INVESTIGACIÓN


Yo una marca


Por Agustina Tanoira.


Yo una marca 

A la hora de seleccionar personal, la experiencia laboral ya no es lo único que las empresas demandan. En sus búsquedas de candidatos importan, y mucho, el CV virtual y el perfil profesional que se construye en la Web. 

Madonna es un perfecto ejemplo de cómo hacer de uno mismo un producto que vende. Nada es azaroso en ella: ni su look, ni sus declaraciones, ni sus coreografías. Ella, como David Beckham, Paris Hilton, Lady Gaga y otras tantas celebrities, logaron hacer de sí mismas un marca, algo que nada tiene que ver con sus cualidades artísticas o deportivas sino con su capacidad de no pasar inadvertidos. ¿Por qué? Porque son únicos y, sobre todo, porque descubrieron ciertas particularidades de sí mismos que lograron transmitir a los otros. 

Esto mismo parece ser lo verdaderamente relevante en el mercado laboral actual. De hecho, el concepto de desarrollo personal que consiste en construirse a uno mismo como una marca –sí, como las comerciales– surgió como una técnica para la búsqueda de trabajo. Y hoy las marcas personales (personal branding) están en auge. Hay congresos, charlas, debates y libros acerca del tema. Por eso, en su último libro, Yo 2.0: Guía completa para aprovechar el potencial de los medios sociales en la promoción personal, el experto Dan Schawbel da detalles para conseguir objetivos profesionales aprovechando lo que la tecnología tiene para ofrecer. 

Ser marca 

Definido como “el gurú de la marca personal” por The New York Times, Schawbel comienza con un consejo: “Acepte que lo califiquen de marca”. Para los analfabetos tecnológicos: “Crear una e-marca personal es una necesidad en un mundo movido por la tecnología”, explica. Que esta revolucionó nuestra manera de  vivir no es ninguna novedad; también modificó el sistema de contratación de personal: desde la manera de buscar empleo hasta la forma en que las empresas reclutan a los empleados. Tanto es así que, actualmente, los currículum vítae en papel están desapareciendo y el perfil profesional se construye en la Web. 

Según Schawbel, los reclutadores, una vez que encuentran un nombre que les interesa, rastrean en Google. En el libro cuenta que una encuesta realizada en el año 2010 por ExecutNet reveló que el 90% del personal de recursos humanos utiliza este buscador para saber más de los candidatos y un 46% descartó a aspirantes a partir de lo que leyó allí. Por esa razón, son tan importantes las huellas que uno va dejando en su interacción con la red. Un blog o un perfil de Facebook dicen mucho de alguien, pero también cada post y cada twit que se deja es una huella imborrable. Atención, porque todo esto importa a la hora de definir qué tipo de “producto” uno quiere ser. 

La pregunta es por qué deberían elegirlo o, mejor aún, qué tiene para ofrecer. Esto tiene que ver con poder exponer las propias capacidades, talentos, habilidades y aspiraciones, lo que implica un gran trabajo sobre uno mismo. 

También es importante y necesario saber cómo le gustaría ser percibido por los demás. “Uno debe ser mucho más que lo que detalla un currículum”, es la propuesta de Schawbel. Siguiendo esta máxima: “Las personas que se adaptan sobreviven, las que no lo hacen, no”, explica el autor. “Si no participa de manera activa en las redes sociales, estará en desventaja con respecto a su competencia, tanto si se trata de ser contratado como de mantener relación con amigos, compañeros de trabajo y posibles contactos importantes”. Y recomienda: “¡Tómese en serio las redes sociales y aproveche las ventajas para su marca!”. También el español Enrique Dans, otro experto en Internet y nuevas tecnologías, recomienda apostar a la Web. “Algunos todavía piensan que el CV es algo que se escribe, se imprime y se manda por carta. No, tu CV está en la Red y quien quiera contratarte o quien quiera pensar en ti para una oportunidad profesional se va a meter en la Red y mirar qué has hecho, qué has escrito, dónde está tu marca en la Red. Esta es la inversión que vale la pena hacer”.

Dónde estar 

Una de las más grandes ventajas de Internet es poder promocionarse sin gastar mucho dinero. Aunque los expertos coinciden en que la herramienta más potente para crear una marca personal es un blog, las redes sociales no deben descartarse. ¿Las  más convenientes? LinkedIn, Facebook y Twitter. Fundada en 2002, LinkedIn es una red profesional de millones de usuarios que pone en contacto a empresas con usuarios calificados y sus currículums. Al registrarse, el usuario da a conocer su CV al mundo. Aparte de subir su foto y los datos, puede especificar sus trabajos actuales, experiencias anteriores, cursos realizados, títulos que posee y mucho más. También permite solicitar recomendaciones, por lo cual la persona que ve su perfil podrá conocer que opinan los clientes de él y saber si debe contratarlo o no. 

Además, ofrece una agenda de contactos actualizada y la posibilidad de encontrar a la gente con quien nos interesa relacionarnos. Con más de mil millones de usuarios Facebook está por encima de Yahoo! y es una de las principales páginas de la Web. Más orientada a las relaciones personales de amigos y al ocio, es ideal para buscar contactos, anotarse en eventos y unirse a grupos y páginas de seguidores. El desafío en su utilización, para la construcción de una marca personal, es cuidar los detalles de configuración de la privacidad, y controlar qué tipo de información queremos hacer visible.  

Por último, Twitter, con casi 300 millones de usuarios, es la red social que registra el mayor crecimiento, tiene la gran ventaja de ser rápido, concentrado y dinámico, y los usuarios no necesitan aceptar solicitudes para seguir a quienes quieren. “Twitter acabó con las jerarquías y creó un lugar donde todo el mundo goza de los mismos privilegios y oportunidades para formar parte de una comunidad mayor”, afirma Schawbel, y explica: “Utilizando Twitterfeed.com uno puede anunciar automáticamente en Twitter las publicaciones de su blog en forma instantánea”.En el medio de todos estos cambios apasionantes, claramente está surgiendo un nuevo tipo de trabajador, que “adquiere energía y poder gracias al fascinante mundo que ha creado Internet, y que está ansioso por marcar la diferencia”, confirma Dan Schawbel. Eso sí, lo importante es no “meter la pata’ ya que, con Google acechando, los excesos y las “faltas a la verdad” no son lo más inteligente. La honestidad es lo más acertado. ¿Un buen consejo? Lo decía Oscar Wilde: “Sé tú mismo, los demás puestos están ocupados”. La marca personal se basa en la autenticidad. Por eso, no se puede inventar.

Positivamente

El objetivo es crear, comunicar, mantener una marca personal poderosa y alcanzar una presencia sólida y una buena imagen. Para eso, Schawbel recomienda enfocarse en aquellos rasgos propios que nos hacen relevantes y hacer uso de la propia inteligencia emocional, ya que también las habilidades sociales son hoy el criterio que determina la verdadera potencialidad del trabajador. Además, hay que concentrarse en gestionar de manera inteligente su marca para hacer frente a un entorno profesional y empresarial cambiante, lo que implica desarrollar aptitudes positivas y no criticar ni hacer comentarios sarcásticos para evitar ser etiquetado como una persona negativa. 

Es necesario tener en claro que las redes de contacto son la principal estrategia, ya que es posible ponerse en contacto directamente con jefes de selección de personal, y otras personas pueden dar referencias suyas y apoyarlo en cuestión de segundos. No hay que olvidar que, al igual que en un negocio, el objetivo de la marca personal es promocionarse a uno mismo. Y así como en la vida real, la idea es reflejar su personalidad y valores generales, pero en su identidad virtual en Internet.

Defina su marca 

Hay que tomarse el tiempo para saber qué es lo que uno quiere realmente hacer y cómo quiere expresarlo. Preste  atención a las marcas que conoce y le resultan interesantes. Su marca va a ser el reflejo de dos perspectivas: la que usted tiene de sí mismo y la que se forman los demás de su persona. Si cree en lo que está haciendo, persevere y no deje que nada ni nadie lo hagan cambiar su rumbo. Defina los objetivos y tome en cuenta las cosas que le molestan de sus “amigos” cuando le quieren vender algo (que lo llamen a toda hora, que solo le hablen de eso y nada más que de eso, etc.),  para no hacer lo mismo. Capte las indirectas: cuando a alguien no le interesa lo que usted quiere vender, deje a esa persona en paz. Una marca poderosa es la que causa en los demás una percepción positiva.

5 reglas de la búsqueda de trabajo 2.0

En su libro, Schawbel brinda consejos para aprovechar las ventajas de la tecnología:

1. Crear una presencia consistente y atractiva en los medios sociales. Un perfil inexacto en los medios sociales puede hacer perder una oportunidad. Por eso, manténgalo actualizado antes de empezar a buscar trabajo. 
2. Crear una red (social) antes de necesitarla. ¡Anticípese! 
“Al crearse una red antes de buscar trabajo, la gente se sentirá más inclinada a apoyar su búsqueda”, afirma el experto.
3. Dirigirse a un grupo específico de empresas. Seleccione, haga una búsqueda limitada solo en las empresas que le interesen. 
4. Contactar con jefes de selección de personal públicamente antes que en privado. Enviar mails con el CV no siempre es un protocolo adecuado, ya que los jefes de selección reciben infinidad de estas solicitudes a diario. ¿Lo mejor? Hacer contacto a través de redes sociales como Twitter, que producen buena impresión aunque se trate de conversaciones públicas.
5. Mostrar verdadero interés y hacer un seguimiento. Está comprobado que quienes lo hacen tienen más posibilidades de conseguir empleo, aunque no estén tan cualificados.

Blogs 

Son tan populares que hasta Barack Obama tiene el suyo. Estos sitios web sirven no solo para publicar ideas propias y opiniones sobre diversos temas, sino que son el medio más influyente para establecer relaciones profesionales. Allí, lo ideal es expresar claramente su voz y opinión en los temas que le resultan interesantes y que lo representan. Es importante postear con cierta regularidad y promocionar sus contenidos en las redes sociales (FB, Twitter, LinkedIn). En Twitter pueden usarse hashtags tales como #socialmedia o #comunicación. ¿Un consejo? “Tómese el tiempo de redactar la sección ‘Acerca de mí’, que, por lo general es la más visitada”, recomienda Schawbel. Además, registre su blog en Technorati, que es donde los blogueros buscan y localizan nuevos blogs.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte