ACTUALIDAD


Atrévase a intervenir


Por Mariano Petrucci.


Atrévase a intervenir 

Los buenos negocios están a la vuelta de la esquina. Solo hay que saber descubrirlos… y animarse. Un libro revela diversas estrategias para cuidar y engrosar el bolsillo. Algunas, verdaderamente insólitas, defienden aquello de que “el que no arriesga no gana”.

El bolsillo. Ese es el gran perjudicado en los tiempos que corren. No inventamos la pólvora con semejante afirmación, pero sí sirve de disparador para poner las cartas sobre la mesa y reflexionar acerca de esas preguntas que bien podemos hacernos un domingo como hoy, cuando el almuerzo familiar ya es historia: ¿Cómo hacer para que nuestro dinero rinda al máximo? ¿Y para ahorrar? ¿Y para ganarle a la inflación? ¿Dónde invertir pese a nuestra convulsionada economía?

“Hay dos claves: una es diversificar, en el sentido de no poner todos los huevos en la misma canasta. La otra cuestión es atreverse a destinar nuestra plata a inversiones que sean mucho más beneficiosas. Como contrapartida, son movidas más arriesgadas, pero para no sentir que nos tiramos a una pileta vacía, podemos combinarlas con otras más conservadoras”, plantea Mariano Gorodisch, autor del libro 60 opciones para invertir en pesos y ahorrar en dólares. Allí revela estrategias –algunas, de lo más inverosímiles– para transformarse en unas de los negocios y darle una vuelta de tuerca a la situación actual.

Ojo. Lo de inverosímil es literal, ya que hay varias de sus propuestas que pueden parecer verdaderas locuras a la hora de concretarlas… Pero él explica las razones para confiar en ellas, ya sea que se trate de adquirir un terreno en la Luna, comprar un departamento con un anciano adentro, invertir en arte o apostar a las energías renovables, entre otras alternativas. Leyó bien. Pase y vea. Quizá se inspire y encuentre la respuesta a ese interrogante posterior a la comilona con la parentela.

Alumbra, ¿y nada más? 

Si en 1969 Neil Armstrong fue el primer ser humano en pisar la Luna, ¿por qué, casi cuarenta y cinco años después, no comprarse una parcela de 4000 metros cuadrados en el único satélite natural de la Tierra? “Por casi cuarenta dólares se nos entrega el título y una foto satelital de la propiedad, con un certificado personalizado de la escritura e información geográfica que ayuda a localizarla. Unos dos mil argentinos ya pagaron casi 150.000 dólares por un total de 2000 hectáreas lunares. A la vez, alrededor de trescientos también adquirieron un terreno en Marte”, especifica Gorodisch. 
No, no es chiste. “La Argentina es el segundo país de Latinoamérica en cantidad de compradores, solo superado por Brasil –que lo duplica–, pero lejos de Chile, que apenas tiene mil inversores”, comentó Dennis Hope, quien, en 1980, registró a su nombre el satélite y todos los planetas del sistema solar, basado en un vacío legal del Tratado del Espacio Exterior, que estableció las Naciones Unidas en 1967 (allí se señaló que ningún Estado o nación puede apropiarse de un planeta o una estrella; sin embargo, ¡nada dijo sobre particulares! Hope, que no es compatriota nuestro, ya lleva recaudados nueve millones de dólares). Entre los que ya cuentan con su fracción asegurada, se incluyen celebridades de Hollywood, el expresidente norteamericano Jimmy Carter y grandes cadenas hoteleras. ¿A qué apuestan? “A la revalorización futura del terreno”, auguró Hope. No se ría. O sí, pero recuerde que lo mismo hacen aquellos que no advierten la oportunidad en lo que, en apariencia, suena ridículo o poco redituable. Lo que se dice ser un adelantado, bah. 

No hay edad para los negocios 

Gorodisch nos relata el caso de una mujer viuda y sin hijos que acababa de cumplir 80 años y quería vender su departamento para adquirir otro por un monto menor y, de paso, hacerse de unos billetes. Pero los candidatos para comprárselo no abundaban. ¿Qué hizo entonces? Un usufructo pleno por renta vitalicia. “¿Cómo es el mecanismo? Un inversor se queda con el título de la propiedad y, a cambio, le cede el derecho a la anciana a que lo habite hasta que fallezca y, además, le paga una renta vitalicia. Esto funciona mucho en España, Italia, Francia, Canadá, Brasil, México y los Estados Unidos. Ahora, está desembarcando en la Argentina. Lo utilizan los geriátricos y las colectividades entre sus miembros, como la judía y la inglesa”, explica el especialista. Al negocio se ingresa a partir de los 75 años, que es el punto de partida para establecer la cuota. Y hay que conocer la salud del abuelo, ya que cuando la expectativa de vida es menor a los cinco años, se les puede dar un adelanto del 10% del valor del inmueble. Increíble, pero real.

El talento vende

“Desde el cepo cambiario, la cantidad de compradores de arte se incrementó un 40%, motivados por la llegada de la pesificación al mercado. ¿El perfil de los clientes? Profesionales de entre 35 y 55 años que encuentran en esta oportunidad tener dolarizado el portfolio”, detalla Gorodisch. 
Los encargados de las galerías más importantes del país concuerdan en que, en cada subasta, se venden casi un centenar de obras, y que el público asistente, ávido por resguardar su dinero en algo tangible, es cada vez mayor. Los dos grandes datos: por un lado, los precios de los cuadros suben, en promedio, un 12% anual en dólares; por el otro, el arte no tiene ningún “costo de entrada”. Es decir, en comparación con las propiedades, aquí no existe la comisión inmobiliaria, ni la escritura, ni el impuesto a los sellos. Una más a favor con respecto, por ejemplo, a los autos: no se desvalorizan con el tiempo.  

Energías del futuro 

Barack Obama aseguró que, en 2025, el 25% de la energía producida en los Estados Unidos será de origen renovable. China, uno de los países más contaminantes y poblados del mundo, invertirá 300.000 millones de euros hasta 2020 en el desarrollo de energías limpias.
“Para subirse a esta ola, una forma de invertir en energía renovable –ya sea eólica, solar o biocombustibles– es a través de fondos de inversión que coticen en bolsa. ¿Por qué apostar a este sector? Porque ante el agotamiento de combustibles fósiles, varias compañías están lanzando vehículos que funcionen con energías alternativas. Un ejemplo es el coche eléctrico o modelos híbridos –insiste Gorodisch–. Además del rubro automotriz, hay que pensar en elementos que se beneficiarán a futuro, como el metal, que se transformó en un componente muy valioso, utilizado para generar energía en las baterías de celulares o computadoras”.

Un techo para la salud 

Desde fines de 2013, las operaciones inmobiliarias cayeron en porcentajes preocupantes. En este contexto, el Medical Real Estate, los servicios médicos inmobiliarios que son un verdadero fenómeno mundial, cobran fuerza por estos pagos. Se trata de construir unidades chicas –entre 18 y 22 metros cuadrados– alrededor de centros hospitalarios. Los grandes demandantes son los especialistas de la clínica cercana, que los alquilan para usarlos en forma particular, luego de terminar su labor en el sanatorio. Son consultorios que se rentan por hora, lo que posibilita que un grupo de doctores lo haga en conjunto. Otro público cautivo son los familiares de los pacientes, que así evitan pagar los onerosos precios de los hoteles convencionales.  En países como Canadá o Estados Unidos, quienes se hicieron eco de esta iniciativa mantuvieron el valor de sus inversiones y no se desplomaron como otros activos inmobiliarios. Este modelo de negocio tiene como ventaja que el factor ocupacional es alto durante todo el año, ya que no existe el concepto de “temporada baja”.  

El sueño del… ¿taxi propio? 

Para Gorodisch, tener un taxi puede ser una excelente oportunidad, tanto para inversores como para quienes necesiten generar una fuente de ingreso o salida laboral inmediata. Según los entendidos, lo ideal es tener un chofer que esté “a cargo” (así se le dice en la jerga a quien anda con el auto todo el día). La ventaja para el que está al volante es que no solo no debe trasladarse hasta donde se encuentra el vehículo, sino que también lo puede usar cuando no está trabajando, como si fuese propio. Para el dueño, lo positivo es que se conserva mejor el coche, al no pasar de mano en mano. “Entre los gastos, hay que considerar el seguro, el radiotaxi, las cargas sociales del chofer y el pago del sindicato. Además, hay una ley no escrita, pero aplicada por todo el sector, que indica que el propietario no puede cobrar los domingos y feriados, sino que toda la recaudación queda para el chofer, quien elige si esos días trabaja o no”, advierte Gorodisch. Y concluye: “El desconocimiento es nuestro mayor peligro al afrontar una inversión. Cualquier situación poco habitual o no contemplada puede poner en riesgo el dinero. Cada uno construye su experiencia, pero nada es imposible: con una buena administración y suma dedicación, cualquier movida puede resultar más que interesante”. 

De compras 

“¡Camine, señora, camine!”, decía Lita de Lázzari. Aquí, consejos para sacarle jugo al changuito:
1) Descuentos: estar atentos a los que la mayoría de los hipermercados hacen los fines de semana. Stockearse es la clave. 
2) Compras on-line: se pueden obtener descuentos sin colas de por medio. Además, evitamos tentarnos con artículos innecesarios o que no teníamos previstos. 
3) Vouchers para compras futuras: tienen su trampita. Por ejemplo, no son válidos para sábados y domingos, sino que suelen serlo de lunes a miércoles (los días de menor afluencia de público). Ciertos tickets pueden ser canjeados recién tres semanas después de haber realizado la compra. Por eso, la mitad de la gente se olvida y no los utiliza. Y quienes sí lo hacen terminan comprando por mucho más de lo que dice el voucher. Lo ideal es usarlos solo para aceite, azúcar o los cortes de carne del Gobierno, que son los productos que están excluidos de las promociones de los supermercados.

Conocido y rendidor 

Aun con el parate actual en las ventas, la cantidad de autos que circulan por el país hace que los estacionamientos sean verdaderos oasis en el desierto. Así es como la demanda por espacios para tener a nuestro vehículo bien cuidado golea, ampliamente, a la oferta que hay en la calle.  
“En algunos barrios, los precios de cocheras llegan a superar el 50% del alquiler de un departamento de un ambiente en la misma localización”, aseguran desde el rubro inmobiliario. Los gastos bajos de mantenimiento es una de las ventajas de esta conocida –pero siempre redituable– apuesta. “De todos modos, antes de invertir, es primordial conocer el reglamento de copropiedad, ya que pueden existir ciertas restricciones. Por ejemplo, que no permitan alquilar a personas que no sean propietarios o inquilinos del mismo edificio. Otro elemento que debe verificarse es el costo de las expensas e impuestos de la unidad, ya que estos valores pueden tirar por la borda una buena rentabilidad”, advierte Gorodisch.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte