INVESTIGACIÓN


Todo pasa por la Web


Por Mariano Petrucci.


Todo pasa por la Web 

El universo virtual llegó para quedarse: cada vez son más las plataformas on-line que ofrecen un sinfín de productos y servicios. Bondades, desventajas y casos para entender una tendencia mundial que se impone con fuerza en la Argentina.

Las nuevas tecnologías están revolucionando al mundo. Son una oportunidad única, histórica. Quien no lo comprenda así está obnubilado, ciego, perdido. Ya cambiaron la comunicación social, que dejó de ser verticalista para ser horizontal –el fenómeno más relevante podría ser Justin Bieber, que pasó de hacer videos caseros a ser una figura de reconocimiento mundial–. Pero no solo eso: también influyeron en nuestras costumbres. Ya no se hacen más llamados comerciales, sino que se envían e-mails con presentaciones institucionales. 

Ya no sintonizamos más la telenovela de las nueve de la noche cuando cenamos, porque la podemos ver en cualquier momento y lugar. Ya no pedimos referencias a amigos o hacemos una consulta en la biblioteca: todo lo buscamos por Google”. No hay palabras más atinadas que las de Christian Dátola para diagnosticar una realidad insoslayable: cada vez proliferan más portales con gustos, públicos y fines diversos, desde una plataforma exclusiva para futboleros y otra para quejarse por tal o cual motivo hasta las que ofrecen listas de casamientos o nacimientos de bebés. ¿La premisa? No quedarse afuera. Como dicen, no estar off (line). 

“Hoy, en cuanto a negocios, si no contás con un web site, ¡no existís!Un sitio es como montar un local en la avenida más importante de tu ciudad”. Christian Dátola

“Hoy, en cuanto a negocios, si no contás con un web site, ¡no existís! Es preferible, aunque sea, tener la página en construcción, ya que transmite más confianza que, directamente, no tener uno. Este detalle no es menor, porque los usuarios pasaron a ser consumidores, por lo que un sitio es como montar un local en la avenida más importante de tu ciudad. A partir de este disparador, en la actualidad se está generando una renovación en el mercado y en las estrategias de las compañías.  

Así es como en este nuevo paradigma económico, de carácter evolutivo, quienes quieran ser protagonistas deben comenzar con ideas innovadoras… ¡aun cuando no estemos preparados para ellas!”, completa el análisis Dátola, CEO de Somos Pymes, una plataforma multimediática que pretende vincular a empresarios, jóvenes emprendedores y estudiantes universitarios y de posgrado, dueños de iniciativa y ambición. Sus tres portales de noticias –www.somospymes.com.ar, www.pymeyemprendedores.com y www.enfasys.net– tienen una cantidad de usuarios registrados que supera las 150.000 personas (con su proyecto desembarcó, a la vez, en la radio, la televisión y en YouTube, y sueña con llevar a cabo, en 2014, una Expo Pyme 3D).

No hay duda de que Internet es una poderosa herramienta y una base inagotable de contenido, disponible los 365 días del año, extendiendo los horarios de atención a los que estábamos habituados. Allí no hay barreras geográficas y se comparten vivencias ipso facto, que sirven de puente para ayudar a otros. Algo muy en auge en este siglo XXI. Algo de lo que se ocupa, precisamente, tuQuejaSuma.com, una comunidad on-line en donde distintos agentes colaboran entre sí para encontrar salida a reclamos de productos y servicios. “Apuntamos a encauzar las peticiones que aparecen en las redes sociales y así convertir la frustración en historias de éxito. El propósito es que ganemos todos. Los usuarios reciben resoluciones de manera ágil y eficiente, y las empresas transforman algo negativo de su marca en algo positivo que fideliza a sus clientes”, explica Ricardo Vaca Narvaja, uno de los responsables de esta apuesta.

Todos por un mismo objetivo

Otro innovador espacio es Idea.me. Aquí, los creadores pueden presentar sus proyectos para que colaboradores externos tiendan una mano económica y así poder concretarlos. Para muestra basta un botón: Bandalos Chinos fue uno de los primeros grupos de rock que financiaron su disco a través de Idea.me Argentina. Es que las demandas on-line parecen haberse vuelto una tendencia. Change.org fue uno de los precursores, con cierta popularidad por estos pagos, porque canalizó la petición para que la Cámara de Diputados no apoyara la reforma judicial en proceso. Su foco está puesto en causas nacionales (como la búsqueda de subsidios para los damnificados de las inundaciones de La Plata) e internacionales (exigiendo la protección del menor ante medicinas nocivas en Italia).

La unión hace la fuerza. Eso lo entiende al dedillo tuQuejaSuma, que conecta a las partes interesadas en dirimir el problema en cuestión. “Esto surge ante la pérdida de tiempo que padecemos para que nos atiendan. Y, muchas veces, damos con gente que no está capacitada para hacernos sortear el inconveniente. Tenemos un ranking en función de la capacidad resolutiva de cada empresa para destacar a aquellas que resuelven de la manera más eficaz. Es totalmente gratuito y produjimos ya casi un centenar de arreglos provistos tanto por compañías como por los mismos usuarios”, dice con orgullo Vaca Narvaja.

“El hombre moderno quiere dar con soluciones prácticas, fáciles y cómodas para resolver las cuestiones cotidianas. Para eso, no hay mejor aliado que Internet, que cada vez tiene más propuestas. Además, goza del don de la inmediatez: quiero comprar esto y lo quiero ahora. ¡Basta de colas interminables!”, dice Mariana Basualdo, alma máter, junto a su suegro Ignacio Silveyra, de Baby Coming (www.babycoming.com.ar), que se encarga de brindarles comodidades a los futuros padres, para darle la bienvenida al gurrumín de la familia: esto se extiende desde crear su lista de nacimiento y organizar el Baby Shower o el Baby Moon (inédito: el último viaje “solos” mientras se espera al bebé) hasta asesorar en la decoración y el diseño de interiores. “Quisimos optimizar el sistema tradicional. Detectamos que los padres recibían regalos repetidos o innecesarios. Y uno, ocupado por lo que implica tener un hijo, nunca los cambia y los desaprovecha. En los Estados Unidos, esto es furor. En la Argentina, todavía solemos llevar los obsequios hasta la clínica y entregarlos en mano. Pero esto, como todo, se irá modificando”, subraya Basualdo.

Las dos caras de la misma moneda

Que el fútbol trasciende lo que pasa adentro de la cancha y mueve toneladas de dólares no es ninguna novedad. No obstante, en reiteradas ocasiones, los clubes no explotan el gran activo que son sus aficionados que no están tan próximos a los estadios. Un caso paradigmático fue el Flamengo de Brasil, una entidad con más de cuarenta millones de fans, pero con una asistencia promedio, cuando disputaba sus partidos en su casa, de 14.000 almas. Sus dirigentes dedicaban sus esfuerzos a ese pequeño grupo, descuidando a los demás hinchas.  

En esto se inspiró el licenciado Sebastián Bustamante, CEO de Touchpoint, para “cranear” Pasión Social (www.pasionsocial.com), una plataforma que opera como nexo entre los clubes y sus seguidores para adquirir entradas, acercarles estadísticas, juegos, beneficios, premios, y hasta la posibilidad de interactuar con sus ídolos. La meta es alcanzar el millón de usuarios antes que finalice 2014 y replicar la experiencia en Brasil, Uruguay y Colombia. “Los conceptos de ‘grupos’, ‘comunidades’ o ‘redes sociales’ se fueron adoptando con el objetivo de gestionar y facilitar datos. Nos encontramos en un estado de participación permanente, por lo que las empresas tuvieron que, sí o sí, readaptarse y construir su ‘vidriera’ en el universo web. Las ventajas son demasiadas: bajos costos, alto feedback, notable exposición, alcance en el exterior y mayor rapidez en el contacto con los posibles clientes”, esgrime Bustamante.

Aunque, claro, no todo lo que reluce es oro. Hay un lado B en la Web, no tan apetecible. “Hay desventajas, por supuesto. En el modo on-line, uno no puede tocar el producto, tenés que aguardar a que te lo manden y, en cuanto a los regalos, pueden ser menos personalizados”, enumera Basualdo. Vaca Narvaja, que está desarrollando la versión de su sitio para telefonía móvil que permita reclamar al instante, coincide, y reflexiona sobre este punto: “Desde una perspectiva social, cada vez nos vemos menos cara a cara y más virtualmente, lo que atenta contra los vínculos profundos. Pero, asimismo, la velocidad con la que vivimos vuelve complicado el hecho de hacernos un huequito en la agenda para reunirnos de forma off-line. Herramientas como Skype o Facebook combaten eso, aunque todo exceso puede provocar el efecto contrario”.

Por su parte, las opiniones de los usuarios pueden ser un verdadero boomerang. Para bien o para mal, el espíritu democrático habilita a que cualquiera pueda manifestar lo que se le ocurra, por lo que la reputación puede ir en alza… o descender como por un tobogán. “Las virtudes y los defectos son siempre subjetivos. Algunos se molestan porque no pueden desconectarse del trabajo, y otros porque se sienten atrapados o dependientes de las redes sociales. Lo cierto es que la Era Digital, que rompió el eje del tiempo y el espacio, llegó para quedarse. Hay que saber acomodarnos al cambio para no desaparecer en el intento de conservar obsoletas estructuras de ventas y comunicación. Hay que animarse; ganar dinero por Internet no es tan difícil…”, concluye Dátola. 

El boom del Consumo Colaborativo 

Hacer acuerdos y transacciones en la Web es tan común como ir de compras a un shopping. El Consumo Colaborativo –la manera de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar, redefinida por la Tecnología  moderna– provocó un cambio cultural en el mundo. Dejó de ser una moda para transformarse en una realidad. “Uno de los pilares de esta movida es la confianza entre desconocidos”, opina Shirly Kalush, de OuiShare, organización que conecta y promueve ideas y emprendimientos. Kalush también es gerenta de SaferTaxi, la plataforma (y app) donde se reservan taxis de forma rápida, práctica y segura. “Gracias a las calificaciones de los pasajeros, las personas viajan más tranquilas, sabiendo que otros usuarios ya evaluaron a los taxistas”, destaca. Por su parte, Constanza de la Cruz, CEO deSegundoHogar.com, explica: “El Consumo Colaborativo hace hincapié en una utilización más eficiente de los recursos, para disfrutar al máximo e impactar al mínimo. En nuestro caso, los alquileres temporarios evitan períodos de desocupación de las propiedades. En su estadía, los viajeros, al sentirse y vivir como en su hogar, generan menor residuo medioambiental que en alojamientos tradicionales”.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte