ACTUALIDAD


Las olas del verano


Por Daniela Calabró.


Las olas del verano 

Los amantes de la temporada estival ya están en su salsa. El turismo local fue el más elegido para este 2015 y las playas, las sierras y la Patagonia se llenaron de visitantes. Recorrimos Mar del Plata, espiamos la costa uruguaya y repasamos las últimas tendencias para mantenerse a la moda.   

Si algo tiene de llamativa esta temporada es que empezó tempranito. Allá por el 20 de diciembre ya había quienes comenzaban a mojarse los pies en las frescas pero siempre queridas aguas marplatenses. Es que, amparadas por los fines de semana extra large que propiciaron las Fiestas, muchas familias empezaron el descanso antes del cambio de calendario. Los números lo confirman: de acuerdo con datos del Ministerio de Turismo, solo en el fin de semana de Navidad se movieron por el país más de dos millones de  personas, que luego se multiplicaron en Año Nuevo, ya que se sumaron quienes empalmarían con la primera semana de enero. 

Desde la Cámara Argentina de Turismo (CAT) aseguran que el “preverano” se consolidó como una tendencia que va creciendo entre los turistas locales. Un poco porque los paquetes son más amigables para el bolsillo y otro poco porque con tomarse apenas unos días en el trabajo se puede armar un regio descanso. Pero esas escapadas son historia pasada. Consumada la exitosa previa, finalmente llegó el verano. ¡Y con todo! Los principales destinos turísticos del país explotan de paseanderos y tienen una ocupación hotelera que supera las expectativas que se tenían en los últimos meses de 2014. La Patagonia, la Costa Atlántica y las sierras cordobesas son los destinos más visitados. 

Fuentes de las principales aerolíneas locales aseguraron que Bariloche es una de las ciudades más elegidas por los turistas; además se tuvieron que agregar vuelos a Mar del Plata y a la bella Córdoba. Los operadores turísticos on-line también notan el alza en los destinos locales: mientras que las plazas nacionales crecieron aproximadamente un 15% en comparación con el último año, los viajes al exterior disminuyeron un 40% en el mismo período. 

Ruta 11, Km 393 

La costa argentina está de moda. Y Pinamar, sin duda, es la cuna del glamour entre nuestras playas. Allí, Ufo Point sigue siendo el lugar indicado para todos aquellos que quieren “pertenecer”. Cuando se pone el sol, Fran Stoessel (hermano de Tini) es el DJ encargado de animar a los visitantes, mientras disfrutan de una barra de tragos de autor. Los amantes de la buena gastronomía pueden optar –en ese parador– por el exclusivo sushi o los riquísimos ceviches de Halley. 

Otro de los puntos obligados es Terraza del Alba Citi, un club de playa con impronta más familiar, pero no por eso con menos onda. Un spa de lujo especialmente pensado para mujeres se complementa con clínicas de rugby, hockey y fútbol para los más chicos, configurando un combo ideal. En estas latitudes, la vida healthy es la que manda. Masajes, licuados, mucha protección solar y respeto por la ecología son algunas de las premisas. 

Los aventureros, como siempre, deberán optar por El Límite, el balneario del norte pinamarense en donde se dan cita amantes del off road y el surf, generalmente anónimos. Todo lo contrario sucede en CR, que sigue siendo el sitio predilecto de famosos, políticos y periodistas. Su principal contrincante, como siempre, es Hemingway, en las playas vecinas de Cariló. Además de estos clásicos de todos los tiempos, Pinamar se juega en la temporada 2015 con propuestas originales: barrileteadas para los más chicos, caminatas al amanecer y degustaciones saludables a la orilla del mar. Siempre a la vanguardia.  

Verano feliz 

Mar del Plata tiene sus fans; esos que aman las playas top del sur, pero también los nostálgicos que aún sienten el andar ochentoso de las chicas de Olmedo. Para contrarrestar la impronta de la gran ciudad, muchos balnearios optaron por la onda ecológica. La Reserva y Arenas Blancas son dos claros ejemplos de esta cruzada que propone veranear de un modo más amigable con la naturaleza. 

Personal Beach Peralta Ramos, más allá del faro, es uno de los paradores más elegidos por quienes quieren pasar sus días donde está la “movida”. Allí las chicas siempre visten a la moda y los varones lucen sus torsos desnudos mientras practican kayak y otros deportes acuáticos. 

Ya en Punta Mogotes, B-12 convoca a los futbolistas del momento (¡sobre todo a los de Boca!), mientras que Abracadabra y Mute congregan a los más jóvenes. Pero ¿quién dijo que las playas del centro pasaron de moda? El nuevo Costa Galana Beach Life, el parador del hotel homónimo, vistió de lujo Playa Grande y llevó las cinco estrellas hasta las orillas del mar. Los que no quieren moverse de la cercanía de La Rambla, hacen pie allí o en los balnearios aledaños, muy cambiados en la última media década. 

Cruzando el charco 

Las playas uruguayas, que el año pasado sufrieron una fuerte merma por parte del turismo argentino, este año gozan de mejor salud. Consolidada como destino predilecto de famosos y de celebrities internacionales, Punta del Este cuenta con algún que otro plato fuerte para estos meses, como la presencia de Carla Bruni o la visita de Julia Restoin Roitfeld. Por si no la conoce, es la hija de la directora de Vogue, devenida en una it girl que revoluciona las calles de Nueva York. Del ámbito local, Marcelo Tinelli ya dijo presente, al igual que Susana Giménez, Graciela Alfano, Marley, Nico Repetto con Florencia Raggi, las dos hijas mayores de Tinelli reconciliadas con su novios, y muchísimos más. 

Como cada año, a una gran parte del jet set se lo ve deambulando por la infinidad de celebraciones nocturnas que se viven en Punta. Sin embargo, el boom de esta temporada pasa por las sunset parties, es decir, las fiestas al atardecer, traídas desde las playas de Ibiza por los europeos que frecuentan cada vez más los balnearios uruguayos.  

En ese boom se anota el parador Ovo Beach, en La Mansa, justito frente al Conrad, con su estilo inspirado en la Costa Azul. También se suma la playa Citi Montoya, en La Barra, consolidada como la predilecta de los más jóvenes por sus shows de música en vivo. Los after beach encuentran otro gran lugar en Bikini, en donde todos los días, desde las siete de la tarde hasta las diez de la noche, hay tragos y DJ haciendo bailar aun al más perezoso. Más lejos del ruido, en José Ignacio, La Huella sigue siendo el remanso indicado para quienes quieren pasar una tarde tranquila.  

Los dos pilares 

El verano no es verano sin moda y buena gastronomía. Pero vayamos por partes. Número uno: la moda. Este año sí que hay sorpresas en los looks estivales. ¿La primera? No hay más lugar para las ojotas. Aunque intentaron aggiornarse sumando algo de diseño, las panchas y las sandalias tipo Birkenstock coparon la escena. La altura, en la playa, la dan solo los zuecos con suelas enormes de corcho o madera. Pero el momento indicado para las grandes plataformas, esta vez, es la noche. 

Los accesorios entran en escena como nunca. Las capelinas y los sombreros Panamá son un hit, sobre todo entre quienes llevan la bandera del “no sol” (que cada vez son más). A la noche, algunos sombreritos tangueros se alternan con tiaras y vinchas que se usan cruzando la frente, como en los años veinte. Eso sí, mucho brillo y pocas flores. 
Los bolsos se usan bien grandes, casi como bolsas de compras. De hecho, hay diseñadores que emulan las tan vigentes bolsas ecológicas en versiones de bolsos y también en carteras. 

Entre los trajes de baño vuelve un clásico: la bikini de triangulitos. Más incómoda que los tops a la hora de tomar sol, pero mucho más sexy, esta propuesta siempre vigente se impone como máxima tendencia. Los culottes quedan out, las cola-less siguen en carrera y las vedetinas (aunque chiquitas) pelean un lugar de privilegio. El color manda.

Del año pasado se heredaron los shorts, cada vez más presentes en la indumentaria del día y la noche. Los que no continuaron en el podio fueron los colores flúo. Los pasteles, los tonos tierra y, sobre todo, el blanco y los de jean son los reyes del 2015.
La máxima novedad es el look sporty. Impulsadas por el boom del running, entre la indumentaria playera se impusieron las zapatillas deportivas, las camperas dri fit, las calzas y las gorras. Ver para creer. 

¿Cuál era el pilar número dos? Ah, cierto. La gastronomía.  Si hasta ahora las modelos, los músicos y los deportistas eran las estrellas de los paradores de playa, ahora lo son los cocineros. Fernando Trocca, por ejemplo, sirve él mismo la comida en su restó-almacén Santa Teresita, en Punta del Este. Por esas playas ya cocinaron también Juliana López May, Pablo Massey, Rodrigo Toso y Mauro Colagreco, en el Taste Food Experience. Ya en territorio argentino, las propuestas gourmet de playa son más anónimas pero igual de eximias. En Pinamar se impuso la comida nikkei y se revalorizaron los sabores de México, mientras que en Mar del Plata los mariscos y las carnes siguen dándoles batalla a las comidas de moda y se mantienen vigentes. Para los paladares afrancesados, la propuesta gourmet del Hotel Costa Galana es de lujo, ya que en su restaurante La Bourgogne los platos son creados por el chef Jean Paul Bondoux. Pensándolo bien, hay un tercer pilar del verano: la noche. Pero a ella es mejor descubrirla con los propios ojos, ¿no? Si no, develamos todos los misterios. 

¿Gasolero o deluxe? 

Así como hay destinos para todos los gustos, también hay estrategias financieras para cada bolsillo. Dos tendencias contrapuestas de este verano son el mejor ejemplo.  Por un lado, la página web home exchange.com, una de las pioneras en el intercambio de casas, da cuenta del crecimiento de esta forma de viajar, en la que el trueque de hogares permite obtener aloja-miento sin poner un solo centavo. Se utiliza, más que nada, internacionalmente, pero ya hay quienes lo implementan en el turismo local. 

En la otra vereda, destinos que eran elegidos por sus propuestas sencillas y económicas, como la Costa Atlántica, ahora captan a un público emergente que decide trasladar los placeres de las playas uruguayas o miamenses al ámbito local. Así, los hoteles comenzaron a ofrecer servicios de all inclusive, días de spa, kid clubs y hasta clínicas de golf. Un lujo, a unas pocas horas de casa.

Bien al sur 

Ya dijimos que Bariloche es el destino estrella del verano. San Martín de los Andes y Villa La Angostura lo siguen de cerca y Calafate ocupa el tercer puesto en un ranking elaborado por un proveedor on-line de servicios de hotelería. 

Más al sur, Ushuaia sigue su camino en ascenso. Mientras que el año pasado recibió a alrededor de 98.800 turistas provenientes de todo el mundo, en crucero, este año se espera superar los 100.000, de acuerdo con un informe del Instituto Fueguino de Turismo. Chubut, según afirmaron desde la Secretaría de Turismo y Áreas Protegidas de esa provincia, atraviesa un mejor verano que el del año pasado, con buen movimiento tanto en la zona cordillerana como en las costas del Atlántico.

Verano con tonada

Córdoba atraviesa, como de costumbre, una temporada exitosísima. Al turismo estudiantil lo sucedieron –casi sin pausa– los feriados de diciembre y, a ellos, los meses más fuertes del verano. En los principales destinos de la provincia, la ocupación hotelera se mantuvo oscilando entre el 85% y el 90% desde el 28 de diciembre, llegando al 95% durante los fines de semana. En Villa General Belgrano los hoteles tienen sus plazas cubiertas para todo el mes. Villa Carlos Paz es otra de las plazas con ocupación casi plena, que atrae por sus propuestas teatrales y por el charm de todas las celebrities que desfilan por allí cada verano.


nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte