ACTUALIDAD


¡Ay, cuore mío!


Por Mariano Petrucci.


¡Ay, cuore mío!

En el país, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte. Las investigaciones arrojan que las mujeres y los niños son cada vez más vulnerables a ellas. En el Día Mundial del Corazón, cómo prevenirlas.  Aveces es necesario detenerse en esas pequeñeces que suelen pasarse de largo en el trajín cotidiano. Por ejemplo, cuando usted asiste al restaurante de siempre, acompañado de su pareja y sus hijos. Abre la carta para saber con qué se deleitará y cuando hay que elegir para los chicos, lee: “Menú infantil: milanesas o hamburguesas, con papas fritas”. De vez en cuando, un gustito o un consentimiento no vienen mal, claro, pero: ¿no necesitarían justamente lo contrario para una correcta nutrición?
 
Los especialistas destacan este punto como resultado de una gran falencia en cuanto a educación alimentaria. Y hoy, más que nunca, lo recalcan. ¿Por qué? Porque, desde hace trece años, la World Heart Federation (WHF) establece el 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón. El objetivo es abrir los ojos sobre las enfermedades cardiovasculares (ECV) y promover medidas capaces de reducir su impacto en la comunidad. En un trabajo mancomunado con la WHF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva a cabo, en más de cien países, distintas actividades, como controles de salud, caminatas, carreras, sesiones de gimnasia, charlas públicas, obras teatrales, exposiciones, conciertos, festivales y torneos deportivos. Sí, empezamos hablando de niños y continuamos con el cuore. No nos confundimos. Es que las investigaciones científicas avanzan al ritmo de la modernidad y arrojan nuevas conclusiones. Mejor dicho, derriban mitos, como aquel que sostiene que las ECV afectan, mayormente, a hombres adultos. ¡No es cierto! Los chicos también son vulnerables a ellas, ya que, de hecho, pueden comenzar antes de su nacimiento –en el período de su desarrollo fetal– y aumentar durante su crecimiento, a través de la exposición a dietas poco saludables, al tabaquismo y a la falta de ejercicio físico.

“La aterosclerosis manifestada por la presencia de depósitos de grasa en las arterias puede darse desde la infancia, evidenciándose con complicaciones en la cuarta y quinta década de la vida, como el infarto de miocardio o la angina de pecho. Por eso, es fundamental estimular los hábitos saludables desde la primera edad con una alimentación con bajo contenido graso, generosa cantidad de verduras y frutas, abundante pescado y la práctica de deportes”, explica el doctor Ricardo Rey, integrante de la Fundación Cardiológica Argentina.

Ganarle de mano 

Anticiparse a una enfermedad cardiovascular (ECV). De eso se trata “Cardiocheck”, un programa por el cual se le realiza un estudio al paciente para prever si padecerá una ECV en diez años. Se extrae una muestra de sangre, se analiza y en diez días se entrega la evaluación, que determina el riesgo de sufrir este problema. A su vez, el individuo tiene que responder un breve cuestionario para completar el examen (incluye control de colesterol, triglicéridos, presión arterial e índice de masa corporal). El propósito es conocer y prevenir antes de que aparezcan los síntomas (a veces, no se manifiestan de lleno). Las mujeres son el otro grupo que suele no asociarse con este mal. Error. Es la principal causa de muerte entre ellas, y supera al cáncer de mama y al de cuello de útero (por lo que a los cuidados ginecológicos deberían sumarles los cardiológicos en su rutina preventiva). Vayamos a los números: una de cada tres mujeres fallece por una ECV. Subyace una estadística más sorprendente todavía: en el mundo y por minuto, una mujer muere por una ECV. “Los hombres sufren la enfermedad coronaria –o sea, obstrucciones de las arterias coronarias por el proceso ateroesclerótico– a edades más tempranas que las mujeres, ya que estas tienen protección estrogénica antes de la menopausia. 

Sin embargo, en la posmenopausia se equipara la prevalencia de la enfermedad, y las mujeres padecen sus consecuencias tanto como los hombres. Por otra parte, con respecto a tiempos pasados, ellas se equipararon con ellos en condiciones de estrés laboral, consumo de cigarrillos y alimentación no saludable”, opina el doctor Roberto Peidro, médico cardiólogo, vicepresidente de la Fundación Cardiológica Argentina. Y advierte: “En las mujeres, la enfermedad puede ser más grave debido al tamaño menor de las arterias. A la vez, el diagnóstico suele ser más tardío en comparación con el sexo masculino porque, por un lado, pueden tener molestias atípicas y, por el otro, convengamos que aún persiste esa idea de que la enfermedad coronaria es ‘cosa de los hombres’”.

Lupa global y nacional

Según múltiples estudios, anualmente y a nivel mundial, las ECV ocasionan más de diecisiete millones de muertes, dejando muy atrás a los casi cuatro millones que se producen por malaria, VIH y tuberculosis. Por lo tanto, las expectativas para el año 2030 son que esa cifra ascienda a alrededor de veintitrés millones de individuos. ¿Y por casa cómo andamos? “Debemos remarcar que las ECV son la primera causa de mortalidad en la Argentina y en cada uno de los países occidentales. En cuanto al cuadro de situación, fronteras para adentro, originan una de cada tres muertes. En 2005, representaron el 35% de los fallecimientos”, especifica Rey. 

Y completa: “Los datos extraídos de una encuesta encargada por el Ministerio de Salud de la Nación demuestran que los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular no están supervisados. A nivel nacional, se observó que el 54,9% de nuestra población es sedentaria, el 34,8% tiene sobrepeso u obesidad, el 27,1% fuma, el 35% es hipertenso y el 29,1% tiene colesterol elevado. La prevalencia de diabetes es del 9,6% y solo come verduras el 37,6%. Peor aún: solo el 4,8% de los sujetos consultados comen las cinco raciones de frutas diarias recomendadas como medida cardioprotectora. Algo más: el 25,3% –o sea, una de cada cuatro personas– acostumbra utilizar sal en la comida”.

Si bien los tratamientos farmacológicos e intervencionistas prolongaron la vida de aquellos que atravesaron un evento cardíaco, no lograron minimizar la aparición de este tipo de enfermedad. “En los últimos treinta años, la mortalidad cardiovascular disminuyó en cada uno de los continentes; no obstante, el incremento que se avizora para el futuro está íntimamente vinculado al engrandecimiento poblacional, pero, sobre todo, a las verdaderas epidemias que significarán la obesidad, la diabetes y el sedentarismo. Hay que prestarle mucha atención a esto y profundizar los esfuerzos en prevención y publicidad, ya que son imprescindibles”, sugiere Peidro. 

“En las mujeres, la enfermedad puede ser más grave debido al tamaño menor de las arterias. Aún persiste esa idea de que la enfermedad coronaria es ‘cosa de los hombres’”. Roberto Peidro

A estos tres factores de riesgo que enumera el experto se les deben agregar otros, tan o más preponderantes, como la hipertensión arterial, las alteraciones del colesterol y el tabaquismo. “Tener conocimientos sobre ellos es el puntapié inicial para poder controlarlos. Después, en cuanto a la sociedad y su concientización, contamos con varias estrategias que tienden a combatirlos. Por ejemplo, los programas comunitarios demostraron su eficacia. ¿Qué implica esto? Abarcan planes educativos y de promoción –transmitidos a través de medios masivos de comunicación–, que ahondan sobre los beneficios del abandono del tabaco, la realización de ejercicios físicos y diversos deportes, y la ingesta de alimentos saludables. 

“Las ECV son la primera causa de mortalidad en laArgentina. Fronteras para adentro, originan una de cada tres muertes. En 2005, representaron el 35% de los fallecimientos”. Ricardo Rey

Urge seguir implementando estas políticas sanitarias de alta trascendencia e injerencia cultural, considerando, paralelamente, las inequidades sociales”, subraya Peidro. Y descuenta: “Creo que, en la actualidad, somos más responsables en cuanto a este tema. Aun así, queda un extenso camino por recorrer ya que, por ejemplo, las poblaciones con menor nivel educacional y escasos ingresos son las más indefensas. Así como en los años cincuenta y sesenta se pensaba en el infarto de miocardio como una enfermedad de los hombres ‘ejecutivos’ ricos, en el siglo XXI está comprobado que existe una relación inversa entre los niveles educativos y económicos y el advenimiento de un infarto”. Rey coincide y concluye: “Es imperioso cuidar el corazón. Es nuestra deuda pendiente. La gente lo está entendiendo cada vez más, pero falta mucho para abrazar logros notables sostenidos en el tiempo”.
 
Qué se celebra hoy 

Bajo el lema “Elegí el camino hacia un corazón saludable”, el Día Mundial del Corazón de este 2013 tiene el foco puesto en la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en mujeres y niños. ¿Por qué? “Porque niños saludables serán adultos sanos, y, en consecuencia, adultos saludables conformaran familias y comunidades saludables”, dicen a modo de eslogan. El riesgo de que podamos ser afectados por una de las ECV puede controlarse, tratarse y hasta preverse a través de hábitos beneficiosos para el corazón. “Las iniciativas de este Día Mundial del Corazón están dirigidas a la concientización de la población sobre las estrategias para implementar en niños y adolescentes. A medida que comprendamos, desde niños, los puntos a los cuales debemos abocarnos, lograremos generaciones futuras con menos problemas cardiovasculares”, enfatiza Roberto Peidro, médico cardiólogo, de la Fundación Cardiológica Argentina.

Prevención:

Medidas para reducir el impacto de las enfermedades cardiovasculares (ECV):

•Ingerir pocos alimentos grasos.
•Comer pescado de mar, de tres a cuatro veces por semana. 
•Consumir frutas y verduras todos los días. Lo ideal son cinco raciones diarias.
•No agregar sal a las comidas.
•Mantener el peso ideal.
•Realizar ejercicio aeróbico cinco veces por semana (no menos de treinta minutos).
•No fumar.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte