ACTUALIDAD


Todo en uno


Por Agustina Mussio.


Todo en uno
Ganar tiempo y efectividad, ahorrar pesos y, además, estar más lindas… ¿Quién se resiste a este combo? Los productos multifuncionales son lo último en cosmética. Disfrutémoslos.

Bajo el emblema de mayor practicidad y eficacia, los productos multifuncionales se convirtieron en la nueva tendencia en la industria cosmética. Tienen la ventaja de ofrecer múltiples beneficios, como proteger, reparar, disimular imperfecciones y embellecer, en un solo paso. El tiempo que se ahorra en la rutina de belleza resulta clave para la mujer moderna. En los últimos tiempos estos cosméticos comenzaron a tener más difusión y aceptación entre las consumidoras.   

“La idea es que con un mismo producto podemos hidratarnos, nutrirnos, luchar contra las arrugas, fotoprotegernos y, por qué no, maquillarnos”, señala la doctora Cristina Pascutto, médica dermatóloga del Hospital de Clínicas y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Dermatología. Mantener la piel joven resulta más simple que años atrás. Fueron las nuevas tecnologías las que posibilitaron el avance en las investigaciones de la industria dermocosmética, un rubro que experimenta un continuo desarrollo. Para la doctora Pascutto, los principios activos descubiertos, presentes en fórmulas combinadas que permiten obtener beneficios polivalentes –en varias áreas a la vez–, resultan altamente efectivos en muchos casos.

Una de las últimas novedades son las cremas BB (Blemish Balm, que significa “bálsamo reparador”) y CC (Colour Control, “corrección de color” o “control de color”), que se presentan como una versión mejorada de las anteriores. Se trata de cremas hidratantes con color, que, además de corregir las imperfecciones del rostro –como manchas, granos, arrugas y rojeces–, también logran un efecto piel de bebé, dan color, ayudan a que la piel se vea más luminosa y la protegen de los rayos UVB y UVA. Sin embargo, hay que saber que no sustituyen a los protectores solares específicos en caso de exposición intensa, como en la playa o en la nieve. Sus propiedades nutritivas, reparadoras y de fotoprotección las colocan entre los productos destinados al cuidado de la piel pero, por sus efectos visuales, también se consideran maquillaje.

Existen además productos multifunción para el pelo, que nutren, reparan, suavizan e iluminan; y cremas corporales hidratantes con color, que también son reafirmantes. A esto se suman bases de maquillaje con componentes activos antiedad, que alisan la piel, unifican el tono, iluminan e hidratan durante veinticuatro horas; lápices labiales que devuelven la firmeza y densidad, estimulan la producción de colágeno, suavizan e hidratan; máscaras para pestañas que las alargan, multiplican y oscurecen la mirada; y esmaltes para uñas que aportan calcio, brillo, y tapan las imperfecciones. 

Las BB

Las BB fueron creadas en los años cincuenta, en Alemania, para calmar la piel luego de ciertos tratamientos quirúrgicos, o con láser, y para atenuar las diferencias de color en personas que habían sufrido quemaduras. Las mujeres asiáticas descubrieron que favorecían la unificación del tono blanco del rostro –que ellas tanto persiguen– y popularizaron su aplicación como cosmético. Luego su uso se propagó en todo el mundo. En Occidente se reemplazaron los pigmentos grisáceos por unos dorados, para lograr una piel más bronceada, como les gusta a las latinas. Las CC son más ligeras, brindan una cobertura más natural y otorgan un color más persistente, con activos matificantes. Si las BB emparejan el tono, las CC lo corrigen y tienen más poder cubritivo. También ofrecen mayor hidratación, así como antioxidantes y agentes calmantes para combatir la inflamación, y serían más adecuadas para cutis con acné.

Existen varios tipos de cremas BB y CC, y es necesario usar una que sea apropiada para el biotipo de piel –normal, grasa, o seca– que tengamos. “La evolución en productos de belleza es real y asombrosa. Hoy en día contamos con numerosos productos que han surgido a partir de la investigación científica seria y comprobada. Desde el ácido retinoico, un aliado antiarrugas y estimulador de la producción de colágeno, hasta las moléculas inteligentes, pasando por los antioxidantes –como la vitamina C, la E y la coenzima Q10– y las cremas de células madre, un amplio espectro de productos evidencian la evolución sumamente positiva de la cosmética”, señala la dermatóloga Velia Lemel, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y directora de Velia Lemel, Piel&Láser.

La especialista explica que muchos de estos productos son denominados “cosmecéuticos” por sus características farmacéuticas: sus principios activos influyen en la función biológica y en la salud de la piel. “Si bien tienen una muy buena cosmética y se usan para mejorar la apariencia estética, dados sus compuestos de uso médico, tienen una alta efectividad, pero para que el beneficio y los resultados sean óptimos, deben ser adecuados a las necesidades del paciente”, afirma, y remarca que las cremas BB y CC traen diferentes combinaciones de componentes muy variados: ácido hialurónico, factores de crecimiento proteicos, coenzima Q10, ubiquinona, extractos de caviar, centella asiática, aloe vera, péptidos de colágeno, extracto de castañas, vitamina E, vitamina C, extractos de té blanco y de té verde, extracto de nueces de macadamia, y otros extractos naturales. De acuerdo con cada principio activo que contenga la fórmula, tendrán acción nutritiva e hidratante, atenuarán arrugas, estimularán la producción natural de colágeno para favorecer la elasticidad y flexibilidad de la piel, protegerán contra los radicales libres que se forman por los rayos solares, reducirán la inflamación o tendrán efectos antioxidantes.

Cuidar es esencial

Para la doctora Lemel siempre es recomendable realizar una rutina diaria de cuidados, que mínimamente debería incluir higiene de la piel, hidratación y protección solar. Pero para quienes disponen de poco tiempo, o para los que rechazan estas rutinas, los productos multifunción son útiles porque cumplen, en parte, al menos los dos últimos pasos. Por otro lado, la dermatóloga Cristina Pascutto sostiene que es importante que, en el momento de comprar este tipo de productos, se elijan marcas de renombre porque garantizan más efectividad y brindan mayor seguridad respecto de sus componentes. Y aunque su uso no suele presentar ningún tipo de riesgo, salvo en personas alérgicas, siempre es aconsejable consultar con un especialista.

Pautas para mantener la piel joven: 

1• Proteger la piel del sol: usar fotoprotección y permanecer en la sombra en tiempos prolongados de exposición solar son grandes aliados no solo para evitar el cáncer de piel, sino también para prevenir el envejecimiento cutáneo.
2• Se ha demostrado que con cambios integrales en la dieta y el estilo de vida se puede controlar el envejecimiento y hacer una poderosa diferencia en nuestra salud y bienestar. 
3• Dado que realizar una nutrición adecuada es importante, el aporte de sustancias que a veces necesitamos ingerir en grandes cantidades puede hacerse a través de nutracéuticos, suplementos dietéticos de una sustancia natural bioactiva concentrada, que suele estar presente en los alimentos. Por ejemplo, gotas bebibles a base de té rojo, té verde y té blanco; vitamina C y arándanos. Los efectos del té se asocian, sobre todo, con la acción antioxidante de sus componentes, que actúan neutralizando los radicales libres y previniendo así el envejecimiento.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte