ACTUALIDAD


Tierras inmortales


Por Dolores Gallo.


Tierras inmortales 

Hay cinco zonas en el planeta donde sus habitantes rompen récords de longevidad. El periodista estadounidense Dan Buettner investigó las comunidades más centenarias del mundo, y dio con la fórmula para vivir un siglo. O casi.

Ikaria es una pequeña isla griega, en pleno mar Mediterráneo, donde los pobladores alcanzan fácilmente los 100 años, y la media de edad de fallecimiento es de 90. En Okinawa, la mayor de las islas Ryukyu (allí descansan ruinas que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco), ocurre algo similar: tan es así que, en el pasado, se la llamaba “la tierra de la inmortalidad”. Allí, en especial las mujeres, viven más años que en cualquier otro lugar del planeta. 

La centroamericana Costa Rica también sorprende al ostentar una esperanza de vida más alta que muchos países del Primer Mundo: en Nicoya, la vida es particularmente larga y son varios los que soplan las cien velitas. En Cerdeña, donde priman las montañas, las colinas y no abundan las lluvias, los rumores dicen que los habitantes tienen una peculiaridad genética ligada a una longevidad excepcional y que esa es la razón de que tenga la mayor concentración de centenarios del mundo (diversos estudios demostraron que su estilo de vida juega un rol más determinante a la hora de explicar su longevidad). En Loma Linda, California, sus habitantes viven once años más que sus compatriotas norteamericanos. 

La pregunta se cae de madura: ¿Por qué? ¿Qué secretos encierran estas cinco zonas para garantizarles a sus habitantes un prolongado y saludable devenir? Eso mismo se planteó Dan Buettner, quien dedicó años de investigación a identificar estos destinos particulares, que se conocen como “zonas azules”. Al periodista estadounidense lo mueve el afán por descubrir el misterio e intentar replicarlo en el resto del mundo.

–¿Cómo comenzó este proyecto?
–Estaba liderando unos proyectos educativos en los que científicos ahondaban en los grandes enigmas de la Tierra. Uno de ellos me llevó a Okinawa, donde me sorprendió la longevidad extrema de sus habitantes y su baja tasa de enfermedades cardíacas. Esto despertó mi interés: ¿Cómo una comunidad podía sobrepasar a las demás en edad? ¿Cuáles eran sus secretos? Empezamos a investigar en todo el mundo para descubrir las claves de la longevidad y, a partir de ello, publiqué mi primer libro: Blue Zones. Eso demandó viajar miles de kilómetros, entrevistar a cientos de personas y analizar los archivos de récords en nacimientos y muertes de numerosas comunidades. Siempre estoy buscando la próxima “zona azul”. Es un trabajo constante.

–¿Por qué se las llama así?
–El término nació de los demógrafos Gianni Pes y Michel Poulain, que comenzaron a identificar las regiones con las concentraciones más altas de varones centenarios. Mientras se adentraban en los pueblos de Cerdeña, dibujaban círculos en el mapa. ¿Lo curioso? La única birome que tenían era de color azul. Por eso, empezaron a llamar?“zonas azules” a estos puntos de longevidad. 

–¿Existe la fórmula de la longevidad? 
–La fórmula de la longevidad consiste en crear un estilo de vida y un ambiente que ayuden a que las elecciones saludables sean las elecciones sencillas. Esto se puede lograr implementando los nueve principios que descubrimos que se repetían en las cinco “zonas azules” del mundo, a los que llamamos Power9.

–Dan, ¿qué opina de los tratamientos antienvejecimiento?
–El mito más común asociado a estos tratamientos es que el envejecimiento es reversible, y que existe una cura rápida y única para los problemas de salud. Una persona no puede tomarse una pastilla y, de repente, sentirse feliz y saludable. Para hacer las elecciones más saludables, se deben realizar pequeños cambios en la vida cotidiana y rodearse del apoyo necesario. 

–Vivir hasta los 100 años, ¿depende de la genética o de los hábitos?
–Las investigaciones que se llevaron a cabo demuestran que solo un 20% de la esperanza de vida depende de los genes. ¿Qué pasa con el 80% restante??Depende del estilo de vida que llevamos y de las elecciones que hacemos. Aquí es donde entra en juego el denominado Power9, que contribuye a asegurar una vida larga. 

–¿Qué significa estar programado para el éxito reproductivo?
–Quienes viven más años en las “zonas azules” tienen una mentalidad diferente de la nuestra: conocen la razón por la que se levantan cada mañana. Diariamente, persiguen un propósito. Para muchos, ese propósito es cuidar a sus hijos, a sus nietos. Ponen a la familia en primer plano.

–Nuestro cuerpo tiene la capacidad de llegar a los 90 años; sin embargo, la esperanza de vida en los Estados Unidos es de 78. ¿A qué se debe esa diferencia?
–No siempre llegamos a la cima de nuestra expectativa de vida. Descubrimos que, muchas veces, eso se debe a nuestras elecciones. Nos centramos demasiado en el trabajo y no disponemos de las herramientas para combatir el estrés. Varios de nosotros nos aislamos de los demás para alcanzar metas económicas. Lo que necesitamos es encontrar un momento de nuestra cotidianidad para reducir el estrés, conectar con los otros y cuidar nuestro cuerpo con dietas saludables. Con solo implementar algunos de los principios del Power9 se puede empezar a recuperar esos años perdidos.

–De los nueve principios para alcanzar la longevidad, ¿cuál destacaría?
–El sentido del propósito.

–¿Por qué?
–Porque es poderosísimo. En Estados Unidos, la sociedad asume la jubilación como un tiempo para pasarse sentado, relajarse, jugar algo de golf y hacer cualquier cosa menos trabajar. Una de las etapas más peligrosas para el hombre es la de la jubilación, por la pérdida repentina de proyectos. En las “zonas azules”, los ancianos sienten que tienen un propósito: la responsabilidad de apoyar a la comunidad; por ejemplo, ayudando en la crianza de los niños. Esta es la razón por la que se levantan cada mañana. Eso, tal vez, pueda llegar a sumarles siete años de vida. 

–¿Adoptó en su vida diaria algunos de estos hábitos saludables? 
–Totalmente. Intento esforzarme para implementar los nueve principios cada día. Camino o voy en bicicleta al trabajo todo lo que puedo, incluso en los fríos inviernos de Minnesota. Me aseguro de estar en contacto permanente con mis amigos y mi familia, y siempre busco el momento para desestresarme –incluso cuando tengo la agenda muy apretada–. Al principio, estos hábitos pueden resultar un poco difíciles de implementar, ya que nos cuesta cambiar cualquier aspecto de nuestra vida. Pero una vez que se empieza, terminan transformándose en algo natural. Cualquier variación que experimentemos hacia un yo más saludable hará que nos encaminemos al objetivo.

–Está trabajando en un nuevo libro. ¿Podría adelantar algo?
–Sí, se llamará The Blue Zones Solution y condensa unas ciento cincuenta encuestas realizadas en las cinco “zonas azules”, con el fin de crear cinco dietas de longevidad. Mucho de lo que se leerá allí parecerá predecible –dietas basada en plantas, ricas en legumbres–, pero también habrá sorpresas –dietas muy ricas en carbohidratos, para nada Paleo–. Además recolecté enseñanzas de las personas más sanas del mundo. ¿La conclusión? Una salud próspera no se persigue, sino que es la consecuencia de un ambiente apropiado.
 
–Para terminar, ¿qué es lo más importante que aprendió en tantos años dedicados a esta investigación?
–El cálculo del envejecimiento nos ofrece dos opciones, dos caminos viables: podemos vivir una vida más corta con más años de incapacidades, o podemos vivir la vida más larga posible con la menor cantidad de años malos. Como me demostraron mis amigos centenarios, la elección, en gran medida, es nuestra. 

El famoso Power9 

Las características y hábitos compartidos por las cinco zonas más longevas del mundo son:
1. Moverse naturalmente: Las personas que más años viven en el mundo no pasan horas levantando pesas o corriendo maratones. Por el contrario, sus ambientes los llevan a moverse sin darse cuenta. 
2. Tener un propósito: Fijarse metas, objetivos, proyectos. ¿Para qué nos levantamos cada mañana? 
3. Saber frenar: El estrés causa inflamación crónica, asociada a todas las enfermedades propias de la edad avanzada. 
4. La regla del 80%: “Hara hachi bu”. Los habitantes de Okinawa repiten este mantra antes de cada comida para recordarse que deben parar de comer cuando su estómago ya está un 80% lleno. 
5. Dieta rica en plantas: Más frutas y verduras, y menos carne. ¿La piedra angular? Las legumbres. Suelen comer carne (mayoritariamente cerdo) solo cinco veces al mes. 
6. Tomar vino con moderación: Los bebedores moderados viven más que los abstemios. Una copa diaria las mujeres, dos los hombres.
7. Sentido de pertenencia: Por estos pagos, dicen que asistir a servicios religiosos (no importa de qué credo) cuatro veces al mes alarga unos catorce años la esperanza de vida. 
8. Los seres queridos primero: Las personas centenarias anteponen a sus familias. Mantienen a sus padres y abuelos cerca, y se comprometen con un compañero toda la vida. 
9. La tribu correcta: Las personas más longevas eligen círculos sociales que fomentan comportamientos saludables.

Vidas azules 

Dan Buettner, junto a su equipo, intenta replicar, en mayor o menor medida, la vida de las “zonas azules” en comunidades de Estados Unidos. La idea es crear allí ambientes que promuevan las elecciones saludables. Por ejemplo, la cocina. ¿Sabía usted que puede consumir cien calorías menos casi sin notarlo? Según Buettner, la disposición de la cocina influye en lo que ingerimos. Y ofrece consejos: dividir los snacks en pequeñas bolsas individuales, ocupar el estante de arriba de la heladera con frutas y verduras, comer en platos de 25 centímetros (o menos) y tener la comida ya servida en ellos, y almacenar los alimentos poco sanos en un cajón especial que no esté al alcance de la mano y que diga “comida chatarra”. También se puede acondicionar la habitación para tener una vida más longeva. Para tener en cuenta: dormir entre siete y ocho horas diarias, utilizar un colchón y una almohada cómodos, lograr una temperatura de 18 ºC, atenuar las luces de la casa una hora antes de cerrar los ojos, y no tener TV, computadora ni teléfonos en la habitación (pero sí una planta de lavanda).

Más información:
www.bluezones.com

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte