ACTUALIDAD


Del cole a la universidad, un paso que cuesta


Por Tamara Smerling.


Del cole a la universidad, un paso que cuesta 
Las facultades proponen estrategias para “seducir” a los alumnos que egresan de la secundaria. Algunas plantean talleres de orientación vocacional o ferias de carreras; otras, becas económicas o tutorías. Alternativas para evitar la deserción y lograr el tan ansiado título.  

Llegó quinto año: el viaje de egresados y las despedidas de los compañeros, la fiesta de graduación, las últimas materias que hay que dar para terminar el secundario, las previas a diciembre o a marzo para los rezagados. En medio de todo ese bullicio de despedidas, asignaturas pendientes, viajes interminables y diversiones entre amigos, los alumnos eligen –en su mayor parte– una futura profesión o, por ahora, una carrera. Los institutos terciarios, los centros de enseñanza y las universidades abren sus puertas para el ingreso de estos adolescentes que a los 17 o 18 años deberán “elegir” qué estudiarán en los próximos cuatro o cinco años, cuáles serán las materias que más les interesarán de una carrera –que por lo menos tienen entre treinta y cinco o cuarenta seminarios y talleres distintos– y qué profesión los espera cuando obtengan su título de doctor, técnico o licenciado.  

Las universidades, por su parte, intentan “seducirlos” de diferentes maneras. El pasaje del colegio secundario a la universidad no suele ser un trance fácil y las autoridades lo saben muy bien. En la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), la secretaria académica, Sara Pérez, asegura que buscan que los alumnos del Conurbano sur de la provincia de Buenos Aires –y demás provincias del país por su propuesta virtual– tengan una oferta diferenciada: “La educación universitaria es un derecho. Esto no significa que todos los adolescentes o jóvenes tengan que estudiar pero sí que conozcan que tienen la posibilidad de hacerlo y que, desde la Universidad, les otorguemos distintas estrategias para realizar este acompañamiento y que los alumnos puedan acceder a estudios de calidad”. 

Pérez, en este sentido, reconoce que los talleres de orientación vocacional en las escuelas públicas son una buena estrategia para que los alumnos del secundario conozcan la oferta de carreras y las facultades donde podrán estudiar: “Nosotros planteamos talleres de tres horas, en las escuelas secundarias públicas que lo requieran, con docentes especializados en equipos de orientación. La verdad es que, en determinada época del año, visitamos una gran cantidad de instituciones y reforzamos este derecho a continuar estudios en la universidad y las perspectivas que cada alumno tenga para el ingreso a una facultad. La idea es pensar y reflexionar con los mismos chicos acerca de cuáles son sus intereses o estudios y los objetivos a futuro para pensar en qué carrera estudiar”. 

En estos encuentros, los docentes plantean las posibilidades que ofrecen las distintas carreras y también les informan a los estudiantes que no cuentan con recursos económicos que pueden gestionar becas de ayuda desde el inicio de la universidad. Este año, solo con becas, están estudiando en la UNQ más de novecientos alumnos. La Universidad también ofrece estos talleres (de manera gratuita) para los alumnos de las escuelas públicas que se acercan de manera individual a fin de conocer la oferta académica, y también se propone la participación en ferias de universidades como las que realizan los municipios de Solano, Quilmes o Almirante Brown. Los estudiantes del interior del país también tienen posibilidades de acceder a estas facultades en la modalidad virtual: hay más de doce carreras de grado que pueden cursarse –siempre a distancia– desde hace quince años. “La mitad de los estudiantes de grado realizan, en nuestra universidad, estas carreras a distancia. Son más de nueve mil que provienen de todo el país”. 

En la Universidad Nacional del Comahue, en la Patagonia, Marina Barbarella, secretaria académica, cuenta que hay un ciclo de charlas informativas sobre las ochenta carreras que se dictan, visitas guiadas de las que participan estudiantes del último año y talleres de orientación vocacional-ocupacional. La cantidad de centros universitarios del Comahue, repartidos entre las provincias de Río Negro y Neuquén, posibilita que cada facultad realice sus propias actividades de difusión y asesoramiento a través de áreas de orientación e ingreso. “Lo más importante es que, antes del inicio de cada ciclo lectivo, se organizan jornadas con tareas que van desde cursos de nivelación hasta otras destinadas al conocimiento de los diversos aspectos que hacen a la vida universitaria, poniendo un particular énfasis en el acompañamiento a los jóvenes”, concluye Barbarella.

Por su parte, la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) invita, cada año, a los estudiantes de los dos últimos cursos del secundario a conocer sus carreras: “Se realizan a través de mesas con paneles y proyecciones de audiovisuales sobre el perfil de las carreras de la UNT y el perfil profesional de cada título. A fin  de completar este proceso, se ofrece un taller de vida universitaria con el propósito de orientarlos hacia una satisfactoria elección profesional”, comentan su secretario académico, Edgardo Cutin, y la subsecretaria, Marta A. Juárez de Tuzza. 

La graduación, ¿una meta alcanzable? 

La trayectoria educativa en las universidades, en carreras que puedan alcanzar hasta los cinco o seis años de cursado (en promedio) es otra de las problemáticas fuertes entre los estudiantes. Desde hace algunos años a esta parte, se conoce que solo dos de cada diez alumnos se gradúan en los ámbitos universitarios. Es decir que la deserción, en las facultades, no mermó en las últimas décadas y que, por el contrario, continúa agudizándose ante la mirada de las autoridades que afrontan con diversas estrategias y suertes este problema. En la UNQ, Sara Pérez asegura que el acompañamiento es clave, en este sentido, para lograr alcanzar los objetivos de cada alumno. “Nosotros planteamos distintas formas de tutorías para las carreras presenciales y virtuales. En el caso de las carreras virtuales, esto es más fuerte porque cada estudiante que ingresa al sistema contará con la asignación de un tutor. En el caso de las carreras presenciales, se asigna solo a los becarios con ayuda económica. Son más de novecientos chicos que reciben apoyo económico y tienen un tutor asignado para su carrera. Una cosa que hemos visto es que, en esos casos, la tasa de graduación y el tiempo se acerca mucho al promedio general. Es decir que la beca es un estímulo académico y el tutor-profesor a lo largo del trayecto colabora para que los estudiantes sigan sus estudios y, finalmente, se reciban. En ese punto, lo importante es que haya dispositivos institucionales que acompañen las necesidades de las personas. No son necesarios para todo el mundo pero algunos estudiantes los requieren más que otros chicos”. 

En el Comahue, por su parte, además de un sistema de becas de ayuda económica y residencias estudiantiles para quienes vienen a cursar carreras desde lugares muy apartados del interior de la provincia, desde hace algunos años se implementó también en varias facultades un sistema de tutorías de pares. “Actualmente también se está en proceso de incrementar el número de tutores, sobre todo en el primer tramo de los estudios”, explica Barbarella. En la UNT se desarrollan acciones para la implementación y el fortalecimiento de sistemas de tutorías en todas las facultades. “Se busca reactivar capacidades o competencias que favorezcan la prosecución de los estudios de alumnos y evitar al mínimo la deserción. Se pretende, también, propender al desarrollo de la calidad en la Educación Superior Universitaria, con un seguimiento de los estudiantes, detectando conflictos y procesos que puedan derivar en instancias de demora o de deserción. También se acompaña a los que ingresan para que se integren bien a la vida universitaria, identificando en esta comunidad cuáles son los factores que la obstaculizan y, a la vez, potenciando recursos que la fortalecen”, concluyen los especialistas.

Datos útiles 

En el portal del Ministerio de Educación de la Nación están detalladas las direcciones de todas las universidades del país. Se puede visitar en http://portal.educacion.gov.ar/universidad/sistema-universitario/acerca-del-sistema-universitario/ 
También  hay una guía de carreras de pregrado, grado y posgrado que se ofrecen en los distintos centros universitarios de la Argentina, y la posibilidad de obtener algunas de las dos becas que ofrece el Estado: el Programa Nacional de Becas Universitarias (PNBU) y el Programa Nacional de Becas Bicentenario (PNBB): http://ofertasgrado.siu.edu.ar/


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte