INVESTIGACIÓN


La clave del éxito


Por Dolores Gallo.


La clave del éxito 

Una investigación norteamericana concluye que la determinación y el esfuerzo son más importantes que el talento para alcanzar las metas. Su autor ofrece la fórmula para lograr lo que nos proponemos.

Cuando Cody Coleman nació, su madre fue encarcelada en la prisión de Camden County, en los Estados Unidos. Creció en una familia numerosa –era el mayor de ocho hermanos– y fue criado por su abuela, ya anciana. Lo enviaron a una escuela de educación especial, pero nadie tenía esperanzas de que resultara un buen estudiante. Nadie, salvo una profesora de la secundaria, que presintió que el joven guardaba un gran potencial. Y se transformó en su mentora. Hace poco, Cody se recibió en el famoso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), con una maestría en Programación. Y empezó a trabajar en Google. 

Ante una infancia tan desventajosa, ¿qué fue lo que ayudó al niño a alcanzar sus metas? “La determinación. Es la persona más optimista y determinada que conozco”, asegura David Meketon, del Duckworth Lab, de la Universidad de Pensilvania. Allí, llevan años estudiando la determinación (o grit, como lo llaman en inglés). Años de investigaciones sirvieron para demostrar que, a fin de alcanzar el éxito, el esfuerzo es más importante que el talento. Según este equipo de trabajo, la clave pasa por vivir la vida como si fuera una maratón, y no un pique corto.

–¿Cómo describiría a las personas con determinación?
–Son personas que asumen un compromiso a largo plazo para alcanzar una meta deseada. Quienes tienen determinación no se dan por vencidos, e insisten con actividades que, a largo plazo, valen la pena. Y tienen la capacidad de trabajar duro, aunque llegar al objetivo les demande años y años.

–¿Es la determinación fundamental para alcanzar el éxito? 
–Nuestras investigaciones demostraron que la determinación es un predictor de éxito en todos los planos: desde anticipar a los ganadores en los campeonatos de ortografía hasta permitir predecir qué cadetes permanecerán en el programa de entrenamiento, o quiénes se graduarán en la universidad. 

–¿Y qué pasa con el talento? Dicen que el talento no es un tan buen predictor como la determinación….
–Nos gusta utilizar esta fórmula: logro = talento x esfuerzo. El talento sin esfuerzo es cómo esta fórmula física: distancia = ritmo x tiempo. Aunque tengas la velocidad, necesitas el tiempo para llegar a tu meta. Pensemos en el campo de la música o en el atletismo: puedes nacer con un gran potencial, pero sin esfuerzo quizá lo desperdicies. Muchas veces las  personas muy talentosas no enfrentan desafíos; entonces, no están acostumbradas al trabajo duro. La tolerancia al aburrimiento y a la frustración son claves para los logros. 

–¿Podría mencionar a alguien que considere un modelo de determinación?
–La mayoría de los premios Nobel, los campeones de ajedrez, los atletas olímpicos. Todos comparten una gran dosis de determinación. Se me vienen a la mente personas como Mahatma Ghandi o Martin Luther King. En general, se trata de gente que pudo superar grandes obstáculos.

–¿Nacemos con esa determinación? 
–Es complicado el dilema de “lo innato versus lo adquirido”. Nacemos con muchos atributos, algunos más modificables que otros. Nosotros creemos que la determinación se puede enseñar y se puede incrementar. 

–¿Cómo? 
–Al comprometernos deliberadamente en la ejecución de las tareas. Es fundamental comprometerse con objetivos a largo plazo que nos obliguen a trabajar duro. También es necesario concentrarse al ciento por ciento, hacer coaching y recibir feedback inmediato, y practicar de una manera repetitiva hasta dominar una tarea. Cultivar el optimismo es muy importante. Y uno tiene que estar convencido de que un contratiempo es temporario y de que, al cambiar nuestras estrategias, podemos eludir los obstáculos. A la vez, tener un mentor es muy importante. 

–¿Hay alguna manera de que podamos saber cuán determinados somos?
 
–Sí. Nosotros desarrollamos una serie de herramientas para medir la determinación. Una es la escala de Angela Lee Duckworth (ver recuadro). Además, creamos un cuadro para analizar las actividades a lo largo del tiempo. También medimos la persistencia en tareas aburridas. 

–David, ¿la determinación depende de tener pasiones fuertes?
–Parte de nuestro trabajo actual es intentar entender cómo se forman y se desarrollan las pasiones. Nos interesa especialmente el trabajo de Bill Damon, de Stanford, en cuanto a este tema. Él considera los propósitos más allá de uno mismo. Esto es, si uno solo piensa en sus propias necesidades y deseos a corto plazo, progresará poco. Debemos pensar más allá de nosotros mismos. ¿Ayudará lo que hago a mi familia, a la sociedad? ¿Hará que el mundo sea un lugar mejor?

–¿Qué factores pueden frenarnos en nuestra determinación?
–El miedo al fracaso. Por eso, nosotros buscamos que la gente trabaje su tolerancia a fallar. No se puede crecer sin luchar y sin fracasar. 

–En el caso de los estudiantes, ¿qué opina de las pruebas como medida del éxito? ¿Es un modelo antiguo?
–Los resultados, o coeficientes como el intelectual, son solo una forma de evaluar, por ejemplo, la preparación para la universidad. Existen muchas otras formas de medir la competencia de los alumnos en un área determinada. ¿Cuáles? La resolución de problemas de forma creativa. 

–¿En la escuela se les enseña a los niños a tener determinación? ¿O están demasiado enfocados en los resultados? 
–Cada vez más, las escuelas están prestando atención a la determinación y a  la motivación, intentando ayudar a los alumnos en muchos aspectos de las habilidades no cognitivas. Tras años de destacar el desempeño en pruebas, ahora consideran también fomentar el deseo de trabajar duro y esforzarse mucho. 

–¿Y qué sucede en el ámbito laboral?
–Las empresas saben que la determinación puede ser motivada y que es un predictor de éxito. Los jefes deben ser conscientes de que las personas con determinación persiguen con tenacidad aquello que creen que vale la pena. Por eso, deben asegurarse de que los empleados tengan un objetivo o resultado que consideren valioso. 

–En el escenario actual, en el que los jóvenes cambian muchas veces de trabajo, ¿cómo se les enseña la importancia de comprometerse a largo plazo para alcanzar el éxito? 
–Deben cultivar las habilidades que los preparen para un futuro desconocido. ¿Qué se requiere para ello? Esfuerzo y determinación.  

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte