INVESTIGACIÓN


Argenautas en foco


Por Daniela Calabró.


Argenautas en foco
Somos quienes más horas les dedicamos a Facebook y a nuestras casillas de correo electrónico en el mundo. Por qué se da este fenómeno, qué dispositivos elegimos y cuáles son nuestras actividades predilectas en la Web.

La imagen resultará conocida: el colectivo va repleto; en el asiento de enfrente, en el de atrás, en el pasillo y hasta junto al timbre de salida, los pasajeros tienen la mirada fija en su celular. Desde allí revisan sus correos, chequean las entradas de Facebook, se enteran de los temas del momento en Twitter y miran la última novedad de YouTube. Lo mismo sucede en el living de casa, con la computadora familiar; en la sala de espera del médico, con la tablet, y en la oficina, en donde la simbiosis con el monitor es total. Es que en el mundo, en general, y en la Argentina, en particular, la vida se vive cada vez más a través de la Web.  Mientras que en el año 2000 Internet representaba el último eslabón en los rankings de penetración de los medios en nuestro país, hoy ocupa el cuarto lugar. Solo está opacado por la televisión abierta, la televisión por cable y los diarios. 

Así lo detalla un estudio de IBOPE Media, en donde se ve cómo la Red se posicionó por sobre la radio, las revistas y el cine, creció un 45% en la última década y se transformó en el medio con mayor y más rápida expansión del período. “En temas de consumo, nuestro país suele estar muy pronto a compartir las novedades que suceden en el mundo. Las cuestiones tecnológicas no son ajenas a ello, e Internet y la telefonía celular ocupan un lugar central en este escenario. En general, la cultura argentina es permeable a la innovación tecnológica y cultural”, explica Sergio Balardini, docente de FLACSO y psicólogo especializado en juventud, y agrega: “Las redes sociales no son ni más ni menos que otro capítulo de esta circunstancia. Podemos confirmarlo en el hecho de que la mitad de nuestra población tiene creado un perfil de Facebook y en que los argentinos somos, según las estadísticas de esa red, los que más tiempo le dedicamos en el mundo”.

Dicho y hecho. Los últimos datos difundidos por la consultora comScore, hace algunos meses, confirman que la Argentina es el país que más cantidad de horas pasa inmerso en el sitio fundado por Mark Zuckerberg. Le dedicamos, en promedio, casi diez horas y media al mes: una hora más que los tailandeses y los israelitas, casi empatados en el segundo puesto. Para el docente y psicólogo uruguayo Roberto Balaguer Prestes, autor también de varios libros sobre la nueva era tecnológica, este fenómeno tiene un porqué: “En la cultura argentina, el intercambio de información está fuertemente arraigado. Muchos de sus programas de televisión están basados en el intercambio de datos acerca de terceros, y las redes sociales dan nuevos canales de difusión y viralización de ese tipo de noticias. La otra cuestión es la valoración que hay de la imagen personal, y Facebook, en ese sentido, apuntala las conductas que podríamos definir como narcisistas”. 

Tal vez por esto también ocupamos un lugar de privilegio en cuanto a la penetración de esta red social: los datos recopilados por comScore dejan ver que casi el 93% de quienes disponen de Internet tienen, a la vez, una cuenta de Facebook. Esta cifra es superada solo por Filipinas, con el 94%. 

Radiografía de los internautas argentinos

Lo primero que salta a la luz al poner la lupa sobre los consumidores locales es que nuestra relación con la Red es, literalmente, cosa de todos los días. El estudio de la consultora IBOPE Media detectó que el 57% de los argentinos consume Internet diariamente, seguido por un 22% que la usa de cuatro a seis veces por semana y un 17% que se conecta en dos o tres ocasiones en ese mismo período. No es casual, entonces, que la principal fuente de búsqueda de información sea, también, la Web. El informe detalla que el 51% de los argentinos recurre a los buscadores en línea como primera opción a la hora de chequear o recopilar datos. En este aspecto, si bien la comodidad manda, hay que tomar ciertos recaudos.

“Antes que nada, y lo mismo vale para la información en general, hay que cotejar fuentes. La información en Internet abunda; por eso, hay que saber seleccionar, más allá de lo primero que ofrecen los buscadores, y luego, validar la información contrastándola con otras fuentes”, aconseja Balardini. “Lo magnífico de Internet es la diversidad de puntos de vista que nos ofrece. Debería poder aprovecharse, pero siempre, claro, confirmando la autenticidad de la información”.
Otra actividad en línea en la que los argentinos llevamos la delantera es la utilización de los correos electrónicos: un 95,2% de quienes se conectan a la Web tiene al menos una dirección de correo, a la que le dedica 142 minutos mensuales. ¿Lo sorprendente? Esa cifra supera ampliamente el promedio global de uso, que es de 60 minutos, aproximadamente, y más aún, el promedio latinoamericano, que no llega a los 48. 

Vivir a través de Internet

Queda claro que el tiempo que pasamos sumergidos en la Web es cuantioso. Ahora, ¿se corre el riesgo de que se quiebre el límite entre la vida real y la virtual? “La virtualidad es parte de la realidad, y es cada vez más difícil separar un término de otro. Más que un reemplazo, se está dando una fusión de ambos mundos donde cada vez más decisiones de lo llamado real se toman a partir de lo virtual”, desliza Balaguer Prestes, quien, hace ya once años, anticipó en uno de sus textos que Internet se convertiría en un nuevo espacio psicosocial: “Acuñé ese concepto en el año 2002, bastante antes de que existieran las redes sociales. Es un espacio psicológico porque la estructura de la Web lleva a que uno piense que se encuentra en un lugar más allá de lo físico, y también es social porque es un lugar de encuentro con los otros. Este espacio ha ido variando a lo largo de los años y ha quedado bastante más atado a la identidad real que en sus comienzos”, detalla el especialista. Para el licenciado Balardini, esta fusión entre el hombre y la tecnología tiene tanta historia como futuro: “Desde que el ser humano existe, su hacer modifica la naturaleza a través de mediaciones técnicas. Así ha forjado un ambiente con cada vez más cantidad de máquinas, que le han permitido proyectarse en el tiempo y el espacio. La tecnocultura es cada vez más intensa, y los tiempos, más veloces”, asegura, y concluye: “Seguramente vendrán tiempos de simbiosis humano-máquina (que ya han comenzado, con toda clase de prótesis), y las nuevas generaciones vivirán en ambientes poco imaginables para quienes vivieron buena parte del siglo XX. Los desafíos también serán fabulosos”.  

El top 10 de las actividades predilectas de los argentinos en la Web

1. Enviar y recibir correos electrónicos (87%)
2. Ingresar a las redes sociales (70%)
3. Mirar fotos y videos (55%)
4. Leer noticias (53%)
5. Escuchar música (46%)
6. Chatear (31%)
7. Consultar mapas, rutas y direcciones (27%)
8. Ver el estado del tiempo (24%)
9. Participar en juegos en red (22%)
10. Utilizar servicios bancarios en línea (16%)
Fuente: Estudio de TGI Argentina realizado por IBOPE Media a fines de 2012. 


Para todas las edades y todos los gustos 

De acuerdo con el informe que IBOPE Media realizó para TGI Argentina, casi 6 de cada 10 personas que consumen Internet en nuestro país se ubican entre los 20 y los 45 años. El segundo lugar lo ocupan los adolescentes de 15 a 19 años. En cuanto al tipo de dispositivos que eligen los argentinos, el 79% accede a Internet a través de computadoras de escritorio, un 40% por medio de una notebook, netbook o laptop y solo un 15% cuenta con conexión a través de dispositivos móviles. Las escuelas y universidades son el ámbito menos elegido para navegar, precedidas por las casas de amigos y los locutorios. El propio hogar es la opción con más adeptos a la hora de ingresar a la Red, seguida por el lugar de trabajo.

Cuestión de clase y de géneroDurante la última década, hubo una evolución en la distribución del consumo de Internet respecto al nivel socioeconómico de los consumi-dores. Mientras que en el año 2000 un 60% de los internautas pertenecían a sectores de la clase media alta, el último año se detectó que el primer lugar entre quienes utilizan Internet lo ocupan usuarios de un nivel socio-económico bajo. Por otro lado, se sabe que tanto los hombres como las mujeres consumen Internet en igual proporción, pero esa tendencia varía cuando se trata de consumo a través de dispositivos móviles. En ese caso, los hombres concentran el 58%.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte