TENDENCIA


El blend perfecto


Por Mariano Petrucci.


El blend perfecto 

La mujer y el vino es un dúo que se afianza con la excelente actualidad de nuestras bodegueras, enólogas y sommeliers, tanto aquí como en el exterior. Las bondades femeninas dentro de esta industria y la aparición de bebidas especialmente pensadas para ellas. ¡Salud!

A la viudez, a arremangarse y sobreponerse. Eso hicieron varias mujeres del siglo XVIII y XIX que no solo tuvieron que superar la pérdida de su compañero de ruta, sino, a la vez, quedarse al frente de un negocio que desconocían absolutamente. No obstante, ante la necesidad y la urgencia, debieron empaparse del tema y perfeccionarse. Nicole Barbe-Ponsardin, por ejemplo, fue una de ellas. Cuando François Clicquot, hijo del fundador de una emergente marca de champagne, falleció el 23 de octubre de 1805, Nicole no solo se hizo cargo de la firma con apenas 27 años, sino que fue una adelantada en cuanto al “proceso de removido” e inició la internalización del mercado del champagne, exportando a destinados como Rusia e Inglaterra. Su fama se agigantó y la bautizaron “La Gran Dama del Champagne”.

A Jean Alexandrine Pommery le pasó exactamente lo mismo. Cuando su marido murió en 1839, tomó las riendas de la compañía y creó el primer champagne brut: Pommery Brut 1874. Como las ventas le eran esquivas, redobló la apuesta y apostó al Pommery Nature 1875 –aún más seco–, que se convirtió en un éxito indiscutible. Por estos pagos, la historia también les hace un guiño a las mujeres. En Salta, por caso, fue Ascensión Isasmendi, viuda de José Benjamín Dávalos, quien llevó malbec y cabernet sauvignon a Colomé. Y en Mendoza, cuando Celia Bustos, hija de Eugenio Bustos, heredó la propiedad La Celia, se esforzó duramente para mantener y engrosar su patrimonio.

A las pruebas nos remitimos: quien quiera creer que el ámbito de las bebidas es exclusivamente masculino… se equivoca. Pero si todavía tiene alguna duda, pispee la actualidad y confirmará el excelente momento que atraviesan desde aquellas que están en los viñedos, la cosecha y en la línea de selección hasta las bodegueras, enólogas, sommeliers y periodistas especializadas. Su lugar de musas que inspiraban los nombres de tal o cual bebida les quedó chico. Hasta en el devenir diario puede corroborarse esto: cada vez son más los grupos de amigas que disfrutan, reunidas y relajadas, alrededor de una copa.  

“Remontémonos treinta años atrás: el vino se ingería casi sin racionalizarlo y no había tantas marcas. Hoy, el fenómeno puede comprobarse en las más de dos mil marcas con las que contamos, en las escuelas de vino, los cursos de degustación, etcétera. Pero a lo que más hay que prestar atención es a los cambios de hábitos en el consumo: en un restaurante, en general, era el hombre el que escogía el vino. Eso ya no es así: cuando uno se acerca a una mesa, siempre pregunta antes quién quiere mirar la carta de vinos; el 60% de las veces la pide la mujer”, dice Paz Levinson, quien en 2010 obtuvo el premio “Mejor Sommelier de Argentina”, entregado por la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS); de igual manera, se quedó con el cuarto puesto en el certamen “Mejor Sommelier de las Américas 2012” y con el undécimo en el “Concurso Mejor Sommelier del Mundo Tokio 2013”.

“Hay un boom en cuanto a la gastronomía. Cada vez más jóvenes quieren formarse en este campo. Antes, las mujeres no conseguían trabajo en las bodegas”.Agustina de Alba

Otro botón de muestra es la creciente presencia femenina en carreras universitarias (Ingeniería Agronómica, Licenciatura en Enología), lo que augura, en un mañana cercano, un espacio de participación activa. “Hay un boom en cuanto a todo lo vinculado a la gastronomía: chefs, pasteleros… Cada vez más jóvenes quieren formarse en este campo”, opina Agustina de Alba, Head Sommelier del restaurante Aramburu (a los 20 y 24 años fue elegida “Mejor Sommelier de la Argentina”). “La Universidad Don Bosco de Mendoza fue la primera en Latinoamérica en otorgar el título de licenciado en Enología, en el año 1965. Susana Balbo, la primera mujer en recibirse, recién lo hizo en 1981, pero ¡con medalla de honor! Ahora ya es común, pero antaño, las mujeres no conseguían trabajo en las bodegas”, agrega quien arma cavas privadas y se desempeñó en Gaucho (en Londres), El Celler de Can Roca (en Girona), y para Alain Duccase en la isla Mauricio. 

Ana Ricci, foodie, sommelier, crítica gastronómica y máster en Marketing y Comunicación, coincide con el diagnóstico: “Hay un número considerable de mujeres que están al mando de grandes bodegas, hoteles, restaurantes y vinotecas. Aquí no existe la competencia entre ellos y nosotras: está sobreentendido el significado de ‘salir en equipo’ a conquistar el mundo”. A propósito, María Mendizábal, “Mejor Sommelier de la Argentina 2006” y coequiper de Ricci, acota con una sonrisa: “La curiosidad por aprender es innata en el ser humano. ¡Qué buena noticia que se vea en las calles a mujeres convocadas por una cata! ¿Acaso será que preferimos charlar de vinos y no de fútbol?”.

Radiografía vitivinícola 

Son únicas por definición. Pero, asimismo, porque tiene características que las hacen singulares para el universo de las uvas. Son atrevidas, innovadoras, detallistas, delicadas y se plantean desafíos permanentes. ¿Todo eso? Sí. “Con respecto a los hombres, somos más prolijas, ordenadas y podemos soportar presiones de estrés muy fuertes. Estamos acostumbradas a hacer muchas cosas a la vez, ya que en los quehaceres domésticos hay simultaneidad. Muchas de las enólogas que conozco trabajan largas horas, son concentradas y muy estudiosas”, dice Levinson.

“Hay un número considerable de mujeres al mando de bodegas, hoteles, restaurantes y vinotecas. No existe la competencia entre ellos y nosotras. Salimos en equipo a conquistar el mundo”.Ana Ricci

Desde el punto de vista organoléptico, en ciertas oportunidades, sus sentidos suelen encontrarse más afinados que los “de Marte”. “Se habla de una predisposición olfativa superior a la masculina por haber manipulado desde chiquitas perfumes y cosméticos. No sé si me convence completamente esa teoría, pero es interesante”, comenta Levinson. Lo que sí es posible constatar es que todas las ganadoras del torneo “Mejor Sommelier de Argentina” son mujeres. Aunque el dato es llamativo, según Ricci: “La puja está en el conocimiento, no en el sexo”.

Otro aspecto verificable es la irrupción de vinos y bebidas especialmente pensados para ellas. “Se están elaborando productos que van en esa dirección. Es una estrategia de venta y me parece entendible y legítimo, ya que se trata de captar segmentos inexplorados de mercado”, dice Levinson. Por su parte, Antonio Mas, winemaker, pionero en el desarrollo de vinos en pequeña escala y socio fundador de Finca Propia, aclara contundente: “Lo que viene es hacer estilos que puedan ser atractivos para personas que deseen beber vinos más ligeros y afrutados, o vinos con mayor astringencia y estructura, independientemente del género”. 

Pionera

AMUVA (Asociación Mujeres del Vino de Argentina) es la primera asociación civil del país integrada por mujeres profesionales y entusiastas del vino. Recientemente, se organizó en Mendoza un encuentro cálido y emotivo que evidenció la necesidad de que aquellas que se dediquen a diferentes actividades relacionadas con el vino y con otros productos regionales cuenten con un lugar donde poder compartir conocimientos y encauzar su creatividad, energía, compromiso y solidaridad.

Mito o realidad, siempre flotó en el aire que las damas se inclinan por los dulces, los rosados y los vinos livianos. Los expertos convienen que esto tiene una explicación: aquellas que se lanzan a esta aventura optan por lo dulce, ya que las familiariza con aquellos sabores de la más tierna infancia. “La nueva generación de bebedoras, digamos la franja de mujeres de entre 28 y 40 años, no aporta diferenciación de paladar al compararlas con hombres del mismo rango etario. Pero entre las que tienen 40 y 55 sí hallamos una divergencia de gustos –especifica Mendizábal–. Prefieren vinos más simples, frescos, frutados, de poca madera, con acidez marcada, pero no invasiva. Un buen espumante es ideal tanto para deleitarse con un delicioso postre como para acompañar una ensalada al mediodía”.

Según Levinson, es conveniente no poner a todas en la misma bolsa: “En la práctica, muchas veces, nos decidimos por vinos más densos y sin tanta azúcar. Es cierto que los pinot noir agradan mucho, pero hay a quienes les impresiona la acidez. Es algo muy raro, para ser sinceros. En todo caso, debiéramos tener cuidado con etiquetar a la mujer con determinadas coordenadas de gusto, porque la verdad es bastante más compleja”.

“Hay cambios de hábitos en el consumo:?cuando uno se acerca a una mesa, siempre pregunta antes quién quiere mirar la carta de vinos; el 60% de las veces la pide la mujer”.

Sin embargo, cambia, todo cambia. Mas reafirma esta percepción: “Son ellas las que, cada vez con más frecuencia, están protagonizando las tendencias en relación con el vino. Este hecho no se les pasó por alto a las bodegas, que comenzaron a conocerla como consumidora. La industria está tratando de seducirlas para que se acerquen a este delicioso brebaje; por eso, los responsables de las viñas tienen en mente a este público específico a la hora de hacer vinos. Esto se fortalece, cada día, en una cantidad notable de países. El futuro nos revela una enorme incidencia de la mujer en cada una de las etapas del vino”.

¿Será?

The Journal of Sexual Medicine publicó un estudio llevado a cabo por las universidades italianas de Torino y Florencia. La conclusión de esa investigación, aplicada a casi mil mujeres de la región de Toscana (conocida por sus producciones vitivinícolas), fue esta:“Las mujeres que beben alrededor de dos vasos de vino diarios tienen mejores resultados en el índice de la función sexual femenina (FSFI)”. Por lo tanto, optimizaría el deseo sexual, la excitación, la lubricación y la estimulación. Esto se suma a otros beneficios demostrados por la comunidad científica acerca del consumo moderado de vino tinto: no solo mejora la salud cardiovascular, sino que frena el proceso de envejecimiento prematuro de la piel.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte