obra.
–Sí, pero estuve de viaje, no viviendo. Como máximo me quedaba tres meses; iba y venía. Siempre por trabajo. La primera vez que viajé por placer a Italia fue este año antes de empezar con la obra. Me fui a Roma con mi mamá justo cuando lo eligieron papa a Francisco. Fue muy emocionante.

–¿Sos creyente?
–No, no creo en nada. Pero aunque uno no sea creyente, fue muy lindo lo que vivimos. Te sentís identificado porque es argentino. Te pega fuerte. Además, Roma es divina. Fue una linda casualidad. 

–¿En qué países de Europa estuviste trabajando?
–En diferentes partes de Italia y España. Al principio, estuve con el show de Patito Feo. Fui la única del elenco original que estuvo haciendo la obra; el resto eran italianos y españoles. El programa terminó allá hace dos años.

“Siento que cualquier artista que tiene seguidores chiquitos tiene que ser responsable sobre lo que muestra públicamente. En la vida personal cada uno puede hacer lo que quiera. Pero al ser una persona pública, tenés otra responsabilidad”.

Cuando Laura cumplió 7 años, les pidió a sus padres que la llevaran a una escuela de canto, baile y actuación. Al poco tiempo se presentó a su primer casting y fue seleccionada para bailar en el programa infantil Guinzburg and Kids. Siguió con obras de teatro, musicales, y ganó el Premio Revelación de Canto Infantil de Villa María, Córdoba. Después de sus apariciones musicales en el programa Showmatch, en el 2007 la convocaron para protagonizar Patito Feo, la historia más linda, y vivió una ola de popularidad: disco de oro y de platino, miles de fanáticas y fama internacional, que perdura hasta la actualidad en algunos países de Europa y en Latinoamérica. El éxito del programa le abrió las puertas para filmar dos películas en Italia, una en España, y conducir dos ciclos de televisión. Fue nominada como artista revelación para los premios Martín Fierro 2008 y compartió escenario con Juanes, Patricia Sosa, Lito Vitale y el Coro Kennedy. Junto al elenco de Patito Feo cantó en la previa del show estadounidense High School Musical cuando se presentó en la Argentina. 

–Si bien ya venías trabajando desde hace rato, con Patito Feo te hiciste famosa. ¿Te costó adaptarte a la popularidad o lo asimilaste con naturalidad?
–Traté de asimilarlo con naturalidad. Por suerte, siempre tuve la contención de mi familia, que me recordaba la importancia de seguir siendo la misma persona y de continuar poniéndoles ganas a las cosas que me gusta hacer… cosas de la vida normal, como salir a caminar o hacer deporte. Viví un crecimiento en mi profesión, que es mi pasión, pero pude seguir con mi vida normal, aunque algunas cosas se modifican porque empezás a sentir que hay gente que te sigue, te escribe por las redes sociales, te para en la calle y te pide una foto. Pero en la vida personal traté de seguir con la misma  rutina de siempre. 

–En ese momento, ¿cómo te las arreglaste para combinar el trabajo con el estudio escolar?
–Estudiaba en los momentos libres. A veces, si tenía que rendir un examen una semana que no podía, me hacían el favor de pasármelo para la semana siguiente. Siempre me ayudaron muchísimo en el colegio. Supongo que fue, también, porque siempre fui a la misma escuela y ya me conocían. 

–¿Que te sigan chicas más chiquitas que vos te genera una cierta responsabilidad? ¿Cómo lo enfrentás?
–Sí, siempre. Siento que cualquier artista que tiene seguidores chiquitos debe ser responsable sobre lo que muestra públicamente. En la vida personal cada uno puede hacer lo que quiera. Pero al ser una persona pública, en algún sentido, tenés otra responsabilidad. 

–¿Te gustan el ritmo y las particularidades del trabajo en televisión o preferís el teatro?
–En realidad, me gusta más el teatro porque es más dinámico. Además, está la gente, el público. Pero hacer algo en tele también me encantaría. Tengo ganas de hacer ficción, o algún programa que esté relacionado con el mundo musical. 

–Trabajás desde que sos una niña. ¿En algún momento atravesaste alguna crisis en tu carrera y dudaste de seguir con tu profesión?
–No, jamás. Me gusta mucho lo que hago y es un trabajo muy dinámico. A veces hacés teatro, otras veces tele... En ese aspecto nunca te aburrís, siempre hay cosas para hacer. Nunca me planteé hacer otra cosa. Por ahora sigue siendo lo que más me gusta. El día que no me guste más, veré lo que hago. 

–Tus papás son médicos. ¿Qué decían de tu trabajo temprano en los medios? ¿Estaban de acuerdo?
–Mis padres siempre me acompañaron. A ellos les gusta porque me ven feliz y cuando no es así me lo dicen. Me cuidaron y me cuidan mucho en ese sentido. O cuando las cosas no van bien, por alguna razón, también son muy cuidas. Está bueno, porque quizás uno está pasando por algo y no se da cuenta, y ellos sí y te advierten. Entonces, te hacen recapacitar un poco y pensar más en lo que estás haciendo. Siempre me apoyaron para que pueda hacer lo que me gusta. 

–¿Qué otras cosas te gusta hacer, además de actuar y cantar?
–Me gusta salir a caminar, hacer deporte, ir a correr. Antes lo hacía más seguido, pero ahora con la obra no puedo porque implica bastante esfuerzo físico. Viajar me gusta mucho también y estar con amigos. Tengo una vida bastante tranquila.

–¿Salís los fines de semana?
–Sí, a veces. Este año no estoy saliendo mucho. De todos modos, no me gusta salir de noche a bailar. Prefiero hacer cosas más tranquilas, como juntarme con amigos. Ahora tengo todos los fines de semana ocupados a la noche y termino cansadísima.

–Vivís con tus papás. ¿Está en tus planes ir a vivir sola?
–Por ahora, estoy muy bien así y no tengo planes de vivir sola. En el futuro ya veré, no me apuro.

–¿Tenés novio?
–Tengo novio hace poco. Pero prefiero no hablar del tema. Lo único que puedo decir es que no es del ambiente. 

–¿Proyectos a futuro?
–Me gustaría mucho hacer tele. Por ahora hay varias propuestas, pero todavía las estoy analizando. 

 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte