ACTUALIDAD


La revolución TED


Por Daniela Calabró.


La revolución TED 
TED, que cumplió treinta años, es un verdadero fenómeno mundial. Con el objetivo de contagiar ideas que valgan la pena, sus breves pero masivísimas charlas dejan huella en los espectadores. Las claves de este movimiento y su desembarco en la Argentina.

Un hombre camina por la playa luego de una tormenta que dejó miles y miles de estrellas de mar esparcidas por la arena. A lo lejos, ve que alguien las recoge y las devuelve al mar. Con cierta ironía, se acerca y pregunta: “¿Para qué te tomás el trabajo? Son muchas y en cuatro horas van a estar todas muertas”. El señor, mientras sigue tirándolas una a una, le contesta: “Esta no morirá, esta tampoco, esta otra tampoco…”. En este cuento se inspiró Magdalena Goyheneix al sentir que su trabajo en África la vencía (ayudaba a niños desnutridos junto a Médicos Sin Fronteras). “Llegó un momento en el que sentí que me quedaba sin fuerzas y que lo que estaba haciendo no tenía mucho sentido. Nosotros tratábamos a un chico, a otro, a otro, pero afuera eran millones. Entonces, me acordé de las estrellas de mar, y me dije lo mismo: ‘Este chiquito no, este chiquito no, este chiquito, no’”, repasa Goyheneix.

Historias como la de esta pediatra argentina son las que se escuchan en TED y en TEDx Río de la Plata. Con una fuerte impronta inspiradora, científicos, artistas, comunicadores, deportistas y todo aquel que tenga una linda experiencia que contar se suben a un escenario con la premisa de no extenderse más de dieciocho minutos. Esa brevedad, combinada con el dinamismo y la emotividad necesarios, conforma una pata del éxito de estas microconferencias. La otra es la viralización instantánea a través de las redes sociales, que hace que los ojos del mundo se posen en TED. 

TEDx Río de la Plata prepara una jornada dedicada a la educación. Diversos protagonistas contarán ideas y experiencias para inspirar a la sociedad a encontrar nuevas formas de aprender y enseñar. Será el 18 de abril, en Agustín R. Caffarena 1, CABA.

En palabras textuales de sus creadores, TED (Technology, Entertainment, Design) es una organización sin fines de lucro cuya misión es difundir ideas que valen la pena. Comenzó en 1984 como un encuentro de cuatro días en California (Estados Unidos) y, desde entonces, se extendió por todo el mapa. Lo revolucionario es que, además de los eventos en sí mismos (a los que asisten miles y miles de personas), las charlas son compartidas gratuitamente a través de la web de TED, YouTube, Facebook y Netflix, entre otros canales. Para que nadie se quede afuera, cada charla es subtitulada en varios idiomas, gracias a una red global de voluntarios. 

“TED creó un nuevo formato que se esparce con efecto multiplicador. Sus charlas son vistas miles de millones de veces, y se usan en distintos aspectos en diversos lugares del mundo”, introduce Gerry Garbulsky, organizador de TEDx Río de la Plata, la réplica argentina del exitoso formato. Y agrega: “Independientemente de la efectividad del medio, la sociedad está hambrienta de ideas que vayan más allá de los temas de conversación comunes. Necesitamos pensar respecto a quiénes somos y hacia dónde vamos, pero de una manera innovadora”.

Este licenciado en Física, columnista del programa radial Basta de todo y fundador de El Mundo de las Ideas es ni más ni menos que el responsable del desembarco de TED en la Argentina. Luego de enamorarse de este formato, decidió traerlo al país, para aprovechar las bondades del programa, que otorga licencias gratuitas en todo el mundo para aplicarlo en comunidades locales. “A principios de 2009, nos subimos al barco con unos amigos, y empezamos a organizar TEDx Río de la Plata. Ya hicimos diez eventos con buenísima repercusión”.

Para muestra, basta un botón: el último encuentro, que se realizó el 1 de octubre pasado en Tecnópolis, contó con más de diez mil asistentes, y alrededor de veinticinco mil personas lo siguieron en vivo por Internet. Además, fronteras adentro de nuestro país, las charlas fueron Trending Topic, varias veces durante el día. 

–¿Qué te cautivó de TED, Gerry?
–Que me abre un mundo de cosas que no sé. No voy a las charlas para especializarme en algo que ya conozco, sino para abrir puertas a nuevos universos, para dejarme sorprender, para dejarme influir. 

–¿Creés que eso mismo es lo que les pasa a los asistentes?
–Nosotros siempre pedimos un feedback: en el último evento, recibimos más de dos mil quinientas respuestas. La gente no solo escucha ideas increíbles, sino que, al interiorizarse sobre ellas, le surgen proyectos propios. ¡Le dan ganas de salir corriendo a hacerlos realidad! Así que estamos generando un impacto que, si bien es muy dificultoso de medir o cuantificar, cualitativamente se dirige en la dirección correcta. 

–¿Recordás cuáles fueron las charlas TED que más te conmovieron?
–A esta altura, debo de haber visto más de mil; en muchos casos, influyeron en mí de maneras de las que ni siquiera soy consciente. Podría nombrar algunas de las clásicas de TED, como la de Ben Saunders, la de Ken Robinson o la de Derek Sivers. Sinceramente, esas me impactaron mucho. 

Dejar huella 

Las charlas que cita Gerry Garbulsky son, tal vez, las más emblemáticas de TED. Fueron, en muchos casos, el clic de entrada, la bienvenida para quienes no conocían el formato, sucumbiendo ante una recomendación en las redes sociales. 

Ben Sauders es un explorador ártico que batió varios récords; entre ellos, el de completar el viaje a pie más largo de la historia por la Antártida y el Polo Sur. En su charla, no se encarga de narrar la experiencia polar, sino de invitar a todos a salir de casa para probar algo distinto: “En el solo hecho de intentar la experiencia, participar y esforzarse, en lugar de observar y maravillarse, puede encontrarse la verdadera esencia de la vida. Si hay algo que he aprendido es que la verdadera inspiración y el crecimiento solo provienen de la adversidad y del desafío, de dejar de lado lo que es cómodo y salir hacia lo desconocido”. 

Ken Robinson, experto en temas educativos, también focalizó su charla en la estimulación y en la necesidad de asumir más riesgos. “Los niños se arriesgan: si no saben, hacen el intento. No tienen miedo de estar equivocados. Cuando se vuelven adultos, pierden esa capacidad. Pero si no estás dispuesto a equivocarte, nunca saldrás con nada original”, aseguró. 

En cuanto al músico y clown Derek Sivers, su charla fue, como era de esperarse, una de las más divertidas. Usó como disparador un video en el que se observa a un joven bailando solo, desgarbadamente, al que luego lo sigue otro joven, y otro y otro, hasta que hay una enormidad de personas moviendo el esqueleto. ¿El objetivo de la conferencia? Desmitificar al líder como única pieza de un proyecto. “Se nos dice que todos deberíamos ser líderes; sin embargo, eso sería realmente ineficaz. Si ven a un chiflado solitario haciendo algo genial, tengan las agallas de ser los primeros en unírsele”, aconsejó Sivers. ¿Un ejemplo? Sí, adivinó:?TED.

Para leerte mejor 

TEDx Río de la Plata lanzó una iniciativa llamada “Lecturas”, que se basa en la recomendación de libros inspiradores. Así lo explica Gerry Garbulsky: “Lo que proponemos es cambiar la forma en la que nos acercamos a la lectura. Para no recurrir siempre a una librería, sin saber bien qué elegir, se nos ocurrió que los oradores de TEDx Río de la Plata nos contaran cuáles fueron los libros que más los transformaron. Les pedimos que armaran una lista de cinco a diez textos que cumplieran esa condición, y que escribieran para cada uno un pequeño párrafo sobre por qué fue tan impactante. En los eventos, construimos una librería: los únicos libros a la venta son los que inspiraron a nuestros oradores. Nos parece que, de esa manera, podemos acercarnos a lecturas a las que, de otra forma, no accederíamos. También tenemos la lista en el sitio web”.

Los oradores

Por los escenarios de TED y TEDx Río de la Plata, pasaron personalidades de lo más diversas: Bill Gates, Elizabeth Gilbert, Benoit Mandelbrot, Philippe Starck, Isabel Allende, Paula Sibilia, Adrián Paenza, Daniel Cerezo, María Fux y Eduardo Sáenz de Cabezón, entre otros. “Es increíble ver cómo los moviliza el proceso: los hace reflexionar sobre sus objetivos, su forma de pensar, las ideas que tienen y cómo las comunican. Quedan literalmente transformados para el resto de sus días”, desliza Gerry Garbulsky.

Más información:
www.ted.com
www.tedriodelaplata.org
 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte