ACTUALIDAD


Playas slow


Por Daniela Calabró.


Playas slow 

Si uno piensa en las playas del mundo, la única vegetación que se le viene a la cabeza son las palmeras del Caribe o tal vez los morros brasileños, con sus árboles frondosos y sus especies selváticas. Pero es raro pensar en bosques de pinos, álamos, sauces, acacias y cipreses junto al mar. Eso, precisamente, es lo que se da en varios rincones de nuestra Costa Atlántica, hoy cada vez más elegidos por quienes quieren un contacto profundo y tranquilo con la naturaleza. 

El fenómeno natural no es obra de la casualidad. Si el mundo no tiene este tipo de bosques sobre la arena, es porque es un terreno demasiado volátil. Pero en nuestros pagos, allá, a principios del siglo XX, hubo visionarios que encontraron la manera de plantar árboles de otras latitudes, justo allí en donde los roza el agua salada. Pioneros y soñadores, hombres como Carlos Gesell y Jorge Emilio Isidro Bunge fueron transformando las playas bonaerenses en un lugar en el que también había lugar para el verde, las piñas y la sombra. 

Así nacieron estos bosques, generalmente aledaños a las grandes ciudades costeras, que durante mucho tiempo fueron “sede” de unos pocos aventureros. Sin embargo, con el tiempo, hubo quienes fueron construyendo allí sus casas de playa, creando pequeñas comunidades, de las que Cariló fue absoluta precursora. En la última década, ante el auge de la búsqueda de espacios más tranquilos, estos lugares se multiplicaron y pasaron a la lista de los más elegidos, poblando sus espacios con cabañas de piedra, paseos de compras construidos casi íntegramente en madera y aparts exclusivos que hacen culto al relax y el bienestar. 

Al sur de “la villa”
Tres de los casos más emblemáticos son Mar de las Pampas, Mar Azul y Las Gaviotas, a unos pocos kilómetros de la ciudad de Villa Gesell. Autodenominada “la ciudad sin prisa”, Mar de las Pampas es la más grande de las tres y la más concurrida. Podría decirse que presenta cierta similitud con algunas aldeas de montaña típicas de la Patagonia, no solo por el estilo de su arquitectura, sino también por el tipo de atracciones que allí se ofrecen. Las cabalgatas, los paseos en bicicleta, los deportes náuticos y el (cada vez más en boga) sandboard hacen que la playa no sea la absoluta anfitriona. 

Siguiendo hacia el sur, se llega a Las Gaviotas, bautizado así por las aves que se posan en su playa todos los amaneceres y atardeceres. Con un perfil exclusivo y vinculado al relax y a la ecología, fue encontrando la manera de diferenciarse de sus poblaciones vecinas. Resorts con spa, restaurantes junto al mar y un estricto cuidado del medio ambiente hacen de este lugar una opción ideal para quienes quieren un descanso profundo, mucho silencio y un contacto cercano con la naturaleza.  El último de estos balnearios, Mar Azul, es el más agreste de los tres. Durante mucho tiempo, fue un lugar elegido para ir a pasar el día, debido a sus playas enormes y vírgenes, y a su cercanía con el Faro Querandí, un paseo obligado de la zona. 

A la vez, se fue haciendo muy popular entre jóvenes mochileros, ya que allí está uno de los únicos campings de la Costa cuyas carpas quedan todas mirando al mar. Con el correr de los años, muchos de sus fanáticos se fueron asentando allí y formaron una pequeña comunidad hoy dedicada a recibir a los turistas. Debido a  los grandes espacios de playa, es uno de los lugares más elegidos por los amantes de los cuatriciclos y los areneros.
 
Vida silvestre 
Costa del Este y Aguas Verdes son otros de los bosques costeros devenidos en pequeños entramados urbanos para veranear. Uno junto al otro, se encuentran a alrededor del kilómetro 333 de la Ruta 11, cerca de las localidades de Mar del Tuyú, Santa Teresita, Mar de Ajó y San Bernardo, en el Partido de la Costa. Estos espacios siguieron la tendencia de La Lucila del Mar, el pionero de esa zona. Tienen grandes espacios de bosque aún vírgenes, a los que considera reservas naturales. Allí se pasea a caballo o a pie, oyendo solo lo que ofrece la naturaleza; en algunos casos, no está permitido el ingreso con vehículos. Costa del Este tiene una calle principal en donde abundan las vidrieras que hacen culto a la decoración y al diseño, que se mezclan con algunas pequeñas y pintorescas casas de té. Por fuera de esta zona céntrica solo quedan las casas, el verde y el silencio. Y al final de todo el paseo, la playa amplia, gran protagonista. Aguas Verdes, un paraíso para los pescadores, tiene playas de entre 100 y 150 metros de ancho, que conservan su fisonomía desde hace décadas. Vale la pena dar un paseo largo por la orilla del mar, ya que donde estas playas se unen con las de La Lucila del Mar se alza uno de los grandes atractivos de la zona: el Castillo Duhau, propiedad de los primeros pobladores de la región.  Cada uno de estos rincones de bosque y mar lleva la tranquilidad como estandarte principal. Después de todo, es lo más necesario para unas buenas vacaciones.
 
Para ir de compras
Estos balnearios cuentan con paseos de compras que vale la pena visitar. Lejos de las marcas comerciales y muy cerca del diseño de autor, las galerías suelen contar con buena tapicería, joyas de plata, decoraciones hechas a mano, artesanías, pinturas y excelente chocolatería. Lo mismo sucede con la gastronomía, generalmente exclusiva, pero no excluyente y muy atenta a las tendencias del momento.

Bosques dentro de la ciudad
Si bien estas ciudades pequeñas son las que mejor definen el auge de las vacaciones slow, también dentro de las grandes urbes costeras hay espacios verdes para disfrutar. Al norte de Villa Gesell, el bosque que atesora la casa de su fundador lleva años sin dejarse tentar por el ruido del centro cercano. Allí los pinos altísimos y las playas anchas son los únicos protagonistas. Lo mismo sucede en Mar del Plata con el Bosque Peralta Ramos, al sur de Punta Mogotes. Allí, las luces de las peatonales y el ruido de la rambla no hacen mella en quienes se alojan en sus cabañas o aparts.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte